ÁN­GE­LA PON­CE

Diez Minutos - - SUMARIO - Por Ro­sa Vi­lla­cas­tín Fotos: Ge­ma Checa Ayu­dan­te: Fran Gi­la­rranz

Ro­sa Vi­lla­cas­tín en­tre­vis­ta a la pri­me­ra mo­de­lo es­pa­ño­la trans­gé­ne­ro que, tras lo­grar ser Miss Uni­ver­so Es­pa­ña, par­ti­ci­pa­rá en Miss Uni­ver­so. “De pe­que­ña ya me sen­tía una ni­ña y mis pa­dres me de­ja­ron fluir”, di­ce.

Si a cual­quie­ra de los or­ga­ni­za­do­res de los con­cur­sos de be­lle­za les lle­gan a de­cir ha­ce tan só­lo unos años que lle­ga­ría el día en el que una tran­se­xual se pre­sen­ta­ría al de Miss Uni­ver­so, se­gu­ro que no lo cree­ría. Pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do tan­to que por pri­me­ra vez en la his­to­ria una es­pa­ño­la, Án­ge­la Pon­ce, se­vi­lla­na de na­ci­mien­to, con­cur­sa­rá con­ven­ci­da de que la igual­dad no es un sue­ño, sino una reali­dad. Ga­nar­lo es un lo­gro que no só­lo de­pen­de de ella, pe­ro sí el ha­ber sor­tea­do mu­chos obs­tácu­los que la vi­da ha ido po­nien­do en su ca­mino, y que ella ha su­pe­ra­do gra­cias a su fuer­za de vo­lun­tad y a la ayu­da de sus pa­dres y her­ma­nos, que siem­pre la han alen­ta­do a se­guir ade­lan­te, sin mirar ha­cía atrás.

-Án­ge­la, cual­quie­ra di­ría que tie­ne la suer­te de ca­ra.

-Es ver­dad, por­que son mu­chas co­sas las que me es­tán pa­san­do y to­das bue­nas, co­mo la pre­pa­ra­ción pa­ra el con­cur­so de Miss Uni­ver­so que se ce­le­bra el 16 de di­ciem­bre en Bang­kok.

-¿Có­mo se pre­pa­ra pa­ra con­cur­sar en Miss Uni­ver­so?

-Re­ci­bo cla­ses de muy dis­tin­tas asig­na­tu­ras: por ejem­plo, hay pro­fe­so­res que vie­nen a mi casa, otros me en­se­ñan mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les, ora­to­ria, cla­ses de in­glés, to­do lo que pue­do ne­ce­si­tar pa­ra pre­sen­tar­me a un con­cur­so que lo ven mi­llo­nes de per­so­nas.

-¿Se sien­te segura com­pi­tien­do con mu­je­res tan be­llas?

-Sí, por­que ten­go un equi­po de muy bue­nos pro­fe­sio­na­les, con mu­cha ex­pe­rien­cia y eso me da tran­qui­li­dad. La ma­yo­ría de ellos son ve­ne­zo­la­nos, que vie­nen de una de las es­cue­las más im­por­tan­tes, la de Miss Ve­ne­zue­la, de don­de han sa­li­do mu­chas de las ga­na­do­ras de los con­cur­sos de be­lle­za más im­por­tan­tes del mun­do.

-¿Di­ría que es­tá re­ci­bien­do un cur­si­llo ace­le­ra­do?

-Sí, por­que yo pen­sa­ba que la ora­to­ria era lo más fá­cil pa­ra mí por­que só­lo te­nía que po­ner­me a ha­blar de lo que sé y de lo que soy, y re­sul­ta que es mu­cho más. No só­lo ten­go que ha­blar, tam­bién ten­go que apren­der len­gua­je cor­po­ral, mo­ver las ma­nos, los múscu­los de la ca­ra. Te di­ría que soy yo pe­ro en ver­sión me­jo­ra­da.

-¿Tam­bién le en­se­ñan có­mo su­pe­rar el mie­do es­cé­ni­co?

-Tam­bién; aho­ra bien, si te soy sin­ce­ra, por mu­chas cla­ses que me den, al fi­nal nun­ca sa­bes có­mo pue­des reac­cio­nar en mo­men­tos en los que es mu­cho lo que te jue­gas. Yo ten­go la ven­ta­ja de que he des­fi­la­do des­de que era muy jo­ven y eso me da cier­ta tran­qui­li­dad. Tra­ta­ré de en­fren­tar­me a ese mo­men­to tan de­ci­si­vo pa­ra mi ca­rre­ra y pa­ra mí, co­mo me­jor pue­da, uti­li­zan­do to­do lo que sé, to­do lo que he apren­di­do y lo que me dic­te mi in­tui­ción. Pe­ro si hay una co­sa que quie­ro ha­cer ese día, es dis­fru­tar es­ta opor­tu­ni­dad que me da la vi­da.

