El Es­pan­yol ha pa­sa­do, ca­si en un abrir y ce­rrar de ojos, de ser co­lis­ta de Pri­me­ra a lí­der de Se­gun­da. Sí, vi­vir pa­ra ver. Es­te Es­pan­yol es otro

Diario La Grada - - PARTIDO. ESPANYOL-ALCORCÓN -

él en el ver­de sus com­pa­ñe­ros, es­pe­cial­men­te los de la lí­nea de ata­que, jue­gan sin tan­ta pre­sión. ¡No le per­da­mos en in­vierno! Aun­que pre­sión es lo que de­be­ría sen­tir un Wu Lei que, des­gra­cia­da­men­te, si­gue desa­ti­na­do. Fa­llón por mu­cho em­pe­ño que le

Y si no que se lo cuen­ten a un Es­pan­yol que es­tá te­nien­do que ha­cer de la pa­cien­cia su me­jor vir­tud. Por­que co­mo de­ci­mos por aquí, es­to no es ‘bu­far i fer am­po­lles’. Hay que cu­rrár­se­lo mu­cho y es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra dar la estocada en cuan­to se pue­da. ¡Ah! Me ol­vi­da­ba, y te­ner a Die­go Ló­pez ba­jo pa­los pa­ra man­te­ner ese hi­lo de vi­da cuan­do to­do pa­re­ce que se tam­ba­lea.

Y es que ya van tres par­ti­dos en que los go­les se han he­cho de ro­gar y no han si­do ma­te­ria­li­za­dos has­ta el se­gun­do tiem­po. No es ca­sua­li­dad que los re­sul­ta­dos, a ex­cep­ción del pri­mer par­ti­do, ha­yan si­do tan ajus­ta­dos. Pe­se a ello, por aho­ra no hay quien les to­sa. No se les pue­de pe­dir más. ¡O sí! Que tra­ten de se­guir sur­fean­do es­ta bue­na ola el ma­yor tiem­po po­si­ble. Se­rá bue­na se­ñal. Pe­ro que le pre­gun­ten al Che, si pu­die­ran cla­ro, pues­to que es­te vier­nes se cum­plie­ron 53 años de su fa­lle­ci­mien­to, lo du­ro que es li­brar de­pen­de de qué ba­ta­lla. Que se lo di­gan a un Es­pan­yol que es­tá te­nien­do que ha­cer de la pa­cien­cia y la ma­du­rez su me­jor ar­ma pa­ra ga­nar la Re­vo­lu­ción que les sa­que del ba­rro y les de­vuel­va a los al­ta­res. Pa­ra pa­sar, en cues­tión de tres me­ses, de ser co­lis­ta a lí­der. Sí, vi­vir pa­ra ver. Es­te Es­pan­yol es otro.

Aho­ra tie­ne al­ma, san­gre, ha he­cho de ga­nar su me­jor cos­tum­bre. ¡Que vi­va la Re­vo­lu­ción pe­ri­ca! Has­ta la vic­to­ria siem­pre. Ha­cia Pri­me­ra con pa­so fir­me, pe­ro de la mano de un lí­der co­mo Vi­cen­te Mo­reno. Por­que se­ño­ras y se­ño­res, en el ban­qui­llo hay en­tre­na­dor. Un mo­ti­va­dor, un buen ges­tor de emo­cio­nes y de ju­ga­do­res. Un ex­per­to en el nue­vo há­bi­tat en el que ha ate­rri­za­do un Es­pan­yol que ha te­ni­do una acli­ma­ta­ción que ni en sus me­jo­res sue­ños hu­bie­ra si­do me­jor. Ha caí­do de pie. Y al pie pa­re­ce lle­var Ni­co Me­la­med co­si­do el ba­lón. Me­nu­do ju­gón sa­ca la ca­be­za de la ba­se. O de­rri­ba di­rec­ta­men­te la puer­ta. Tie­ne co­sas muy po­si­ti­vas es­te equi­po, aun­que se­ría bueno que tam­po­co per­da­mos aho­ra la ca­be­za. To­do mar­cha bien, pe­ro hay que ser cau­tos. Dis­fru­te­mos del pre­sen­te, por si a ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.