RO­SA VI­LLA­CAS­TÍN

‘‘He si­do tes­ti­go de có­mo la mú­si­ca tie­ne po­de­res sa­na­do­res’’

Diez Minutos - - SUMARIO - Por Ro­sa Vi­lla­cas­tín Fo­tos: Án­gu­los 3

LUIS FON­SI

Po­cos po­dían pen­sar, ni si­quie­ra su au­tor, el can­tan­te Luis Fon­si, que “Des­pa­ci­to” se con­ver­ti­ría no só­lo en la can­ción nú­me­ro uno en más de cua­ren­ta paí­ses, sino en la más es­cu­cha­da de YouTu­be, con cin­co mil mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes. Un éxi­to sin pre­ce­den­tes que le ha con­ver­ti­do en el má­xi­mo ex­po­nen­te de la mú­si­ca his­pa­na.

Fon­si nos re­ci­bió en Mar­be­lla, don­de acu­dió pa­ra recoger de ma­nos de Ma­ría Bravo el Pre­mio a la So­li­da­ri­dad que ca­da año otor­ga la Fun­da­ción Glo­bal Gift. Con Ma­ría vi­si­tó ha­ce unos se­ma­nas un or­fa­na­to en Viet­nam, lo que se­gún nos con­fe­só le cau­só un gran im­pac­to, co­mo to­do lo que tie­ne que ver con la in­fan­cia. Muy im­pli­ca­do en obras so­cia­les, el can­tan­te puer­to­rri­que­ño es un hom­bre cer­cano y ama­ble, lo­ca­men­te enamo­ra­do de la mo­de­lo es­pa­ño­la Águe­da Ló­pez, con la que tie­ne dos hi­jos, Mi­kae­la y Roc­co.

-Luis, ¿qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted re­ci­bir el Pre­mio Go­bal Gift Phi­lanth­ro­pist a su la­bor solidaria?

-Es un ver­da­de­ro ho­nor y me sien­to muy agra­de­ci­do, so­bre to­do por­que po­de­mos con­ti­nuar crean­do con­cien­cia, tan im­por­tan­te en es­tos mo­men­tos. Por años he sa­bi­do de la la­bor lle­va­da a ca­bo por Glo­bal Gift Foun­da­tion, pe­ro fue cuan­do co­no­cí a Ma­ría Bravo el año pa­sa­do cuan­do de­ci­dí que de­bía co­la­bo­rar con ella en pro­yec­tos muy es­pe­cia­les, que por siem­pre ten­dré en mi co­ra­zón.

-¿Quién le in­cul­có el de­seo de ayu­dar a mu­je­res y ni­ños ne­ce­si­ta­dos?

-Pa­ra mí, par­ti­ci­par en cau­sas be­né­fi­cas ha si­do siem­pre una prio­ri­dad. Ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos es al­go que me in­cul­ca­ron mis pa­dres des­de muy pe­que­ño. Y gra­cias a mi ca­rre­ra co­mo can­tan­te, he te­ni­do y ten­go el pri­vi­le­gio de lle­var al­re­de­dor del mun­do men­sa­jes de so­li­da­ri­dad a to­das aque­llas per­so­nas que lo ne­ce­si­tan. Usar mi voz pa­ra una bue­na cau­sa es al­go que me lle­na y que de­seo ha­cer el res­to de mi vi­da.

-Su país de ori­gen, Puer­to Ri­co, que­dó de­vas­ta­do tras el hu­ra­cán Ma­ría. ¿No se­rían los go­bier­nos los que de­be­rían aten­der a los dam­ni­fi­ca­dos?

-Sí, pe­ro to­dos sa­be­mos que mu­chas ve­ces la ayu­da no lle­ga tan rá­pi­do co­mo se ne­ce­si­ta. Cuan­do su­ce­den es­te ti­po de desas­tres, no hay tiem­po que per­der, mu­chas vi­das de­pen­den de una ayu­da in­me­dia­ta. Es muy im­por­tan­te que co­mo ciu­da­da­nos una­mos nues­tras fuer­zas pa­ra no só­lo ejer­cer pre­sión so­bre los go­bier­nos, tam­bién de­be­mos usar nues­tros pro­pios re­cur­sos pa­ra ayu­dar a me­jo­rar la si­tua­ción. Es im­po­si­ble ayu­dar a cien­tos de mi­les de per­so­nas, so­bre to­do en tiem­po de cri­sis, pe­ro con que apor­te­mos to­dos un gra­ni­to de are­na po­de­mos lo­grar mu­cho.

-En los mo­men­tos de gran­des ca­tás­tro­fes, los fa­mo­sos son los pri­me­ros en dar un pa­so al fren­te, ¿por qué?

-Por lo que men­cio­na­ba an­te­rior­men­te, por­que gra­cias a nues­tras ca­rre­ras no só­lo po­de­mos en­tre­te­ner a tra­vés de nues­tro ar­te, tam­bién po­de­mos usar nues­tra voz pa­ra co­mu­ni­car­nos con mu­chas per­so­nas a la vez y crear con­cien­cia de lo que es­tá pa­san­do. Eso es un po­der que no de­be ser mal­gas­ta­do. An­tes de ser ar­tis­tas, so­mos hu­ma­nos y ciu­da­da­nos del mun­do y te­ne­mos el de­ber de ayu­dar al pró­ji­mo.

