El doc­tor Emi­lio Gar­cía de la To­rre

Diario Jaen - - JAÉN - PE­RIO­DIS­TA Y EX­PRE­SI­DEN­TE DEL FO­RO JAÉN DE OPI­NIÓN Y DE­BA­TE Emi­lio Gar­cía de la To­rre. AN­TO­NIO GA­RRI­DO

Me re­sul­ta fá­cil es­cri­bir so­bre un per­so­na­je de Jaén que es no­ti­cia en es­tos días por su de­sig­na­ción co­mo pre­si­den­te del Con­se­jo An­da­luz de Co­le­gios de Mé­di­cos y que aca­ba de pres­tar ju­ra­men­to de su car­go, jun­to a su equi­po di­rec­ti­vo, en un so­lem­ne ac­to ce­le­bra­do en el Tea­tro In­fan­ta Leo­nor, con mar­ca­do acen­to jae­ne­ro, en el que se oye­ron las emo­ti­vas no­tas del em­ble­má­ti­co Himno a Jaén. Lleno en el tea­tro, se­ñal inequí­vo­ca del res­pe­to y la ad­mi­ra­ción en la so­cie­dad jien­nen­se ha­cia es­te ilus­tre mé­di­co, miem­bro de una muy co­no­ci­da fa­mi­lia de la ciu­dad. El doc­tor Gar­cía de la To­rre es un es­pe­cia­lis­ta en Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía que ha es­ta­do 42 años ejer­cien­do en la sa­ni­dad pú­bli­ca, vin­cu­la­do al Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio de Jaén, don­de se ju­bi­ló en el año 2016, si bien man­tie­ne abier­ta su con­sul­ta pri­va­da. En uno y otro ca­so du­ran­te tan­to tiem­po ha tra­ta­do a mi­les de jien­nen­ses y se ha po­di­do ad­ver­tir an­te to­do, y doy fe de ello, su pa­sión y su vo­ca­ción por la me­di­ci­na, pro­fe­sio­nal con­cien­zu­do y es­tu­dio­so, con un tra­to ex­qui­si­to pa­ra su le­gión de pa­cien­tes, que en es­tos días le han en­via­do can­ti­dad de co­men­ta­rios elo­gios a tra­vés de las re­des so­cia­les o le han he­cho lle­gar per­so­nal­men­te la fe­li­ci­ta­ción por el nue­vo car­go al fren­te de la cor­po­ra­ción mé­di­ca co­le­gial an­da­lu­za, re­pre­sen­tan­do a al­re­de­dor de 40.000 pro­fe­sio­na­les, mag­ní­fi­co cul­men a una ca­rre­ra bri­llan­te en su do­ble fa­ce­ta de mé­di­co y ges­tor. Es tam­bién co­rres­pon­dien­te de la Real Aca­de­mia de Me­di­ci­na de An­da­lu­cía Orien­tal, igual­men­te de la Aca­de­mia de Ve­te­ri­na­ria, pa­ra la que ha­ce unas se­ma­nas pro­nun­ció un bri­llan­te dis­cur­so de in­gre­so, y per­te­ne­ce a otras so­cie­da­des de ca­rác­ter cien­tí­fi­co. Pe­ro, so­bre to­do, Emi­lio Gar­cía de la To­rre es una per­so­na afa­ble, en­tra­ña­ble y sen­ci­lla. Tie­ne esa gran­de­za que so­lo dan la sa­bi­du­ría, la hu­ma­ni­dad y la hu­mil­dad, y Jaén, don­de se le con­si­de­ra una ins­ti­tu­ción, pue­de sen­tir­se or­gu­llo­sa de con­tar­lo en­tre sus ilus­tres ve­ci­nos.

