Ro­za­lén ‘‘Ten­go un pun­to Al­mo­dó­var que no se me qui­ta”

Diez Minutos - - ENTREVISTA - Por Ro­sa Vi­lla­cas­tín

Ro­za­len no es una can­tan­te al uso. Y no lo es por­que la cas­te­lla­no­man­che­ga es un tor­be­llino que for­ma par­te de esa ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes ar­tis­tas muy im­pli­ca­dos en te­mas de ra­bio­sa ac­tua­li­dad, co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro, la Me­mo­ria His­tó­ri­ca o el fe­mi­nis­mo, a los que no só­lo ha pues­to le­tra y mú­si­ca, tam­bién una pa­sión des­bor­dan­te cuan­do los in­ter­pre­ta, que ha­ce que sus con­cier­tos sean de los me­jo­res que se pue­den es­cu­char en Es­pa­ña.

Nos re­ci­bió ho­ras an­tes de em­pe­zar uno de mas im­por­tan­tes de su gi­ra, el que ofre­ció en Star­li­te, la Can­te­ra de Na­ge­les de Mar­be­lla, don­de de­jó su im­pron­ta: dos ho­ras en las que pu­di­mos es­cu­char ran­che­ras y co­plas, pe­ro tam­bién otras co­mo “La puer­ta vio­le­ta”, un ale­ga­to con­tra el ma­chis­mo, por­que co­mo di­jo: no hay igual­dad sin fe­mi­nis­mo. -Es­tá vi­vien­do un mo­men­to dul­ce. -Sí, pe­ro fí­ja­te, siem­pre he te­ni­do la sen­sa­ción de es­tar to­can­do te­cho, aun­que es cier­to que ca­da vez me van me­jor las co­sas.

-¿Qué le ha en­se­ña­do del ser hu­mano ha­ber es­tu­dia­do Psi­co­lo­gía y Mu­si­co­te­ra­pia?

-Es­toy se­gu­ra que es­tu­diar y leer te en­se­ña y te ha­ce me­jor per­so­na, pe­ro si ade­más tie­nes una ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía, que es­tu­dia la men­te y el com­por­ta­mien­to hu­mano, to­do eso te apor­ta co­no­ci­mien­to. En cuan­to a la Mu­si­co­te­ra­pia, me ha en­se­ña­do lo mu­cho que in­flu­ye la mú­si­ca en de­ter­mi­na­dos co­lec­ti­vos, por qué unos acor­des me­no­res pro­vo­can tris­te­za y otros ma­yo­res, ale­gría, to­do eso por­que so­mos mú­si­ca aun­que no siem­pre nos de­mos cuen­ta de ello. Vi­vir sin mú­si­ca se­ría im­po­si­ble. Tan­to la Psi­co­lo­gía co­mo la Mu­si­co­te­ra­pia me han ayu­da­do a en­ten­der­me y a ges­tio­nar mis sen­ti­mien­tos. -¿Tam­bién a com­po­ner al­gu­nos te­mas? -Sí cla­ro, por­que pa­ra mí las can­cio­nes que com­pon­go son te­ra­pia, es mi vía de es­ca­pe, mi ma­ne­ra de ex­pre­sar lo que vi­vo, su­per­li­be­ra­dor. Es­pe­ro que lo que me sir­ve a mí, le sir­va al pú­bli­co que es­cu­cha mis can­cio­nes.

-Em­pe­zó muy jo­ven a in­tere­sar­se por la mú­si­ca, ¿he­ren­cia de pa­dre o de ma­dre?

-De am­bos, por­que mi ma­dre can­ta que te mue­res y mi pa­dre en­to­na sú­per bien, de­be ser la ra­zón de que en mi ca­sa siem­pre es­cu­che­mos mú­si­ca, pues aun­que mi fa­mi­lia ma­ter­na se de­di­ca­ba al cam­po, cuan­do ha­cía­mos la ma­tan­za can­tá­ba­mos mu­cho. To­dos los even­tos de nues­tra vida los re­cuer­do can­tan­do. -¿Qué ti­po de mú­si­ca le gusta es­cu­char?

