“ESE GOL FUE VI­DA PA­RA EL ES­PAN­YOL”

Su gol en el des­cuen­to an­te la Real es his­to­ria al evi­tar el des­cen­so

Diario La Grada - - ENTREVISTA. ESPANYOL - por JOR­DI LUEN­GO

La afi­ción del Es­pan­yol siem­pre re­cor­da­rá el gol de Fe­rran Co­ro­mi­nas (Gi­ro­na, 1983) a la Real So­cie­dad el 13 de ma­yo de 2006. Cuan­do to­do pa­re­cía en­ca­mi­na­do a que el con­jun­to de Mi­guel Án­gel Lo­ti­na ba­ja­ra a Se­gun­da Di­vi­sión, aquel mi­la­gro­so tan­to de Co­ro en el mi­nu­to 91 evi­tó la tra­ge­dia. El Es­pan­yol ini­ció la jor­na­da dos pun­tos por en­ci­ma del des­cen­so, que mar­ca­ba el Ala­vés, por lo que so­lo de­pen­día de sí mis­mo pa­ra sal­varse. To­do pa­sa­ba por ga­nar. Pe­ro hu­bo mu­cho su­fri­mien­to, ya que tras el gol de Bo­di­po, a po­co pa­ra el fi­nal, se te­mió lo peor. Du­ran­te diez mi­nu­tos estuvo en Se­gun­da. Por eso ese gol, se­gu­ra­men­te, es el más im­por­tan­te de la his­to­ria del club, ya que per­mi­tió se­guir en Pri­me­ra en un mo­men­to en que un des­cen­so hu­bie­ra po­di­do te­ner unas con­se­cuen­cias muy gra­ves. En ple­na cons­truc­ción del RCDE Sta­dium, con el en­deu­da­mien­to que con­lle­vó de­bi­do a que el pre­cio se fue dis­pa­ran­do, el club no po­día per­mi­tir­se per­der la ca­te­go­ría. Al­gu­nos han lle­ga­do a de­cir que si ese ba­lón no llega a en­trar, el club, qui­zás, no exis­ti­ría. Co­ro le dio vi­da al club.

Ya ha trans­cu­rri­do más de una dé­ca­da de ese inol­vi­da­ble gol, pe­ro ca­da vez que el Es­pan­yol se en­fren­ta a la Real So­cie­dad, ese re­cuer­do vuel­ve a es­tar muy pre­sen­te. En la pre­via del due­lo an­te el con­jun­to do­nos­tia­rra, en La Gra­da he­mos que­ri­do re­vi­vir, con el pro­ta­go­nis­ta de ese par­ti­do, esa su­fri­da jor­na­da que aca­bó en una in­men­sa ale­gría. Con un Co­ro que po­co des­pués de aten­der nues­tra lla­ma­da em­pren­día via­je a la In­dia pa­ra re­in­cor­po­rar­se a la dis­ci­pli­na del FC Goa. Y se mar­cha­ba con un de­seo: “Oja­lá va­ya más gen­te a Cor­ne­llà”. Ese día an­te la Real So­cie­dad, Mont­juïc ru­gió co­mo nun­ca con 48.950 pe­ri­cos en las gra­das que los lle­va­ron en vo­lan­das du­ran­te los 90 mi­nu­tos. El con­jun­to ‘txu­ri-ur­din’ siem­pre es­ta­rá en la his­to­ria de Co­ro y las ca­sua­li­da­des de la vi­da qui­sie­ron que el úl­ti­mo en­cuen­tro li­gue­ro que dis­pu­tó el de­lan­te­ro de Ban­yo­les con la ca­mi­se­ta blan­quia­zul fue­ra an­te el cua­dro do­nos­tia­rra un ya le­jano 2 de oc­tu­bre de 2010. Han pa­sa­do ca­si 13 años des­de aquel his­tó­ri­co gol an­te la Real So­cie­dad que evi­tó el des­cen­so, pe­ro si­gue es­tan­do pre­sen­te en­tre los pe­ri­cos. ¿La afi­ción si­gue re­cor­dán­do­te­lo y agra­de­cién­do­te­lo? Siem­pre que es­toy por aquí, que

