MA­LAS NO­TI­CIAS EN LA DA­NI JAR­QUE

Diario La Grada - - OPINIÓN -

He pre­fe­ri­do de­jar pa­sar al­gu­nos días an­tes de es­cri­bir es­ta co­lum­na y de­jar re­po­sar las in­for­ma­cio­nes que me iban lle­gan­do. Al fi­nal to­das me lle­van a un mis­mo si­tio: que la res­ci­sión de con­tra­to de Ángel Mo­ra­les no tie­ne ni ló­gi­ca ni sen­ti­do. El jue­ves ade­lan­ta­mos que el res­pon­sa­ble ad­mi­nis­tra­ti­vo de la can­te­ra du­ran­te los úl­ti­mos ocho años de­ja­ba el club. Era des­pe­di­do al no acep­tar una im­por­tan­te re­ba­ja en su suel­do. Sin­ce­ra­men­te me que­dé de pie­dra. Aho­ra que to­do eran no­ti­cias bas­tan­te po­si­ti­vas en el club, no po­día en­ten­der es­ta de­ci­sión. Du­ran­te es­tos días he vis­to co­mo ex­ju­ga­do­res del Espanyol, em­plea­dos del club y pe­ri­cos en ge­ne­ral coin­ci­dían en que su mar­cha me­re­ce una ex­pli­ca­ción. To­dos des­ta­can co­mo Ángel de­fen­día al club, lo bue­na gen­te y pro­fe­sio­nal que es. Y en­ci­ma te­nía un plus de mo­ti­va­ción ex­tra al ser pe­ri­co 100%. Más por me­nos es im­po­si­ble. En unos mo­men­tos que el club es­tá in­ten­tan­do acer­car­se más al so­cio e in­tro­du­cir más ADN pe­ri­co en la en­ti­dad con José Ma­ría Du­rán y Rafa Ma­ra­ñón en el Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, y Ser­gio Aguilar al fren­te del De­par­ta­men­to de Co­mu­ni­ca­ción, ten­drá un pe­ri­co de sen­ti­mien­to me­nos. ste es el tí­pi­co ar­tícu­lo que te co­mes con pa­ta­tas el pró­xi­mo lu­nes. O cual­quier lu­nes. Pe­ro la ten­ta­ción que uno siem­pre tie­ne de apos­tar con­tra sí mis­mo es in­ven­ci­ble. Y es que ami­gos, no sé qué opi­na­rán us­te­des pe­ro les di­go lo que pien­so yo: la Se­gun­da di­vi­sión es muy flo­ja. No ha­ce fal­ta que me pon­gan en guar­dia con el ha­bi­tual ro­sa­rio de tó­pi­cos. Sé que es­to es muy lar­go, que no es co­mo em­pie­za sino co­mo aca­ba y que cual­quie­ra pue­de dar­te un dis­gus­to. Lo sé. Ahó­rren­se­lo y sú­men­se si­len­cio­sa­men­te al ejér­ci­to de ha­ters que me res­tre­ga­rá es­te es­cri­to por los mo­rros cuan­do pal­me­mos en Vallecas. Pe­ro mien­tras me co­mo to­das y ca­da una de sus le­tras, lo se­gui­ré pen­san­do: la Se­gun­da es flo­ja. Y no se apu­ren por­que les con­fie­so que pien­so que la Pri­me­ra es muy flo­ja tam­bién. De he­cho, mi­ren si es flo­ja, que la tem­po­ra­da pa­sa­da, ha­cien­do un año de mier­da te hu­bie­ses sal­va­do con 37 pun­tos. Pe­ro no, no fui­mos ca­pa­ces ni de ha­cer si­quie­ra un año de mier­da.

Qui­que De Lu­cas re­su­mía a la per­fec­ción lo que sen­ti­mos mu­chos al co­no­cer la noticia. “Hoy es un día tris­te pa­ra los que sen­ti­mos el RCD Espanyol, “se va” uno de los pe­ri­cos más ho­nes­tos y tra­ba­ja­do­res que co­noz­co. Los mo­ti­vos, cues­tio­na­bles, las ra­zo­nes, inacep­ta­bles… Grà­cies per tot An­gel Mo­ra­les”. Se po­dría de­cir más al­to, pe­ro no más cla­ro. El club po­dría te­ner sus mo­ti­vos pa­ra re­or­ga­ni­zar el de­par­ta­men­to e in­clu­so que­rer pres­cin­dir de él por al­gún mo­ti­vo. Pe­ro sin una acla­ra­ción me cues­ta en­ten­der mu­cho, al igual que a mu­chos pe­ri­cos, es­ta de­ci­sión. Con su mar­cha se va un pun­tal del fút­bol ba­se. Un pe­ri­co de pies a ca­be­za que, ade­más de ser ex­ju­ga­dor del club, es eco­no­mis­ta y tie­ne un más­ter en di­rec­ción y ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas.

Pe­ro la sen­sa­ción que que­da es que se va un tra­ba­ja­dor cual­quie­ra. Y eso me preo­cu­pa y, so­bre to­do, me due­le. Y me due­le co­mo a to­dos esos com­pa­ñe­ros su­yos de la Da­ni Jar­que a quie­nes la gar­gan­ta se les hi­zo un nu­do al co­no­cer su mar­cha e in­clu­so a más de uno de ca­yó al­gu­na lá­gri­ma. Es­ta­mos a dos se­ma­nas de cum­plir 120 años, y de­be­mos de­fen­der y cui­dar nues­tra his­to­ria. Si no lo ha­ce­mos no­so­tros, no lo ha­rá na­die. Y Ángel Mo­ra­les for­ma par­te de es­ta bo­ni­ta aven­tu­ra que nos en­gan­chó pa­ra siem­pre. Co­mo muy bien di­jo Ma­no­lo Gon­zá­lez, res­pon­sa­ble de los ser­vi­cios mé­di­cos del Espanyol, Mo­ra­les siem­pre se­rá uno de los nues­tros.

La mar­cha de Mo­ra­les es un gol­pe con­tra el sen­ti­mien­to pe­ri­co y la his­to­ria. No so­lo se va el res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de ad­mi­nis­tra­ción. Se va mu­cho más. Des­de la can­te­ra lle­gó al pri­mer equi­po, en el que ju­gó 137 par­ti­dos de li­ga, sien­do el 62º fut­bo­lis­ta que más ve­ces ha de­fen­di­do la blan­quia­zul. La puer­ta 96 del RCDE Sta­dium lle­va su nom­bre y ade­más tie­ne una pe­ña. Es cier­to que la Pe­ña In­ter­to­to 98-Ángel Mo­ra­les ho­me­na­jea a una ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca, pe­ro el pro­yec­to ini­cial era que so­lo lle­va­ra su nom­bre, aun­que él, de­jan­do cons­tan­cia de la im­por­tan­cia del gru­po, qui­so im­pli­car a to­da esa inol­vi­da­ble quin­ta. Pen­só en el co­lec­ti­vo an­tes que en lo in­di­vi­dual. Es­te es uno de los se­cre­tos que ha­cen equi­po.

A sus 45 años vuel­ve a de­jar el club, pe­ro no su sen­ti­mien­to. El pa­sa­do jue­ves se le ce­rra­ron las puer­tas de una aven­tu­ra que ini­ció ha­ce ocho años con Jor­di Lar­dín y Ja­vi Re­cio. Y se va con un men­sa­je muy cla­ro: EL RCDE ES­TÁ POR EN­CI­MA DE CUAL­QUIER IN­DI­VI­DUA­LI­DAD. Oja­lá to­dos lo en­ten­die­ran así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.