Nie­ves He­rre­ro “Pe­se a ser muy vi­ta­lis­ta, me cues­ta cum­plir años”

Diez Minutos - - ENTREVISTA - Por Ro­sa Vi­lla­cas­tín

Nie­ves He­rre­ro for­ma par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va au­dio­vi­sual de los es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, lo que la pe­rio­dis­ta bus­ca des­de ha­ce unos años es que se la re­co­noz­ca co­mo es­cri­to­ra, no­ve­lis­ta, su ver­da­de­ra gran pa­sión. Au­to­ra de va­rios li­bros, han si­do los dos úl­ti­mos los que más éxi­to han te­ni­do: “Lo que es­con­dían sus ojos”, y “Car­men”, el tes­ti­mo­nio no­ve­la­do de la hi­ja de Fran­co, con la que pa­só más de 40 ho­ras ha­blan­do de lo di­vino y lo hu­mano. Un li­bro en el que la hi­ja de Fran­co se da a co­no­cer co­mo mu­jer, co­mo ma­dre, co­mo tes­ti­go de pri­me­ra fi­la de una eta­pa de nues­tro país que a mu­chos les gus­ta­ría bo­rrar, pe­ro que ella reivin­di­ca en lo per­so­nal. Só­lo veía lo que que­ría ver o lo que le de­ja­ban ver. En to­do ca­so, un tes­ti­mo­nio sin du­da in­tere­san­te y de ra­bio­sa ac­tua­li­dad.

-Nie­ves, ¿de dón­de sa­ca tiem­po pa­ra ha­cer tan­tas co­sas?

-Aho­ra es­toy atra­pa­da es­cri­bien­do una nue­va no­ve­la, sin per­der de vis­ta una pró­xi­ma de la que es­toy re­co­gien­do do­cu­men­ta­ción. Soy muy ac­ti­va, siem­pre con va­rios pro­yec­tos en mar­cha.

-De­cía Um­bral que la ins­pi­ra­ción tie­ne que co­ger­te sen­ta­do an­te la má­qui­na de es­cri­bir.

-Es­toy to­tal­men­te de acuer­do: en mi ca­so, a la es­cri­tu­ra le de­di­co los fi­nes de se­ma­na y por las ma­ña­nas de 7,30 a 10,30. Más tiem­po no pue­do por­que ten­go ra­dio (pre­sen­ta y di­ri­ge el ma­ga­zín de tar­de de On­da Ma­drid) y otros com­pro­mi­sos la­bo­ra­les que ten­go, sin ol­vi­dar­me de los ami­gos a los que atiendo por­que a mí me gus­ta que ha­gan lo mis­mo con­mi­go. Tra­to de do­si­fi­car­me por­que el tiem­po no me da pa­ra más. -¿No se re­la­ja nun­ca? -Ha­cer lo que me gus­ta es lo que más me re­la­ja, aun­que in­ten­to ha­cer un po­co de de­por­te mien­tras es­cu­cho las no­ti­cias. An­tes iba a na­dar por­que me en­can­ta el agua, he­ren­cia de mi fa­mi­lia me­di­te­rrá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.