aho­ra no es muy a me­nu­do, la afi­ción del Es­pan­yol me sa­lu­da y me co­men­ta ese gol. Mu­chos pe­ri­cos me cuen­tan anéc­do­tas de có­mo lo vi­vie­ron. Me di­cen có­mo su­frie­ron ese día y que si ese ba­lón no llega a en­trar el fu­tu­ro hu­bie­ra si­do muy com­pli­ca­do. En ese mo­men­to, se­gu­ra­men­te, no va­lo­ré lo que sig­ni­fi­có, ya que so­lo pen­sa­ba en ga­nar pa­ra sal­var­nos. Pe­ro con el pa­so de los años he ido vien­do lo im­por­tan­te que fue pa­ra el club. Du­ran­te es­te tiem­po mu­chos di­rec­ti­vos de la en­ti­dad me han di­cho que si no lle­go a mar­car y ha­bría si­do un pa­lo muy gran­de pa­ra el club. Hay pe­ri­cos que han lle­ga­do a de­cir que sin ese gol, po­si­ble­men­te el club no exis­ti­ría. ¿Qué pien­sas al res­pec­to? No pue­do sa­ber si exis­ti­ría­mos o no. Creo que lo hu­bié­ra­mos pa­sa­do mal, ya que en el as­pec­to eco­nó­mi­co no se aca­ba­ba de ver la luz y el fu­tu­ro no es­ta­ba del to­do cla­ro, pe­ro hu­bié­ra­mos sa­li­do ade­lan­te. A cual­quier club que ten­ga pro­ble­mas de te­so­re­ría, y más en nues­tro caso que es­tá­ba­mos con el pro­yec­to del nue­vo cam­po, si le qui­tas los in­gre­sos que pro­por­cio­na es­tar en Pri­me­ra no es que le ma­tes, pe­ro le com­pli­cas bas­tan­te su exis­ten­cia. Pe­se a to­do eso, el Es­pan­yol es una en­ti­dad muy gran­de y creo que en­tre to­dos hu­bié­ra­mos sa­li­do de esa si­tua­ción, aun­que fue­ra di­fí­cil. El gol sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra el Es­pan­yol, pe­ro, ¿y pa­ra Fe­rran Co­ro­mi­nas? Tam­bién mu­cho y por eso lo si­go te­nien­do muy pre­sen­te. Era un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra el equi­po, pe­ro tam­bién pa­ra mí, que que­ría te­ner pro­ta­go­nis­mo. Bus­ca­ba más mi­nu­tos, aun­que años des­pués no pudo ser y tu­ve que ir­me. Ese gol se re­cuer­da mu­cho más que el de la fi­nal de Co­pa en Ma­drid u otros tam­bién im­por­tan­tes. ¿Cuán­tas ve­ces has vis­to esa ju­ga­da? Mu­chas. No te po­dría de­cir un número. Ha­ce po­co la vol­ví a ver por­que me la pa­só un ami­go. Me la van man­dan­do de vez en cuan­do. No me can­so de ver­la. ¿Se te si­gue po­nien­do la piel de ga­lli­na al vi­sio­nar­lo o ha­blar de ese gol? Sí, sin du­da. Aún me emo­ciono. En las ca­ras de los com­pa­ñe­ros se ven re­fle­ja­das to­das las emo­cio­nes; mu­chos me­dio llo­ran­do. Es un mo­men­to inol­vi­da­ble. Du­ran­te el par­ti­do tu­vi­mos bas­tan­tes oca­sio­nes, pe­ro en la se­gun­da par­te tu­vi­mos un mo­men­to de ba­jón al ver que el gol no lle­ga­ba, aun­que al fi­nal fue una ex­plo­sión de ale­gría in­creí­ble. ¿Te acuer­das de la ju­ga­da? Per­fec­ta­men­te. Ya era un po­co a la de­ses­pe­ra­da. Jar­que col­gó un ba­lón al área des­de nues­tro cam­po, Pan­dia­ni la pei­nó y un de­fen­sa la des­pe­jó. El ba­lón ca­yó ca­si en el punto de pe­nal­ti, lo con­tro­lé con la de­re­cha y sin pensar, ya que el par­ti­do aca­ba­ba, chu­té con la iz­quier­da. No me lo creía. Era el mi­nu­to 91 y to­dos nos vol­vi­mos lo­cos. Nos aca­bá­ba­mos de sal­var. Me­nos mal que mar­qué, por­que ba­jar con ese equi­po hu­bie­ra si­do muy du­ro. Nos sa­ca­mos un gran pe­so de en­ci­ma. El Es­pan­yol so­lo de­pen­día de sí mis­mo, pe­ro ha­bía que