-¿Te­me crí­ti­cas co­mo la de Miss Co­lom­bia, que le ata­có por ser tran­se­xual?

-No, pe­ro no se lo ten­go en cuen­ta. Yo creo que ha ha­bla­do des­de el des­co­no­ci­mien­to por­que en Es­pa­ña es­tá per­mi­ti­do des­de ha­ce dos años que las tran­se­xua­les po­da­mos pre­sen­tar­nos al con­cur­so de Miss Uni­ver­so. Yo es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra eso y más. Si te di­go la ver­dad, un con­cur­so de be­lle­za no de­be ser muy dis­tin­to a una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, la di­fe­ren­cia es que só­lo va a sa­lir vic­to­rio­sa una. Yo in­ten­ta­ré ha­cer las co­sas bien, co­mo me han en­se­ña­do a ha­cer­las.

-¿De las Mis­ses que con­cur­san, cuál es su más pe­li­gro­sa ri­val?

-To­das son muy be­llas, es­pe­cial­men­te las de Chi­na, Ve­ne­zue­la y Su­dá­fri­ca, pe­ro en ge­ne­ral so­mos muy dis­tin­tas. Yo, al fi­nal, com­pi­to con­mi­go mis­ma, com­pi­to ha­cién­do­lo me­jor ma­ña­na de lo que lo he he­cho hoy.

-¿Quié­nes le acom­pa­ña­rán en es­te via­je a la glo­ria?

-Mis pa­dres, mi her­ma­na y to­da la fa­mi­lia. Ellos me di­cen que sea yo mis­ma y que dis­fru­te, que es­to ocu­rre una vez en la vi­da, y que de­bo sen­tir­me una pri­vi­le­gia­da por­que no to­das tie­nen la suer­te de con­cur­sar en Miss Uni­ver­so.

- ¿En al­gún mo­men­to so­ñó que lle­ga­ría tan le­jos?

-Sí, siem­pre he so­ña­do muy al­to, por eso he tra­ba­ja­do tan­to pa­ra lle­gar has­ta aquí. Esa ca­pa­ci­dad de so­ñar, de es­for­zar­me, de tra­tar de ser la me­jor pa­ra lle­gar le­jos, es lo

que me ha per­mi­ti­do que tú y yo es­te­mos ha­blan­do hoy aquí.

-Es­tá abrien­do ca­mino pa­ra que los y las tran­se­xua­les pue­dan tran­si­tar en li­ber­tad.

-Evi­den­te­men­te, rom­per ba­rre­ras es al­go que tra­to de lle­var a ca­bo lo me­jor que pue­do. No quie­ro sen­tir­me pre­sio­na­da. De la mis­ma ma­ne­ra que el res­to de las mu­je­res van con la ban­de­ra de su país, yo, ade­más de es­pa­ño­la, re­pre­sen­to la di­ver­si­dad de lo que es ser mu­jer.

-¿Qué sig­ni­fi­ca ser mu­jer pa­ra us­ted?

-Lo que ha si­do mi abue­la, mi ma­dre, lo que es una mu­jer con ras­gos asiá­ti­cos que se sien­te es­pa­ño­la.

-¿En qué mo­men­to de­jó de ser Án­gel pa­ra con­ver­tir­se en Án­ge­la?

-Yo nun­ca de­jé de ser una per­so­na pa­ra ser otra. Cuan­do era pe­que­ña ya me sen­tía ni­ña y co­mo mis pa­dres siem­pre me vie­ron así, me de­ja­ron fluir. Di­ga­mos que el trán­si­to fue pa­so a pa­so, has­ta que a los 18 años me die­ron el car­net de iden­ti­dad.

-¿Có­mo vi­vie­ron sus pa­dres la trans­for­ma­ción de hom­bre a mu­jer?

-Con nor­ma­li­dad: ellos han si­do un ejem­plo pa­ra mí y, de igual ma­ne­ra que apo­ya­ron a mi her­mano cuan­do que­ría ha­cer atle­tis­mo, me apo­ya­ron a mí cuan­do que­ría ju­gar con las mu­ñe­cas.

-¿La so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá pre­pa­ra­da pa­ra la Igual­dad, con ma­yús­cu­la?

-Aho­ra sí, cuan­do era una ni­ña no sa­bía po­ner­le nom­bre a lo que me pa­sa­ba, por­que na­die nos ha­bla­ba de la di­ver­si­dad, ni de las iden­ti­da­des que exis­ten en el mun­do, tam­po­co lo sa­bían mis com­pa­ñe­ros, y yo pa­ra ellos era la ra­ra, eso sí.

-¿Eso le mar­có?