-La de au­tor, yo to­co la ban­du­rria y la gui­ta­rra des­de los 7 años, y ten­go un pun­to Al­mo­dó­var que no se me qui­ta. Du­ran­te mi ado­les­cen­cia me gus­ta­ba el rap y el rock: esa mez­cla es lo que ha con­fi­gu­ra­do mi per­so­na­li­dad.

-Es la úni­ca can­tan­te que se ha­ce acom­pa­ñar de una in­tér­pre­te del len­gua­je de los sig­nos, ¿có­mo se le ocu­rrió la idea? -Bea y yo nos co­no­ci­mos en Bo­li­via ha­cien-

do coope­ra­ción, yo es­tu­dia­ba ter­ce­ro de Psi­co­lo­gía y ella tra­ba­ja­ba en un ins­ti­tu­to con alum­nos sor­dos. Des­de que la co­no­cí es­toy con­ven­ci­da de que Bea ha ve­ni­do a es­te mun­do pa­ra es­tar en un es­ce­na­rio y dar vi­si­bi­li­dad a esa len­gua tan poé­ti­ca y tan bo­ni­ta co­mo es la len­gua de sig­nos. A ve­ces es más fá­cil de lo que pen­sa­mos de­rri­bar ba­rre­ras, en es­te ca­so, es tan­ta la co­ne­xión que te­ne­mos que pa­re­ce­mos her­ma­nas. Ese pun­to es lo que ha­ce que nues­tros con­cier­tos sean es­pe­cia­les. -¿En qué sen­ti­do?

-En el sen­ti­do de que Bea es tan pro­ta­go­nis­ta co­mo yo, y eso es muy in­tere­san­te por­que cuan­do al­gu­na per­so­na sor­da vie­ne a ver­nos, re­cal­can mu­cho que gra­cias a ese pan­ta­lla­zo vi­sual pue­den ver a las dos, a mí can­tan­do y a ella tra­du­cien­do mis can­cio­nes, y eso es muy en­ri­que­ce­dor.

-So­bre to­do pa­ra co­lec­ti­vos de los que ape­nas se ocu­pan en los con­cier­tos.

-No­so­tras no só­lo lo ha­ce­mos pa­ra ellos, tam­bién pa­ra el res­to del pú­bli­co que así tie­ne la opor­tu­ni­dad de en­ten­der­nos me­jor.

-No se ol­vi­da de la vio­len­cia de gé­ne­ro: un dra­ma que ha cos­ta­do la vida a más de no­ve­cien­tas cin­cuen­ta mu­je­res.

-Erra­di­car una cul­tu­ra co­mo el ma­chis­mo no es fá­cil, es tan di­fí­cil que a ve­ces cuan­do ob­ser­vo a las ado­les­cen­tes y veo que al nor­ma­li­zar sus re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les per­mi­ten que les mi­ren sus te­lé­fo­nos, que les con­tro­len dón­de van y con quién, pien­so que es­tas pe­que­ñas me­chas son las que en­cien­den el fue­go de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Du­ran­te la ca­rre­ra fui alum­na de Psi­co­lo­gía de gé­ne­ro, pe­se a lo cual, a mí me ha pa­sa­do en mi pro­pia ca­sa, con mi pa­re­ja, ver­me de re­pen­te

me­ti­da en un lío, y ca­llar­me, acep­tar­lo con su­mi­sión, lo que de­mues­tra que nin­gu­na mu­jer es­tá a sal­vo de ser mal­tra­ta­da.

-Cuán­tas ve­ces ha­bre­mos oí­do aque­llo de: “aguan­ta, aguan­ta” a quie­nes se atre­vían a de­nun­ciar lo que pa­sa­ba en su ca­sas.

-A mí, cuan­do mi abue­la me lo de­cía, yo le pre­gun­ta­ba: ¿por qué hay que aguan­tar? En eso sí creo que la gen­te de mi ge­ne­ra­ción es­tá re­edu­can­do a sus ma­yo­res. Va­le que to­das esas co­sas vie­nen de un ca­to­li­cis­mo que an­te­po­nía la re­li­gión a cual­quier co­sa, pe­ro tam­bién se da­ba por la fal­ta de in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de la mu­jer. -¿Qué en­se­ñan­zas le trans­mi­te su abue­la?