-Ha vi­si­ta­do con Ma­ría Bravo el or­fa­na­to Quang Chau, en Viet­nam, ¿qué es lo que más le ha sor­pren­di­do de lo que ha vis­to?

-Lo pri­me­ro que sien­tes al en­trar a un or­fa­na­to en cual­quier par­te del mun­do es que­rer ayu­dar y abra­zar a ca­da uno de esos ni­ños, sa­car­les una son­ri­sa, ju­gar y com­par­tir tiem­po con ellos… Lo in­tere­san­te en es­te ca­so es que nos se­pa­ra­ba el idio­ma, ellos no en­ten-

“Usar mi voz pa­ra una bue­na cau­sa es al­go que me lle­na y que de­seo ha­cer el res­to de mi vi­da”

dían es­pa­ñol o in­glés, y yo no les en­ten­día a ellos. Sin em­bar­go, nos co­mu­ni­ca­mos con las mi­ra­das y esos abra­zos que hi­cie­ron de es­ta vi­si­ta una vi­ven­cia úni­ca e inol­vi­da­ble.

-¿Cuál fue el mo­ti­vo de la vi­si­ta?

-En­tre­gar­les pro­duc­tos bá­si­cos y ver sus ca­ri­tas de fe­li­ci­dad y el agra­de­ci­mien­to que sen­tían: fue una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta con una Fun­da­ción, la Glo­bal Gift, con la que pien­so se­guir in­vo­lu­cra­do, ade­más de con los pro­yec­tos de mi Fun­da­ción Luis Fon­si.

-¿La po­bre­za in­fan­til tie­ne el mis­mo ros­tro en to­das las par­tes del mun­do?

-Es al­go a lo que me cues­ta res­pon­der ho­nes­ta­men­te por­que nin­gún ni­ño de­be­ría su­frir de es­tas in­jus­ti­cias. Te­ne­mos mu­cho tra­ba­jo por ha­cer.

-¿Se ani­ma­rá a es­cri­bir al­gu­na can­ción so­bre es­tos te­mas?

-Cla­ro que sí, ha­ré to­do lo que pue­da ayu­dar a la cau­sa. Al­gu­nas de mis can­cio­nes, co­mo “No me doy por ven­ci­do”, tie­nen ese sig­ni­fi­ca­do en la le­tra y he si­do tes­ti­go de có­mo la mú­si­ca es po­de­ro­sa sa­na­do­ra.

-Dí­ga­me: ¿qué tie­ne “Des­pa­ci­to” que no ten­gan sus otras can­cio­nes?

-Des­de el pri­mer mo­men­to en el que me vino a la men­te “Des­pa­ci­to” sabía que que­ría ren­dir­le ho­me­na­je a mi is­la de Puer­to Ri­co y que cuan­do la gen­te la es­cu­cha­ra sin­tie­ra co­mo si es­tu­vie­se de va­ca­cio­nes, bai­lan­do y dis­fru­tan­do de la vi­da. Qui­zás fue eso lo que hi­zo que se con­vir­tie­ra en lo que es hoy en día. Es lo que ne­ce­si­ta­ba el mun­do en ese mo­men­to, y no pue­do es­tar más agra­de­ci­do.

-¿So­ñó que se con­ver­ti­ría en el te­ma más re­pro­du­ci­do de la his­to­ria?

-To­do ar­tis­ta sue­ña con que su can­ción sea to­do un éxi­to y sí sabía que te­nía al­go muy es­pe­cial en mis ma­nos, pe­ro ja­más me ima­gi­né to­do lo que la can­ción ha lo­gra­do des­de su lan­za­mien­to.

-Us­ted en­car­na el sue­ño ame­ri­cano, ¿cree que las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias ac­tua­les po­nen en pe­li­gro ese sue­ño?

-Es tan do­lo­ro­so es­te te­ma que es di­fí­cil de pro­ce­sar. Creo que la­men­ta­ble­men­te nos he­mos ol­vi­da­do del cri­te­rio fun­da­men­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos, to­do re­cae en es­to. To­dos los días nos en­fren­ta­mos a tan­ta in­jus­ti­cia, no só­lo con lo que men­cio­nas, tam­bién al ra­cis­mo, la ho­mo­fo­bia, el odio, en­tre otras co­sas, y lo úni­co es­pe­ran­za­dor es que la co­mu­ni­dad se ha uni­do más y no se rin­de. Co­mo ciu­da­da­nos, te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de de­jar­les a nues­tros hi­jos un lu­gar me­jor y un fu­tu­ro lleno de opor­tu­ni­da­des. Te­ne­mos mu­cho que ha­cer pa­ra lo­grar­lo, pe­ro no es im­po­si­ble.

