#MA­nDAMEoTRAE­lE

Diario La Grada - - OPINIÓN. LOS PERICOS -

Los fie­les se­gui­do­res de Llo­bre­gat Bib sa­ben que lle­vá­ba­mos mu­cho tiem­po so­li­ci­tan­do a va­rios ju­ga­do­res que rea­li­za­sen una L con los de­dos tras mar­car un gol. La “L” es por el tí­tu­lo del pro­gra­ma (Llo­bre­gat bib) y to­do em­pe­zó con Abraham, pri­mer ju­ga­dor a quién le so­li­ci­ta­mos que hi­cie­se ese ges­to, pa­ra re­co­no­cer que lo es­ta­ba de­di­can­do a to­dos los se­gui­do­res del pro­gra­ma. Pe­ro Abraham no con­se­guía mar­car y mu­chos de nues­tros se­gui­do­res de re­des so­cia­les, en so­li­da­ri­dad, em­pe­za­ron a en­viar­nos fo­tos ha­cien­do la L des­de lu­ga­res exó­ti­cos, de for­ma ar­tís­ti­ca y sú­per ori­gi­nal.

Tan­to es así, que el vo­lu­men de fo­tos re­ci­bi­das tu­vo tan­to éxi­to, que se que­dó co­mo el sím­bo­lo ca­rac­te­rís­ti­co del pro­gra­ma.

Al fi­nal Abraham mar­có un gol... pe­ro no se acor­dó de ha­cer la L da­da la emo­ción del mo­men­to, con lo que pro­ba­mos con va­rios ju­ga­do­res sin éxi­to has­ta el pa­sa­do lu­nes. ¡Y tu­vo que ser el pan­da! Cuan­do tra­tas con Bor­ja, cuan­do ves co­mo in­ter­ac­túa con los afi­cio­na­dos, có­mo se to­ma la mo­les­tia de aten­der a to­dos aque­llos que le so­li­ci­tan una fo­to o una sim­ple aten­ción, te das cuen­ta que es­ta­mos fren­te a un ti­po ab­so­lu­ta­men­te es­pe­cial. De esos que co­nec­tan con la afi­ción y se iden­ti­fi­ca to­tal­men­te con la en­ti­dad.

Luis Gar­cía o Pa­che­ta, eran tam­bién ju­ga­do­res con esa ca­pa­ci­dad. Pa­re­ce sen­ci­llo, pe­ro no lo es. De he­cho, los pe­ri­cos es­ta­mos bas­tan­te fal­tos de ca­ri­ño en es­te sen­ti­do y Bor­ja es un ju­ga­dor que, vien­do la to­tal de­vo­ción que le te­nían en Za­ra­go­za tras su pa­so por el equi­po ma­ño, ya te ha­ce te­ner una idea de que aquí no tar­da­rá en ga­nar­se las sim­pa­tías de to­dos los pe­ri­cos.

A to­do es­te ca­ris­ma hay que aña­dir­le un ta­len­to y una adap­ta­ción, no so­lo al equi­po, sino a la pro­pia ca­te­go­ría, que ha sor­pren­di­do a los más es­cép­ti­cos. Tras on­ce jor­na­das, ya na­die du­da que su in­cor­po­ra­ción ha si­do to­do un acier­to.

Des­de Llo­bre­gat Bib, no po­de­mos es­tar más con­ten­tos. Un gol que to­dos los se­gui­do­res del pro­gra­ma y to­dos aque­llos que for­ma­mos par­te del equi­po re­cor­da­re­mos to­da la vi­da. Pa­re­ce que el des­tino lo es­ta­ba es­pe­ran­do. No hay me­jor em­ba­ja­dor de un L de Llo­bre­gat bib que un crack co­mo Bor­ja Igle­sias. Un ju­ga­dor que es­tá lla­ma­do a ser un ído­lo, un re­fe­ren­te y, quién sa­be, si his­to­ria en el Es­pan­yol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.