¿QUÉ MáS NE­CE­SI­TAS, LEO?

Diario La Grada - - PARTIDO. ESPANYOL-LEGANÉS -

Pri­mer par­ti­do del año y con sa­bor a fi­nal. Pa­ra­dó­ji­co pe­ro cier­to. Iló­gi­co pe­ro real y muy tí­pi­co en Can Pe­ri­co. Es­tas ma­las ra­chas pue­den dar­se, pe­se a ser de­ma­sia­do lar­ga y preo­cu­pan­te, pe­ro el buen arran­que de cur­so pro­ta­go­ni­za­do por los de Ru­bi nos hi­zo per­der el nor­te y la pers­pec­ti­va. Nos creía­mos al­go que, por des­gra­cia, to­da­vía no so­mos. Ti­tu­lá­ba­mos en la pre­via que ha­bía que ga­nar par po­der con­ci­liar el sue­ño y se lo­gró, pe­ro tal y co­mo fue, las pe­sa­di­llas to­da­vía no aca­ba­rán de des­apa­re­cer. Se lo­gra­ron tres pun­tos co­mo re­ga­lo de Re­yes, al­go que ne­ce­si­tá­ba­mos co­mo el co­mer, pe­ro aho­ra hay que se­guir. No va­le eso de por­tar­se bien so­lo un día pa­ra re­ci­bir los re­ga­los y lue­go vol­ver a las an­da­das. Es­te Espanyol de­be se­guir por­tán­do­se bien.

Ha­bía mu­chas ex­pec­ta­ti­vas pues­tas en es­te due­lo an­te el Le­ga­nés, y eso se no­tó des­de el pri­mer mi­nu­to. Pre­sión muy al­ta del Espanyol de ini­cio y em­pa­na­da ini­cial en de­fen­sa, que es­tu­vo tres mi­nu­tos tra­tan­do de re­pe­ler el ba­lón de su área de for­ma des­afor­tu­na­da. Se su­frió, no lo ne­ga­re­mos. ¡Os­tia David! ¡Qué tra­lla­zo! Se me­re­cía ese gol el cen­tral de Sant Cu­gat, pe­ro tam­bién el Pan­da pa­ra re­cu­pe­rar sen­sa­cio­nes gra­cias a ha­ber re­cu­pe­ra­do su ins­tin­to ase­sino den­tro del área, lo que se le pi­de a un de­lan­te­ro de sus ca­rac­te­rís­ti­cas. La em­pu­jó, sí, pe­ro hay que es­tar ahí pa­ra me­ter­la. Pe­ro ade­más de la im­por­tan­cia del gol pa­ra dar tran­qui­li­dad, me que­do con la nue­va de­mos­tra­ción de la no­ble­za de Bor­ja en la ce­le­bra­ción de su gol. En vez de vol­ver­se lo­co y fes­te­jar­lo co­mo si to­do el mé­ri­to fue­ra su­yo, op­tó por ir a por David López, pues me­dio gol era su­yo. So­lo el tra­ve­sa­ño lo evi­tó. Bo­ni­to ges­to del ga­lle­go, que una vez más de­mos­tró que es un buen tío. Co­mo otro bo­ni­to ges­to cap­ta­ron las te­le­vi­sio­nes cuan­do Ser­gio Gar­cía fue sus­ti­tui­do. Víc­tor Sán­chez, otro de los ca­pi­ta­nes, ejer­ció co­mo tal in­te­rrum­pien­do su ca­len­ta­mien­to y acer­cán­do­se al área téc­ni­ca pa­ra es­pe­rar al de Bon Pas­tor y con­so­lar­le tras te­ner que ser sus­ti­tui­do por un inopor­tuno pin­cha­zo. Una de las peo­res no­ti­cias por el he­cho de ser la se­gun­da le­sión mus­cu­lar en muy po­co tiem­po y jus­to cuan­do el ca­len­da­rio se­rá más exi­gen­te por el vo­lu­men de par­ti­dos que de­be­rá afron­tar el equi­po es­te mes de enero.

