No reNuN­cia­moS a Ser graN­deS

Diario La Grada - - OPINIÓN. LOS PERICOS - José sÁn­CHez PERIODISTA

uno de los atrac­ti­vos que pre­sen­ta­ba la Jun­ta de Ac­cio­nis­tas del Espanyol era saber qué quie­re ha­cer Chen Yans­heng con el Espanyol. La sen­sa­ción de pa­rón en el ilu­sio­nan­te pro­yec­to que su­pu­so su ate­rri­za­je en club es­pan­yo­lis­ta es evi­den­te. Y en­ci­ma, una ges­tión, a mi en­ten­der desa­cer­ta­da, de la cam­pa­ña de re­no­va­ción de so­cios nos ha co­lo­ca­do en la lis­ta de los equi­pos de LaLi­ga que más so­cios han per­di­do, ahon­dan­do en la po­bre ima­gen que se tras­mi­te al ex­te­rior con una grada me­dio va­cía.

En la Jun­ta Chen fue cla­ro y di­jo que nun­ca se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za ven­der el club, por más que ca­da se­ma­na sue­nen tam­bo­res de com­pra en el en­torno. Al­guno au­gu­ra un no­ti­ción en ese sen­ti­do pa­ra des­pués del der­bi. Lo que que­dó me­ri­dia­na­men­te cla­ro es que el pro­pie­ta­rio chino del Espanyol es cons­cien­te de que pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de cre­ci­mien­to hace falta di­ne­ro. Ya cuan­do lo vi­si­té en las ins­ta­la­cio­nes de Ras­tar Group en Shan­tou (Chi­na), en su pri­mer año co­mo due­ño del club (ju­nio de 2016), me di­jo que ha­bía que in­ver­tir 150 mi­llo­nes más, que fue lo que pro­pu­so en la am­plia­ción de ca­pi­tal, pe­ro que Chen no cu­brió. Ahora di­ce es­tar abier­to a la po­si­ble lle­ga­da de in­ver­so­res y so­cios ca­pi­ta­lis­tas pa­ra lo­grar ese sal­to cua­li­ta­ti­vo.

Siguiendo la me­tá­fo­ra de las lu­ces de un co­che, que gus­ta usar el Di­rec­tor Ge­ne­ral Cor­po­ra­ti­vo, el Espanyol cir­cu­la por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias con las lu­ces cor­tas y a ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da. En sus pla­nes es­tá en­trar en las au­to­pis­tas de los gran­des pro­yec­tos en los que po­drá en­fo­car sus lu­ces lar­gas. Guasch sue­ña con lle­nar el es­ta­dio de tu­ris­tas, co­mo ha­cen nues­tros ve­ci­nos, pe­ro an­tes quie­re arre­glar su ‘an­ti­gua Im­pa­la’ y de­jar­la gua­pa y atrac­ti­va a los ojos de to­dos. Pe­ro me da un po­co la sen­sa­ción de que lo su­yo es aque­llo del Des­po­tis­mo Ilus­tra­do: ‘To­do pa­ra el pue­blo, pe­ro sin el pue­blo’. Su pri­me­ra ta­rea de­be­ría ser con­gra­ciar­se con el afi­cio­na­do; de­vol­ver la ilu­sión y la sen­sa­ción de per­te­nen­cia a los es­pan­yo­lis­tas, que ca­da vez se re­co­no­cen me­nos en el club y fa­ci­li­tar el re­gre­so de los 35.599 so­cios que es­tre­na­ron el cam­po. Des­pués ya nos preo­cu­pa­re­mos por los visitantes de Bar­ce­lo­na, que son mu­chos y va­ria­dos. Qué di­fe­ren­te se­ría un der­bi co­mo el de hoy con esos so­cios ocu­pan­do sus lo­ca­li­da­des. Pe­ro mien­tras re­co­bra­mos la bue­na di­rec­ción, por­que nun­ca re­nun­cia­re­mos a ser un gran club, a los que es­ta­mos nos to­ca mul­ti­pli­car­nos por dos y de­mos­trar que un pe­ri­co va­le por diez cu­lés a la ho­ra de ani­mar a su equi­po. Hoy vuel­ve a Cor­ne­prat ‘El día de la bes­tia’, una oca­sión per­fec­ta pa­ra dar­nos un ho­me­na­je y me­ren­dar­nos a los mi­llo­na­rios de la ca­pi­tal. Hoy nues­tro fun­da­dor, Án­gel Ro­drí­guez, se sen­ti­rá or­gu­llo­so al ver que su equi­po si­gue es­tan­do pla­ga­do de ju­ga­do­res de ca­sa y de­fien­de con or­gu­llo los co­lo­res de Ro­ger de Llú­ria, fren­te a los sui­zos de la za­ma­rra ri­val. Hoy, co­mo siem­pre y más que nun­ca, ¡Ade­lan­te ‘fo­rça’ má­gi­co Espanyol! Sa­lut i Espanyol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.