ES LA SE­GUN­DA, HER­MANO

Diario La Grada - - OPINIÓN. LOS PERICOS -

le­va­mos va­rias jor­na­das ju­gan­do el mis­mo par­ti­do: su­pe­ra­mos al ri­val pe­ro no con­cre­ta­mos. No nos crean oca­sio­nes, pe­ro en una de ellas pa­re­ce que es­tán a pun­to de mar­car y Die­go ha­ce una pa­ra­da sal­va­do­ra. Y en la rec­ta fi­nal, apa­re­ce una chis­pa de ta­len­to y nos lle­va­mos el ga­to al agua. Es el par­ti­do más lar­go del mun­do. Es la his­to­ria re­pi­tién­do­se co­mo el ajo. “Es la se­gun­da di­vi­sión, her­mano”, po­dría ha­ber di­cho ayer RDT. Pe­ro lo que di­jo fue to­da­vía me­jor. Que sa­be dón­de es­tá y dón­de es­ta­mos y que quie­re ayu­dar­nos y ayu­dar­se a sa­lir de es­to. Es una no­ti­cia mag­ní­fi­ca, in­clu­so me­jor que los tres pun­tos. Por­que ayer ju­ga­mos el pri­mer par­ti­do post mer­ca­do y to­do el mun­do se pu­so las pi­las. Y el pri­me­ro, nues­tro hé­roe en­go­mi­na­do del que se po­drán de­cir mu­chas co­sas, pe­ro na­die po­drá ne­gar que es un au­tén­ti­co su­per­cla­se. Ayer, y no so­lo por el ex­tra­or­di­na­rio gol, de­mos­tró que quie­re ti­rar del ca­rro. Y si eso su­ce­de, no ten­gan nin­gu­na du­da de que el Es­pan­yol se­rá equi­po de Pri­me­ra el pró­xi­mo cur­so.

Que na­die se lla­me a en­ga­ño, ya he­mos vis­to lo su­fi­cien­te pa­ra sa­ber que el trán­si­to por Se­gun­da va a ser su­fri­do. Pe­ro es un su­fri­men­to di­fe­ren­te al que tra­di­cio­nal­men­te nos tie­ne acos­tum­bra­dos es­te club. El Es­pan­yol su­fre aho­ra co­mo un gran­de al que le cues­ta ce­rrar los par­ti­dos, pe­ro que sa­be que la vic­to­ria es cues­tión de tiem­po. Los ri­va­les tam­bién lo sa­ben y di­ría­se que sus en­tre­na­do­res se pa­san de mano en mano el guion del par­ti­do an­tes de en­fren­tar­se. Es cier­to que, a ex­cep­ción del Ma­llor­ca, al cual no in­clui­ría den­tro del gru­po de equi­pos que son de Se­gun­da y ac­túan co­mo ta­les, a los ri­va­les no les ha ser­vi­do el mé­to­do pa­ra ob­te­ner nin­gún bo­tín. Pe­ro de­be­ría­mos am­pliar el re­per­to­rio de tru­cos, por­que el equi­po en oca­sio­nes es de­ma­sia­do ho­ri­zon­tal y le cues­ta des­bor­dar. Ne­ce­si­ta­mos su­mar a ti­pos que se­pan des­bor­dar y ju­gar con po­cos es­pa­cios, y en ese as­pec­to se echó de me­nos a Em­bar­ba y nos va bien su­mar a Va­di­llo. Tam­po­co hay que des­de­ñar la op­ción de po­ner dos pun­tas, co­mo hi­zo Mo­reno con Cam­pu­zano, que con su pre­sen­cia ya ayu­dó en el gol.

Se­re­mos lí­de­res, por lo me­nos has­ta que jue­gue el equi­po de Ga­lle­go. Es cier­to que el jue­go ni la bri­llan­tez con la que se de­ci­den los par­ti­dos dan pa­ra des­cor­char ca­va, pe­ro hay que es­tar sa­tis­fe­chos por­que de mo­men­to la reali­dad es­tá arrin­co­nan­do a las du­das. To­do equi­po des­cen­di­do atra­vie­sa una eta­pa de des­con­cier­to pro­por­cio­nal a la mag­ni­tud de su gran­de­za en Pri­me­ra. Le pa­só al Es­pan­yol de Camacho al que le cos­tó al­gu­na so­no­ra de­rro­ta el pro­ce­so de adap­ta­ción.Es­te equi­po pa­re­ce ha­ber­le en­con­tra­do el pul­so al po­zo y tie­ne un plan que fun­cio­na. El ta­len­to aca­ba im­po­nién­do­se. Tam­bién en se­gun­da, her­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.