Pe­ro si me dis­cul­pan, ade­más de eso, hay otro fe­nó­meno mu­cho más preo­cu­pan­te en el equi­po. Los pro­ble­mas por ‘ma­tar’ o en­ca­rri­lar to­da­vía más el par­ti­do pe­se a ser muy su­pe­rio­res a su ri­val. Go­zó el equi­po de va­rias oca­sio­nes cla­ras pa­ra mar­car un gol que hi­cie­ra jus­ti­cia y die­ra la tran­qui­li­dad su­fi­cien­te pa­ra es­pan­tar fan­tas­mas, pe­ro es­te se re­sis­tió y al fi­nal, co­mo siem­pre, aca­ba­mos desean­do que el co­le­gia­do se­ña­la­ra el fi­nal del pri­mer tiem­po, pues el Le­ga­nés apre­tó. Y es en es­te es­ce­na­rio, an­te to­do lo que se falla, don­de es inevi­ta­ble ha­blar de la si­tua­ción de un de­lan­te­ro que ha­ce ya de­ma­sia­do que no pue­de ayu­dar al equi­po. Lo su­yo ya es preo­cu­pan­te No hay for­ma de que Bap­tis­tao pue­de fre­nar su alar­man­te se­quía go­lea­do­ra. Ni go­zan­do de cla­ras oca­sio­nes, co­mo la de la pri­me­ra par­te con to­do a su fa­vor de ca­be­za, es ca­paz de ver puer­ta. Y es que des­de el 2 de sep­tiem­bre en la de­rro­ta an­te el Ala­vés en Men­di­zo­rro­za, ha­ce ya cua­tro me­ses, no ha lo­gra­do man­dar el ba­lón al fon­do de las ma­llas pe­se a go­zar de ti­tu­la­ri­da­des y mi­nu­tos su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer­lo. En el ini­cio de la se­gun­da mi­tad, más de lo mis­mo. Nue­va ac­ción cla­rí­si­ma y otro fa­llo ga­rra­fal del bra­si­le­ño. A es­te chi­co le pa­sa al­go, pues ha­ce mu­chas cosas bien, me­nos lo que más se le pi­de a un de­lan­te­ro, que son go­les. Su­pe­ra­da la ho­ra de jue­go nue­va de­mos­tra­ción de ne­ga­ción y frus­tra­ción. Por sus bo­tas pa­sa­ron las oca­sio­nes más cla­ras pa­ra fi­ni­qui­tar el due­lo, pe­ro cuan­do más se le ne­ce­si­ta­ba no es­tu­vo a la al­tu­ra. Una pe­na, por­que to­có su­frir.

No soy de las que les gus­te po­ner el de­do en la lla­ga, pe­ro es im­po­si­ble pa­sar por al­to lo que le es­tá su­ce­dien­do al ‘11’. Así que más que car­bón, se­ría de­ma­sia­do cruel, es­pe­re­mos que los Re­yes le trai­gan un buen car­ga­men­to de con­fian­za y acier­to pa­ra que vuel­va a re­cu­pe­rar la son­ri­sa. Pues ayer, una vez sus­ti­tui­do, fue un tan­to im­pac­tan­te ver có­mo llo­ra­ba de frus­tra­ción en el ban­qui­llo y sus com­pa­ñe­ros tra­ta­ban de con­so­lar­le. Él es el pri­me­ro que sa­be de lo du­ro que es fa­llar tan­to an­te puer­ta. Con­fie­mos en que to­do cam­bia­rá Leo, áni­mo.

No va­le eso de por­tar­se bien so­lo un día pa­ra re­ci­bir los re­ga­los y lue­go vol­ver a las an­da­das. Es­te Espanyol de­be se­guir sien­do bueno

DAVID RA­MÍ­REZ

Un jo­ven afi­cio­na­do mues­tra la ca­mi­se­ta con el dor­sal y la de­di­ca­to­ria del de­lan­te­ro bra­si­le­ño.

Mar­ta MEn­Do­Za SUB­DI­REC­TO­RA LA GRA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.