-Su­pon­go que la vi­da le ha­brá cam­bia­do mu­cho en el úl­ti­mo año, en lo pro­fe­sio­nal pe­ro tam­bién en lo per­so­nal.

-En lo pro­fe­sio­nal, “Des­pa­ci­to” me ha abier­to mu­chas puer­tas, so­bre to­do a que mi mú­si­ca ha­ya lle­ga­do a lu­ga­res por pri­me­ra vez; a que pue­da to­car en paí­ses don­de no se ha­ble el es­pa­ñol; a lo­grar un ré­cord in­creí­ble que só­lo otras dos can­cio­nes en es­pa­ñol (“La Bam­ba” y “Ma­ca­re­na”) ha­bían po­di­do al­can­zar en 40 años. Pe­ro den­tro de to­da la lo­cu­ra que ha si­do, en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra, si­go sien­do el mis­mo ar­tis­ta que se le­van­ta a tra­ba­jar to­dos los días co­mo lo he he­cho du­ran­te es­tos 20 años de ca­rre­ra. Mi plan es con­ti­nuar tra­ba­jan­do du­ro pa­ra se­guir lle­van­do nues­tra mú­si­ca, raí­ces y cul­tu­ra por to­do lo al­to.

-¿Y en lo per­so­nal?

-El tra­ba­jo me man­tie­ne se­ma­nas fue­ra de ca­sa y ale­ja­do de mi fa­mi­lia y es lo más di­fí­cil pa­ra mí. Pe­ro mi es­po­sa y yo he­mos po­di­do crear un sis­te­ma que fun­cio­na. Mu­chas ve­ces me acom­pa­ña a los paí­ses don­de me es­toy pre­sen­tan­do y, cuan­do no, nos co­mu­ni­ca­mos mu­chas ve­ces al día a tra­vés de Fa­ce­ti­me.

-¿Qué re­cuer­dos guar­da de su in­fan­cia en Puer­to Ri­co?

-Na­cí y me crié en Puer­to Ri­co has­ta los 10 años y lue­go me mu­dé a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro mis cos­tum­bres, mi to­do, es­tá com­ple­ta­men­te li­ga­do a mis raí­ces.

-Los sa­bo­res y los olo­res de nues­tra in­fan­cia nos mar­can: ¿cuá­les son los su­yos?

-El olor de la co­mi­da puer­to­rri­que­ña me lle­va a ca­sa aun­que me en­cuen­tre a mi­les de mi­llas de allí.

-Lle­gó a Flo­ri­da con 10 años y no sabía in­glés, ¿qué re­cuer­da de esos pri­me­ros años?

-No te voy a men­tir, fue di­fí­cil pa­ra mí por­que par­te de mi fa­mi­lia y mis ami­gos se que­da­ron en la is­la, to­do lo que co­no­cía y que era mi en­torno dia­rio ya no exis­tía en Or­lan­do. Me cos­tó un po­co al prin­ci­pio, pe­ro lue­go em­pe­cé a apre­ciar el po­der vi­vir am­bas cul­tu­ras. Esa ex­pe­rien­cia me con­vir­tió en el hom­bre que soy hoy en día.

-¿Qué le en­se­ña­ron sus pa­dres que no ha ol­vi­da­do?

-Mis pa­dres son una de mis ma­yo­res ben­di­cio­nes, soy quien soy gra­cias a ellos, y en­tre mu­chas de las co­sas que me en­se­ña­ron, me di­je­ron una fra­se que me ha mar­ca­do du­ran­te to­dos es­tos años: “To­car el cie­lo sin le­van­tar los pies del sue­lo”.

-¿Qué les in­cul­ca a sus hi­jos?

-El va­lor de la fa­mi­lia, ser bue­nos her­ma­nos y res­pe­tar a los ma­yo­res. A de­fen­der­se por sí mis­mos y lu­char por sus sue­ños. Quie­ro criar­los de la mis­ma ma­ne­ra que mis pa­dres hi­cie­ron con­mi­go.

-¿Le gus­ta­ría que al­guno de ellos si­guie­ra sus pa­sos?

-Si es al­go que desean y es­tán dis­pues­tos a tra­ba­jar por ello, cla­ro que sí. Yo les apo­yo en lo que ellos quie­ran ha­cer.

-Es­tá ca­sa­do con la mo­de­lo es­pa­ño­la Águe­da Ló­pez, ¿cuál es el ba­lan­ce de su re­la­ción?

-Amor y fa­mi­lia.

-Aca­ba de cum­plir 40 años, ¿le preo­cu­pa el pa­so del tiem­po?

-Tra­to de vi­vir el pre­sen­te y no lle­nar mi men­te con co­sas que no pue­do con­tro­lar. Ten­go mil preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro nin­gu­na a la que le quie­ra dar im­por­tan­cia pa­ra que no me ro­be mi día a día. Pe­ro to­da­vía no he no­ta­do que he lle­ga­do a los cua­ren­ta

Ro­sa Vi­lla­cas­tín, con Luis Fon­si en Mar­be­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.