-Al­go sí te mar­ca, por­que al no vi­vir esa di­ver­si­dad con nor­ma­li­dad, los com­pa­ñe­ros no te apo­yan, tam­po­co sa­ben có­mo reac­cio­nar. Si a eso le su­mas que na­die sa­bía có­mo edu­car­nos, có­mo tra­ba­jar es­ta reali­dad en el ca­so de que tu­vie­ras un chi­co que se sen­tía chi­ca, o al re­vés, eso te mar­ca.

-¿Sus pro­fe­so­res no le ayu­da­ban?

-Mis pro­fe­so­res me da­ban aten­cio­nes es­pe­cia­les, que a mí no me ayu­da­ban en na­da por­que yo no ne­ce­si­ta­ba aten­cio­nes es­pe­cia­les, sino que me ex­pli­ca­ran qué es­ta­ba pa­san­do pa­ra que tan­to yo co­mo mis com­pa­ñe­ros pu­dié­ra­mos en­ten­der­lo. Los ni­ños tie­nen me­nos pre­jui­cios que los ma­yo­res, de eso sí es­toy con­ven­ci­da.

-Cuan­do se enamo­ra por pri­me­ra vez, ¿co­mo reac­cio­na la otra per­so­na?

-Ufff… La pri­me­ra vez que yo me enamo­ré ten­dría 17 o 18 años, y fue de un amigo. Esa pri­me­ra vez a esa per­so­na le pu­die­ron los pre­jui­cios.

-¿Y des­pués?

-Me he en­con­tra­do con más de lo mis­mo. Gen­te que cuan­do se lo di­ces o sa­ben de ti, pien­san que les has en­ga­ña­do, y no es así. Ocu­rre que yo no ten­go por qué ir pre­go­nan­do mi se­xo, pe­ro pa­re­ce que las per­so­nas tran­se­xua­les te­ne­mos que pre­sen­tar­nos con un car­tel en la fren­te ex­pli­can­do lo que so­mos.

-Qué fuer­te, ¿ no?

-Sí por­que lle­gó un mo­men­to en mi vi­da en el que me ce­rré to­tal­men­te, no que­ría te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes a na­die, has­ta que to­do cam­bió.

-¿En qué sen­ti­do?

-Em­pe­cé a va­lo­rar­me más cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en el mun­do de la mo­da y, so­bre to­do, cuan­do co­men­cé a tra­ba­jar con la Fun­da­ción Da­nie­la, que se de­di­ca a ayu­dar a me­no­res y ado­les­cen­tes tran­se­xua­les, y eso me dio mu­cha con­fian­za y se­gu­ri­dad, tan­ta co­mo pa­ra no te­ner que dar ex­pli­ca­cio­nes a na­die. Al per­der el mie­do, to­do fluía y ya na­die me pre­gun­ta.

-¿Qué les di­ce a esos ado­les­cen­tes que vi­ven con des­con­cier­to su se­xua­li­dad?

-Lo que yo ha­go es tra­ba­jar mu­cho con los pa­dres pa­ra que no se an­gus­tien. Tam­bién voy con Áfri­ca, la vi­ce­pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Da­nie­la, a co­le­gios pa­ra ex­pli­car a los pro­fe­so­res las he­rra­mien­tas que tie­nen que uti­li­zar con sus alum­nos. A los más pe­que­ños, les cuen­to la his­to­ria de un pi­ra­ta que en el gar­fio tie­ne una flor, pa­ra que se abran y ha­blen de su si­tua­ción. Hay que ex­pli­car­les que igual que hay mu­chos ti­pos de plan­tas hay mu­chos ti­pos de per­so­nas.

-¿Qué ar­mas de­ben uti­li­zar pa­ra ha­cer fren­te a la dis­cri­mi­na­ción?

-Es muy im­por­tan­te el vo­ca­bu­la­rio que uti­li­za­mos, por­que en ese afán por no ha­cer­les da­ño, les es­ta­mos dis­cri­mi­nan­do. Hay que en­se­ñar­les a es­cu­char, a ob­ser­var: he­rra­mien­tas muy bá­si­cas que de­be­rían en­se­ñar­les en los co­le­gios.

-Hay par­ti­dos po­lí­ti­cos que quie­ren des­po­jar­les de sus de­re­chos, ¿hay un re­tro­ce­so?

-Ten­go la es­pe­ran­za de que eso no vuel­va a ocu­rrir. No re­cla­ma­mos más que los de­re­chos hu­ma­nos que ca­da per­so­na de­be te­ner. Yo ten­go de­re­cho a ser quien yo soy, a que cual­quier tran­se­xual ten­ga su DNI a los 18 años, don­de fi­gu­re su au­tén­ti­ca iden­ti­dad: eso no es un pri­vi­le­gio, es un de­re­cho.

