sen­ti­ment sa­grat

Diario La Grada - - OPINIÓN. LOS PERICOS - Fco. Ja­vier Mon­FoRT

el Con­se­jo del RCD Es­pan­yol reac­cio­na con ra­pi­dez y con­tun­den­cia a los in­ne­ce­sa­rios des­va­ríos y ofen­sas al club y afi­ción de un es­pa­cio ra­dio­fó­ni­co que acaba ful­mi­na­do.

Es ob­vio que no ofen­de quien quie­re sino quien pue­de y es re­co­men­da­ble ha­cer oí­dos sor­dos a las pa­la­bras ne­cias pe­ro cuan­do se tras­pa­san con ex­tre­ma ani­mo­si­dad y cruel­dad las lí­neas ro­jas del res­pe­to, en es­te caso a tra­vés de un pre­sun­to hu­mor irre­ve­ren­te ra­dio­fó­ni­co, con gra­tui­tas, in­ne­ce­sa­rias y gra­ves ofen­sas al Sen­ti­ment de un club y a sus so­cios y afi­cio­na­dos, en­tien­do que el Con­se­jo del RCD Es­pan­yol ha sa­bi­do ac­tuar con ce­le­ri­dad y efi­ca­cia.

Ni tan so­lo pa­re­ce hu­mor de “bro­cha gor­da” o de “tra­zo grue­so”. ¿Es ne­ce­sa­rio, en aras a la li­ber­tad de ex­pre­sión en cla­ve hu­mo­rís­ti­ca, pro­fe­rir que “el club aco­ge a to­da aque­lla gen­te alie­na­da, pro­ba­ble­men­te deses­truc­tu­ra­da, que ne­ce­si­ta ca­na­li­zar su odio ha­cia el Ba­rça da­do que Ma­drid le que­da le­jos” y que la en­ti­dad “abre las puer­tas a aque­llas per­so­nas que si no fue­ra por el club es­ta­rían ro­ban­do o dro­gán­do­se”?

An­te ta­les des­va­ríos del es­pa­cio ra­dio­fó­ni­co “La So­ta­na” ver­ti­dos en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción pú­bli­co co­mo Be­te­vé, el RCD Es­pan­yol ha ac­tua­do con ce­le­ri­dad y per­so­na­li­dad en nom­bre de una ma­sa social que no me­re­ce es­cu­char que la en­ti­dad “aco­ge a gen­te con una vi­da de mier­da pe­ro con iden­ti­dad”. La que­ja for­mal del Es­pan­yol an­te la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Be­te­vé ha aca­ba­do pre­ci­pi­tan­do, por cier­to, la can­ce­la­ción del pro­gra­ma por sus “ofen­si­vas re­fe­ren­cias” se­gún han en­fa­ti­za­do los res­pon­sa­bles del que­ri­do y ad­mi­ra­do me­dio de co­mu­ni­ca­ción.

Du­ran­te una ya di­la­ta­da tra­yec­to­ria, Be­te­vé se ha ca­rac­te­ri­za­do por ofre­cer pre­ci­sa­men­te con­te­ni­dos de gran ca­li­dad, ade­más de pro­xi­mi­dad, aco­gien­do a le­gión de pro­fe­sio­na­les de un ex­tra­or­di­na­rio ni­vel, no tan so­lo por cier­to en el desem­pe­ño de sus fun­cio­nes sino tam­bién en el as­pec­to humano. No ten­go la sen­sa­ción de que apor­ta­cio­nes, ba­jo el pa­ra­guas de un hu­mor con “h” de hi­rien­te, co­mo los que se han pro­du­ci­do en es­te la­men­ta­ble epi­so­dio, su­men y con­tri­bu­yan a ele­var el pres­ti­gio de su ofer­ta ra­dio­fó­ni­ca y te­le­vi­si­va. Así pa­re­ce que lo han en­ten­di­do tam­bién sus di­ri­gen­tes.

Amb els sen­ti­ments no s’hi ju­ga. La afi­ción del Es­pan­yol, doc­to­ra­da en di­fi­cul­ta­des, no me­re­ce de nin­gu­na de las ma­ne­ras ser ofen­di­da, in­sul­ta­da y vi­li­pen­dia­da gra­cio­sa­men­te. Ni por los que es­tán, ni por los que se fue­ron de­fen­dien­do con ho­nor a los su­yos. Una ma­sa social única que an­he­la ver pro­gre­sar a su equi­po tan­to en la Co­pa del Rey co­mo en la Liga. El pró­xi­mo 2 de agos­to se cum­plen diez años de la inau­gu­ra­ción del mag­ní­fi­co Es­ta­dio de Cor­ne­llà-El Prat que tu­vo lu­gar po­cos días an­tes del dra­má­ti­co y nun­ca su­pe­ra­do adiós del in­mor­tal ca­pi­tán Dani Jar­que. Un pre­cio­so re­cin­to que me­re­ce eli­mi­na­to­rias eu­ro­peas te­ñi­das de blan­quia­zul. Así ocu­rri­rá más pron­to que tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.