-Mu­chí­si­mas co­sas den­tro de su ma­triar­ca­do su­mi­so. Me ha en­se­ña­do pre­ci­sa­men­te a ser in­de­pen­dien­te, a ha­cer lo que me gusta y lo que sé ha­cer.

-Ella di­ce que si eres pa­na­de­ro tie­nes que ha­cer las me­jo­res ba­rras de pan y si eres can­tan­te, las me­jo­res can­cio­nes. El te­ma de la hu­mil­dad es una ob­se­sión en mi ca­sa. Mi abue­la es la úni­ca que no se ale­gró cuan­do em­pe­cé a ser co­no­ci­da. -¿Por mie­do a que cam­bia­ra?

-En par­te sí, ella se ale­gra­ba de que triun­fa­ra en lo que más me gus­ta­ba, pe­ro le da­ba mie­do la ex­po­si­ción cons­tan­te. -Ges­tio­nar la fa­ma no es fá­cil.

-De­pen­de de quién te ro­dees, y yo me ro­deo de gen­te es­tu­pen­da que no me per­mi­ti­ría que me cre­ye­ra su­pe­rior a na­die. He ido a una te­ra­peu­ta ma­ra­vi­llo­sa pa­ra tra­tar es­te asun­to, fue cuan­do fir­mé mi primer con­tra­to con una gran dis­co­grá­fi­ca, y me dio el subidón, por eso qui­se ata­jar­lo rá­pi­do. Aho­ra, en cam­bio, necesito más de mis raí­ces, por­que ahí es don­de me sien­to có­mo­da y don­de no me van a en­ga­ñar. -Si tu­vie­ra que de­fi­nir­se, ¿qué re­sal­ta­ría de su per­so­na­li­dad?

-Que soy muy nor­mal, una enamo­ra­da de la vida, una cu­rran­ta, una per­so­na muy ho­nes­ta, muy en­tu­sias­ta, que cuan­do al­go me dis­gus­ta se me no­ta a la le­gua. -¿Qué o quién le ins­pi­ró “La puer­ta vio­le­ta” que tan­to éxi­to tie­ne?

-Es el sím­bo­lo del fe­mi­nis­mo, aun­que cuan­do la es­ta­ba com­po­nien­do no era muy cons­cien­te de lo que sig­ni­fi­ca­ba. Fue co­mo una re­gre­sión que me lle­va­ba a esas imá­ge­nes que no sa­bía de dón­de sur­gían, fi­nal­men­te lo vi cla­ro, es el re­sul­ta­do de un apren­di­za­je y de al­go que quie­ro mos­trar a la gen­te. -Hay mu­chas vi­ven­cias per­so­na­les en sus le­tras. ¿Por qué se im­pli­ca tan­to?

-Lo que vi­ves o su­fres es lo más fá­cil de es­cri­bir, por ejem­plo: ¿có­mo no me va a ins­pi­rar la his­to­ria de amor de mis pa­dres? Mi pa­dre fue sa­cer­do­te diez años, se enamo­ró de mi ma­dre, y se sa­lió, pe­ro a mí nun­ca me con­ta­ron esa his­to­ria. -¿Por qué?

-Por­que fue­ron muy cri­ti­ca­dos en su mo­men­to. Mi fa­mi­lia su­frió mu­cho por­que son muy cre­yen­tes y ese asun­to se con­vir­tió en un te­ma ta­bú pa­ra mí. Son asun­tos de los que no se ha­bla­ba en las ca­sas, co­mo no se ha­bla­ba de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca, y cuan­do se ha­ce es con vio­len­cia. To­da­vía hay gen­te jo­ven que se me­te con­mi­go por de­fen­der cier­tas co­sas co­mo el fe­mi­nis­mo y eso es pro­duc­to de la edu­ca­ción que he­mos re­ci­bi­do. -En su fa­mi­lia hu­bo des­apa­re­ci­dos en la gue­rra ci­vil…