La lle­ga­da de Emi­lio Gar­cía de la To­rre a la pre­si­den­cia del Con­se­jo An­da­luz de Co­le­gios de Mé­di­cos, don­de ya era vi­ce­pre­si­den­te, ha si­do un hi­to más en el re­co­no­ci­mien­to que se le vie­ne dis­pen­san­do en la de­fen­sa de los pro­fe­sio­na­les de la Me­di­ci­na en nues­tra co­mu­ni­dad. No pue­de ol­vi­dar­se que es­ta la­bor la desa­rro­lla en la pro­vin­cia de Jaén des­de el año 2009 en que lle­gó a la pre­si­den­cia del Co­le­gio Ofi­cial de Mé­di­cos, pa­ra sus­ti­tuir a otro pro­fe­sio­nal de gran pres­ti­gio, co­mo lo era y lo es el doc­tor An­to­nio Lu­na Fan­tony. El doc­tor Gar­cía de la To­rre ha con­se­gui­do el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio de sus com­pa­ñe­ros en dos oca­sio­nes más, en los años 2013 y 2017, por tan­to go­za del re­fren­do pa­ra desa­rro­llar su co­me­ti­do du­ran­te cua­tro años, al que su­ma aho­ra la nue­va res­pon­sa­bi­li­dad de re­pre­sen­tar a los mé­di­cos del te­rri­to­rio an­da­luz, un re­to que es­ta­mos se­gu­ros va a su­pe­rar ‘cum lau­de’ el doc­tor Gar­cía de la To­rre, que ade­más lle­ga al car­go en un mo­men­to muy es­pe­cial por el cam­bio que en pró­xi­mas fe­chas se va a pro­du­cir en la po­lí­ti­ca an­da­lu­za, con un nue­vo go­bierno al fren­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Cons­cien­te de es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, el pre­si­den­te an­da­luz de los mé­di­cos, en su dis­cur­so de to­ma de po­se­sión, ya ha avi­sa­do de la com­ple­ji­dad del nue­vo tiem­po, pe­ro le­jos de ami­la­nar­se ha pre­sen­ta­do las cre­den­cia­les con las que hay que acu­dir a en­ten­der­se en la in­ter­lo­cu­ción con la nue­va Con­se­je­ría de Sa­lud, y ha ofre­ci­do ilu­sión, diá­lo­go y ge­ne­ro­si­dad pa­ra en­fren­tar los pro­ble­mas de la sa­ni­dad an­da­lu­za, des­de el pa­pel pu­ra­men­te pro­fe­sio­nal, ha se­ña­la­do, pa­ra des­vin­cu­lar­lo de cual­quier ses­go po­lí­ti­co, y se ha re­fe­ri­do en con­cre­to a si­tua­cio­nes de so­bre­car­ga asis­ten­cial, a las in­so­por­ta­bles lis­tas de es­pe­ra y a la des­mo­ti­va­ción que pa­de­cen tan­tos pro­fe­sio­na­les mé­di­cos por el mal fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma, en­tre otras ré­mo­ras. Gar­cía de la To­rre, que ha elo­gia­do el Sis­te­ma de Sa­lud en nues­tro país, tan­to el pú­bli­co co­mo el pri­va­do, es cons­cien­te de que en el ám­bi­to de su com­pe­ten­cia, An­da­lu­cía, exis­te mar­gen de me­jo­ra y ahí es­tá su ho­ri­zon­te pa­ra es­tas pró­xi­mas se­ma­nas, me­ses y años. Y es­ta­mos se­gu­ros de que Jaén ten­drá un lu­gar pri­vi­le­gia­do cuan­do ha­ble del fu­tu­ro de nues­tra sa­ni­dad pro­vin­cial, por tan­to el pa­pel de in­ter­lo­cu­ción es­tá en muy bue­nas ma­nos, oja­lá tam­bién le ayu­de la par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

Pa­ra Jaén, el he­cho de que un mé­di­co de la tie­rra, y no un mé­di­co cual­quie­ra, fi­gu­re al fren­te del Con­se­jo An­da­luz de Co­le­gios de Mé­di­cos, apar­te de ser un he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo, es un mo­ti­vo de es­pe­ran­za. No pue­de ol­vi­dar­se que el Par­ti­do Po­pu­lar, que va a ocu­par la pre­si­den­cia del go­bierno an­da­luz, ha com­pro­me­ti­do pa­ra la ca­pi­tal jien­nen­se la Ciu­dad Sa­ni­ta­ria, que pre­ci­sa­men­te fue el Co­le­gio de Mé­di­cos en­ton­ces pre­si­di­do por el doc­tor An­to­nio Lu­na, el que em­pe­zó a re­cla­mar en torno al año 2000, y Emi­lio Gar­cía de la To­rre ha se­gui­do con es­ta reivin­di­ca­ción, a la que sin em­bar­go la Jun­ta no ha da­do res­pues­ta, bien es cier­to que en su día abrió ex­pec­ta­ti­vas que con el tiem­po se ce­rra­ron y en la prác­ti­ca se ha­bía da­do car­pe­ta­zo a es­ta exi­gen­cia y cla­mor so­cial que el doc­tor Gar­cía de la To­rre si­gue con­si­de­ran­do una ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa pa­ra or­de­nar la asis­ten­cia en el me­dio hos­pi­ta­la­rio en lu­gar de la ac­tual dis­per­sión. El pre­si­den­te del Co­le­gio de Mé­di­cos de Jaén y aho­ra de An­da­lu­cía, ha si­do en los úl­ti­mos años la voz que cla­ma­ba en el de­sier­to, pe­ro las cir­cuns­tan­cias pue­den ha­cer aho­ra que es­ta de­man­da de la ciu­dad se vea sa­tis­fe­cha a tra­vés de un plan de ac­tua­ción que cree me­jo­res ex­pec­ta­ti­vas, tal vez pu­die­ra ser el pa­so pa­ra otro com­pro­mi­so anun­cia­do en su día a bom­bo y pla­ti­llo y que si­gue en ‘stand by’, la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na, que se jus­ti­fi­ca­ría aún más con un gran cen­tro sa­ni­ta­rio de re­fe­ren­cia. Pues tal vez ha lle­ga­do la ho­ra de la Ciu­dad Sa­ni­ta­ria y oja­lá sea el prin­ci­pio de otras con­quis­tas que An­da­lu­cía, lo he­mos se­ña­la­do cen­te­na­res de ve­ces, le de­be a es­ta ca­pi­tal.