ga­nar. ¿Có­mo vi­vió el ves­tua­rio las ho­ras pre­vias al par­ti­do? To­dos es­tá­ba­mos con­fia­dos, pe­ro a la vez al­go ten­sos. Des­de fue­ra se co­men­ta­ba que ga­na­ría­mos, ya que el ri­val no se ju­ga­ba na­da, pe­ro fue to­do lo con­tra­rio. Nos lo pu­sie­ron muy com­pli­ca­do. El fi­nal se acer­ca­ba y el gol no lle­ga­ba, nos lan­za­mos al ata­que y la Real tu­vo el triun­fo en una con­tra, pe­ro Gor­ka sa­có un uno con­tra uno. Si llegan a mar­car hu­bie­ra si­do el fi­nal. Sa­bía­mos que era di­fí­cil que ba­já­ra­mos, pe­ro lo vi­vi­mos ten­sos y más a me­di­da que se acer­ca­ba el fi­nal del par­ti­do. ¿Y la ce­le­bra­ción? Creo que has­ta ti­ras­te una si­lla... Tras ver có­mo en­tra­ba el ba­lón, en­lo­que­cí, co­mo mu­chos com­pa­ñe­ros, cuer­po téc­ni­co, afi­ción… Sa­lí co­rrien­do, mi ros­tro es­ta­ba blan­co… Lo ce­le­bra­mos a lo gran­de. Bo­di­po mar­có en Vi­to­ria en el mi­nu­to 78’ y, en esos ins­tan­tes, es­tá­ba­mos en Se­gun­da. ¿Có­mo os en­te­ras­teis del gol del Ala­vés? De re­pen­te el cam­po se que­dó en si­len­cio. La afi­ción lle­va­ba to­do el par­ti­do ani­man­do sin pa­rar y de re­di­fí­cil pen­te en­mu­de­ció. En­se­gui­da nos di­mos cuen­ta de que ha­bía pa­sa­do al­go. Pre­gun­ta­mos al ban­qui­llo, pe­ro no nos de­cían na­da has­ta que al­guien in­sis­tió mu­cho y le di­je­ron que el Ala­vés ha­bía mar­ca­do. Cuan­do el cam­po se que­dó en si­len­cio su­pi­mos que al­go ne­ga­ti­vo ha­bía pa­sa­do. ¿En esos mi­nu­tos pen­sas­teis que era el fi­nal? Sí, cla­ro. Que­da­ban unos diez mi­nu­tos. Ha­bía­mos per­do­na­do al­gu­nas oca­sio­nes y pa­re­cía que el gol no lle­ga­ría. Por suer­te mar­ca­mos y cam­bió la his­to­ria. El fút­bol siem­pre tie­ne dos ca­ras y ese día nos to­có la bue­na. Ese par­ti­do siem­pre lo re­cor­da­ré. ¿Guar­das la ca­mi­se­ta de ese día? Ten­go una de ca­da tem­po­ra­da en el Es­pan­yol y la de esa te­nía que ser la del úl­ti­mo par­ti­do. No po­día fal­tar, ya que era muy es­pe­cial; co­mo tam­bién la de la Co­pa del Rey en Ma­drid, aun­que por un mo­ti­vo dis­tin­to. Hu­bie­ra si­do ex­tra­ño que el re­cien­te cam­peón de Co­pa ba­ja­ra a Se­gun­da, ¿no? Se­gu­ra­men­te. Te­nía­mos un equi­pa­zo, pe­ro en la his­to­ria del fút­bol en­con­tra­mos gran­des equi­pos que en­tran en una di­ná­mi­ca ne­ga­ti­va de la que no sa­ben sa­lir. Te vas me­tien­do aba­jo y al fi­nal no lo­gras reac­cio­nar. Ade­más, en el cu­rrí­cu­lum nos hu­bie­ra que­da­do que des­cen­di­mos. Al ca­bo de unos años, Marc Ray­mun­do pu­bli­có tu bio­gra­fía au­to­ri­za­da ti­tu­la­da ‘Co­ro és la vi­da’. ¿Es la fra­se que me­jor de­fi­ne lo que sig­ni­fi­có ese tan­to? Sí, por­que en ese mo­men­to fue la vi­da pa­ra el club. Sig­ni­fi­có res­pi­rar, po­der vol­ver a co­ger ai­re y mi­rar al fu­tu­ro con mu­cha más tran­qui­li­dad. Se pudo crear el es­ta­dio, ir me­jo­ran­do y aho­ra po­der te­ner un club con una bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

piel de gA­lli­nA “Aún me emo­ciono Al ver ese gol. Fue un mo­men­to inol­vi­dA­ble. mu­chos pe­ri­cos me cuen­tAn có­mo lo vi­vie­ron y con el tiem­po he vis­to lo im­por­tAn­te que Fue pA­rA el club”

FO­TOS:EFE/JOAN VILCHES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.