-Mi tío abue­lo, al que yo he es­cri­to una can­ción, “Jus­to”, en la que ha­blo de la tris­te­za de mi abue­la has­ta que en­con­tra­ron sus res­tos en una fo­sa y pu­do dar­le se­pul-

tu­ra, lle­var­le flores y así po­der mo­rir en paz. Co­sa que no les ha pa­sa­do al res­to de sus her­ma­nas y a su ma­dre, que mu­rie­ron sin sa­ber dón­de es­ta­ba su hi­jo y her­mano. Quien me di­ce que me ol­vi­de de eso, es por­que no ha vi­vi­do la tra­ge­dia que su­po­ne no sa­ber dón­de es­tán los res­tos de un ser que­ri­do. Mi fa­mi­lia tu­vo que es­pe­rar 70 años pa­ra en­con­trar­los. -¿Le ha sor­pren­di­do la res­pues­ta de las jó­ve­nes a mo­vi­mien­tos co­mo MeeToo?

-No, aun­que fren­te a esa ola de fe­mi­nis­mo tam­bién se es­tán dan­do pa­sos atrás co­mo el pro­ta­go­ni­za­do por La ma­na­da, que no se sa­be a qué se de­be, por­que los pro­ta­go­nis­tas son jó­ve­nes, se su­po­ne que tie­nen otra men­ta­li­dad. -¿Te­me que sea una mo­da pa­sa­je­ra?

-Es­pe­ro que no, por eso es im­pres­cin­di­ble que esos cam­bios lle­guen pron­to al sis­te­ma edu­ca­ti­vo y yo, co­mo mu­jer, de­bo in­ten­tar no po­ner­le la zan­ca­di­lla a nin­gu­na mu­jer, por eso hay que in­ci­dir mu­cho en la igual­dad, tam­bién en­tre las pro­pias mu­je­res. Y no hay que ca­llar­se an­te las in­jus­ti­cias, si lo ha­ces par­ti­ci­pas de esa in­jus­ti­cia. -¿Ha­bla con su pa­dre de es­tos te­mas?

-Por su­pues­to, él es un de­fen­sor de la mu­jer, muy fe­mi­nis­ta, aun­que en mi ca­sa quien tie­ne la fuer­za fí­si­ca es mi ma­dre. Yo ten­go un her­mano ma­yor que se que­dó es­tu­dian­do en Albacete y cuan­do yo, con 18 años, de­ci­dí ir­me a es­tu­diar fue­ra de ca­sa, mi pa­dre lo acep­tó, por­que me ha edu­ca­do en li­ber­tad, y cuan­do me fui a Lon­dres a es­tu­diar in­glés, tam­bién me lo fa­ci­li­tó, nun­ca me pu­so im­pe­di­men­to a que si­guie­ra mi ca­mino. -¿Y cuan­do le di­jo que que­ría ser ar­tis­ta?

-Eso no le gus­ta­ba por­que le asus­ta­ba un mun­do que no co­no­cía, pe­ro to­do lo de­más que he que­ri­do ha­cer lo he he­cho. -¿Le gus­ta­ría te­ner hi­jos?

-Me en­can­ta­ría, por­que yo des­de pe­que­ña que­ría ser ma­dre, lo que ocu­rre es que es di­fí­cil pa­ra mí, no por los años que ten­go, 32, sino por mi equi­po, ten­dría que pa­rar y es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de. -Es otro de los han­di­caps de la mu­jer.

-Si las co­sas me van bien, o al me­nos co­mo aho­ra, qui­zá lle­gue un mo­men­to que en vez de com­po­ner me de­di­que a te­ner ni­ños y no pa­sa­ría na­da. Ten­go mi pa­re­ja, en ese as­pec­to me va muy bien. -¿Qué mun­do le gus­ta­ría de­jar a sus hi­jos cuan­do los ten­ga?

-Me gus­ta­ría que hu­bie­ra más em­pa­tía. Cuan­do no so­mos ca­pa­ces de po­ner­nos en la piel del otro es pa­ra mí una asig­na­tu­ra pen­dien­te, de pri­me­ro de hu­ma­ni­dad.

Ro­sa Vi­lla­cas­tín y Ro­za­lén, du­ran­te la en­tre­vis­ta, en el Ho­tel NH de San Pe­dro de Alcántara.

“Du­ran­te mi ado­les­cen­cia me gus­ta­ba el rap y el rock: esa mez­cla es lo que ha con­fi­gu­ra­do mi per­so­na­li­dad”, ase­gu­ra Ro­za­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.