-¿En su ado­les­cen­cia se sin­tió des­pro­te­gi­da por las ad­mi­nis­tra­cio­nes?

-Cla­ro, a los me­no­res en ge­ne­ral se les pro­te­ge mu­chí­si­mo, no así a los me­no­res “trans”. Yo has­ta que tu­ve los 18, Án­ge­la no exis­tía. Es más, cuan­do iba al mé­di­co me lla­ma­ban por un nom­bre con el que yo no me iden­ti­fi­ca­ba y la gen­te me mi­ra­ba co­mo a un bi­cho ra­ro.

-¿El mun­do de la mo­da es más abier­to, más li­be­ral?

-Con res­pec­to a es­te te­ma ca­da vez más por­que los di­se­ña­do­res, las em­pre­sas bus­can lo an­dró­gino, pe­ro hay de to­do. A mí me ha ocu­rri­do ir a un cas­ting, co­ger­me, y des­pués lla­mar­me pa­ra de­cir­me que no por­que han vis­to quién era en Instagram. La reali­dad es que no se atre­ven a ex­pli­car­te por qué te re­cha­zan.

-No pa­re­ce que ha­ya­mos ade­lan­ta­do mu­cho.

-Y me da mu­cha ra­bia. Yo creo que quie­nes ac­túan así de­be­rían po­ner en la puer­ta de sus es­ta­ble­ci­mien­tos: “No se acep­tan pe­rros, no se acep­tan tran­se­xua­les”. Es ab­sur­do que yo pue­da des­fi­lar con un ves­ti­do ma­ra­vi­llo­so y que des­pués no pue­da com­prár­me­lo en la tien­da. Es la do­ble mo­ral.

-¿Nos que­dan mu­chas ba­rre­ras por de­rri­bar?

-Mu­chas, por­que to­dos pre­su­men de li­be­ra­les, to­le­ran­tes, pe­ro a la ho­ra de la ver­dad, no lo son tan­to.

-Me asom­bra la na­tu­ra­li­dad con la que abor­da te­mas tan es­pi­no­sos.

-Por­que yo me quie­ro, me acep­to y me sien­to bien co­mo soy. Yo no me de­fino por lo que los de­más pue­dan pen­sar de mí, yo me de­fino por lo que sien­to.

-¿En qué cam­bia­ría su vi­da si ga­na el con­cur­so?

-Su­pon­dría un cam­bio bru­tal. Es al­go que me ima­gino to­das las no­ches, cam­bia­ría tan­to que ten­dría que ir­me a Nue­va York, via­jar por to­do el mun­do. Aun­que lo im­por­tan­te es to­do lo que he con­se­gui­do has­ta lle­gar aquí, en­tre otras co­sas que se ha­ble de mí y que gen­te con pre­jui­cios cam­bie su for­ma de pen­sar res­pec­to a las y los tran­se­xua­les.

-¿Lo ve po­si­ble?

-Sí, por­que lo que a mí me gus­ta­ría ade­más de ga­nar, es abor­dar to­do lo que im­pli­ca ser mu­jer: la de­sigual­dad la­bo­ral, no ir con mie­do por la ca­lle, y abor­dar to­do lo que nos in­cum­be, des­de mi pro­pia ex­pe­rien­cia co­mo miem­bro de un co­lec­ti­vo que ha es­ta­do en la os­cu­ri­dad des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

-¿Los con­cur­sos son un tram­po­lín pa­ra as­cen­der so­cial y pro­fe­sio­nal­men­te?

-En mi ca­so lo han si­do, por­que lle­vo 3 años tra­ba­jan­do en la Fun­da­ción Da­nie­la, un sue­ño que se ha he­cho reali­dad, pe­ro me gus­ta­ría tra­ba­jar en la ONU pa­ra apor­tar to­dos mis co­no­ci­mien­tos so­bre la tran­se­xua­li­dad, ya que ade­más de la mo­da siem­pre he es­ta­do li­ga­da a las per­so­nas ex­clui­das de la so­cie­dad.

Án­ge­la Pon­ce y Ro­sa Vi­lla­cas­tín, du­ran­te la en­tre­vis­ta.

Án­ge­la co­la­bo­ra con la Fun­da­ción Da­nie­la, ayu­dan­do a ado­les­cen­tes tran­se­xua­les.

Ga­nar Miss Uni­ver­so su­pon­dría un cam­bio bru­tal. Ten­dría que ir­me a Nue­va York y via­jar por to­do el mun­do”.

fa­vo­ri­ta Mi FO­TO por­que me la hi­cie­ron “Me gus­ta es­ta fotografía cla­se a ado­les­cen­tes cuan­do es­ta­ba dan­do una la Fun­da­ción Da­nie­la”. tran­se­xua­les, a tra­vés de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.