Pe­ro, ade­más de to­do lo an­te­rior, el doc­tor Gar­cía de la To­rre es un mi­li­tan­te acé­rri­mo de Jaén, lle­va a su Jaén por ban­de­ra, dis­pues­to a es­tar en la pri­me­ra fi­la cuan­do se tra­ta de exi­gir me­jo­ras y en­gran­de­cer a su tie­rra. Siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en la so­cie­dad y ha pues­to al Co­le­gio de Mé­di­cos de Jaén en ac­ti­tud ac­ti­va co­mo una fuer­za so­cial siem­pre em­pu­jan­do, sir­va co­mo ejem­plo la per­te­nen­cia del co­lec­ti­vo a la pla­ta­for­ma “Jaén Me­re­ce Más” y la pre­sen­cia en las ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias ce­le­bra­das. Se ha im­pli­ca­do a fon­do, de­mos­tran­do ser un jien­nen­se de ac­ción, com­pro­me­ti­do con su te­rri­to­rio y con el fu­tu­ro de sus ha­bi­tan­tes, y no so­lo lo ha he­cho en be­ne­fi­cio de la sa­ni­dad sino por el con­jun­to de ac­tua­cio­nes a las que as­pi­ra Jaén y su pro­vin­cia pa­ra avan­zar en su desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Se­ña­lo to­do es­to pa­ra de­jar cons­tan­cia ex­pre­sa de que es­ta­mos an­te un per­so­na­je que man­tie­ne fir­me su ca­pa­ci­dad de en­tu­sias­mo, que en pa­la­bras del gran Ma­ra­ñón, es signo de sa­lud es­pi­ri­tual, y es cier­to por­que ade­más nos es­ta­mos re­fi­rien­do a un gran cre­yen­te, de los que dan ejem­plo con el tes­ti­mo­nio dia­rio de su tra­ba­jo y su vi­sión de la vi­da y de la so­cie­dad. Pre­ci­sa­men­te me que­da por si­tuar al doc­tor Gar­cía de la To­rre, más aún des­pués de es­cu­char sus re­cien­tes dis­cur­sos en dos oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas, en la nó­mi­na de ilus­tres mé­di­cos hu­ma­nis­tas con los que úl­ti­ma­men­te, aun­que en ver­dad ca­da vez me­nos, ha ha­bi­do y hay en Jaén, y no quie­ro dar nom­bres por­que me pue­do ol­vi­dar de al­guno, pe­ro si aca­so de­ja­ré dos ejem­plos es­pe­cial­men­te ilus­tra­ti­vos de los que sus­ci­tan con­sen­so, los doc­to­res Fermín Pal­ma y Jo­sé Ma­ría Si­lle­ro. Mé­di­cos hu­ma­nis­tas son, se lo oí de­cir pre­ci­sa­men­te a mi gran ami­go Jo­sé Ma­ría Si­lle­ro, al que re­cuer­do con fre­cuen­cia, los que co­no­cen el al­ma hu­ma­na pa­ra tra­tar del mo­do más ade­cua­do el cuer­po, y en ella hay un mun­do de afa­nes, ilu­sio­nes, pa­sio­nes y has­ta frus­tra­cio­nes. Pues Gar­cía de la To­rre es hu­ma­nis­ta al es­ti­lo de la es­cue­la de don Gre­go­rio Ma­ra­ñón, quien ac­tuó y de­fi­nió me­jor que na­die lo que es el mé­di­co hu­ma­nis­ta y que se pue­de apli­car hoy al doc­tor Emi­lio Gar­cía de la To­rre: “Vi­vir no es so­lo exis­tir, sino exis­tir y crear, sa­ber go­zar y su­frir y no dor­mir sin so­ñar. Des­can­sar, es em­pe­zar a mo­rir”. Que­ri­do y ad­mi­ra­do Emi­lio, ¡¡¡Ad mul­tos an­nos!!!

PRO­TA­GO­NIS­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.