ÁN­GEL AN­TO­NIO HE­RRE­RA REI­NA LE­TI­ZIA

Diez Minutos - - SUMARIO -

La rei­na de Es­pa­ña se lla­ma Le­ti­zia Or­tiz Ro­ca­so­lano, se­gún po­ne en el “de­neí”. Un día fue pe­rio­dis­ta, y lue­go ha vi­vi­do en Zar­zue­la, pre­via bo­da. Si nos po­ne­mos li­cen­cio­sos, di­ría­mos que hay dos Le­ti­zias, la par­ti­cu­lar, has­ta el ma­tri­mo­nio con Don Fe­li­pe, y lue­go la prin­ce­sa, que ya es rei­na. Pe­ro en ri­gor, só­lo hay una, que cum­ple 46 años el 15 de sep­tiem­bre.

Uno, si ha­ce ba­lan­ce, en­cuen­tra que se ha con­se­gui­do un con­sen­so, en su ofi­cio, con lo que ya no es Le­ti­zia, sino Do­ña Le­ti­zia, con re­ve­ren­cia de ma­jes­tad. Quie­ro de­cir que se opi­na mu­cho so­bre su fi­gu­ra, y no só­lo a propósito del ma­yor o me­nor acier­to in­du­men­ta­rio, mien­tras ya no pros­pe­ra tan­to la cen­su­ra ur­gen­te, y aca­so ma­li­cio­sa, co­mo an­ta­ño. A Le­ti­zia le cri­ti­ca­ban igual el abu­so de los ta­co­nes co­mo su au­sen­cia. Igual el áni­mo au­pa­do que el más o me­nos con­va­le­cien­te, aun­que ella es de es­pí­ri­tu con ta­co­nes al­tos. Es un cru­ce, a ve­ces, de cu­rio­si­dad y pro­to­co­lo. Y a ve­ces pue­de más la cu­rio­si­dad.

Me cons­ta que ha vi­vi­do con zo­zo­bra los epi­so­dios di­fí­ci­les de la mo­nar­quía, des­de el show de Ur­dan­ga­rin has­ta los tras­piés de Don Juan Car­los, pe­ro ahí es­tá, con em­pa­que de mu­jer de ca­rác­ter fir­me y for­ja­do. Lue­go es­tá la zo­na de “cor­te y con­fec­ción”, cla­ro, ese ra­to de es­ca­pa­ra­tis­mo que in­clu­ye su em­pleo, que no es un ra­to sino la vida en­te­ra. Por ahí, le han en­do­sa­do a ve­ces el afán de alum­na del es­ti­lo de Ra­nia de Jor­da­nia. No lle­ga­ría uno a de­cir tan­to, pe­ro tam­po­co to­ca hoy el dis­cu­tir las se­me­jan­zas, que sos­pe­cho que no le ha­cen gra­cia. Hay quie­nes se ocu­pan en de­ta­llar bio­gra­fías pa­ra­le­las, que lo son y no lo son, se­gún la ur­gen­cia con que se mi­re.

Pe­ro a lo que íba­mos. Es­tá a lo su­yo y ha lo­gra­do una fi­na lá­mi­na, en­tre la dis­tin­ción y el ner­vio, en­tre la jo­ya jus­ta y el co­lor pas­tel o men­ta. Eso, y los mo­de­la­zos ro­jos que a ve­ces se ha mar­ca­do, con triun­fos de apo­teo­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.