Ma­ría Teresa Cam­pos: “Nun­ca he des­pe­di­do a na­die” .........................

Diez Minutos - - SUMARIO - Je­sús Ma­ri­ñas

Se ha lle­va­do un buen dis­gus­to. La de­nun­cia in­ter­pues­ta por su em­plea­da del ho­gar, Ma­ría Sil­va, por “des­pi­do im­pro­ce­den­te” le ha caí­do co­mo un ja­rro de agua fría. Ma­ría Teresa Cam­pos nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do que esa mu­jer, que le sal­vó la vi­da tras su­frir el ic­tus, –fue la pri­me­ra en dar­se cuen­ta de que le pa­sa­ba al­go– y que ha es­ta­do a su la­do, de ma­ne­ra im­pe­ca­ble, du­ran­te los úl­ti­mos quin­ce años, no só­lo la ha­ya de­nun­cia­do sino que aho­ra le pi­da una in­dem­ni­za­ción de 10.000 eu­ros. Se­gún cuen­ta “In­for­ma­lia”, to­do em­pe­zó a fi­na­les de ve­rano, cuan­do Ma­ría, des­pués de tra­ba­jar unos días en Má­la­ga con Teresa Cam­pos –por los que co­bró 500 eu­ros– co­gió las va­ca­cio­nes que le co­rres­pon­dían y se mar­chó a Pe­rú. Has­ta aquí to­do co- rrec­to. Lo que no sa­bía Teresa es que el 6 de sep­tiem­bre, día que aca­ba­ba di­cho per­mi­so, Ma­ría no re­gre­sa­ría. “Me es­cri­bió un what­sApp in­dig­na­da en el que de­cía que por ella po­día que­dar­me en Pe­rú”, di­ce la ex em­plea­da. Se­gún ella, sus va­ca­cio­nes iban del 8 de agos­to al 8 de sep­tiem­bre.

“Yo te­nía el bi­lle­te pa­ra dos días des­pués. Si ella con­si­de­ró que me to­ma­ba más días de los que me co­rres­pon­dían, po­día ha­bér­me­lo des­con­ta­do o tra­ba­jar­le yo a ella más días, pe­ro me do­lió mu­chí­si­mo esa ac­ti­tud tan in­jus­ta cuan­do yo le he te­ni­do tan­to res­pe­to y se por­tó tan bien con­mi­go du­ran­te 15 años”, ha di­cho la pe­rua­na. Y con­ti­núa: “Si en vez de es­tar en Pe­rú yo hu­bie­ra es­ta­do más cer­ca, ha­bría ido co­rrien­do al re­ci­bir el men­sa­je, pe­ro no po­día cam­biar el bi­lle­te. Lue­go re­ci­bí una car­ta su­ya co­mo que yo ha­bía re­nun­cia­do a mi tra­ba­jo cuan­do eso no es cier­to. Ma­ría Teresa no quie­re re­co­no­cer que he si­do des­pe­di­da. Yo só­lo pi­do que me in­dem­ni­cen por los años tra­ba­ja­dos. Mi abo­ga­do cal­cu­la que son unos 10.000 eu­ros. Pe­ro de mo­men­to el abo­ga­do de Ma­ría Teresa se ha ne­ga­do”, ter­mi­na.

Por su­pues­to, la ver­sión de la Cam­pos dis­ta mu­cho de la pro­por­cio­na­da por su ex em­plea­da. He­mos ha­bla­do en ex­clu- si­va con la pre­sen­ta­do­ra, que no sa­le de su asom­bro y es­tá real­men­te tris­te: “Ma­ría no só­lo des­apa­re­ció sin dar ex­pli­ca­cio­nes, por­que no se in­cor­po­ró el 6 de sep­tiem­bre, –no sé con qué ar­gu­men­tos– sino que ade­más aho­ra pi­de una in­dem­ni­za­ción de 10.000 eu­ros”, con­fie­sa la rei­na te­le­vi­si­va.

“Nun­ca he des­pe­di­do a na­die. Sonsoles – su se­cre­ta­ria– lle­va con­mi­go vein­te años y Gus­ta­vo –su chó­fer– trein­ta” “Mis abo­ga­dos lle­van el te­ma por­que yo creo en la Jus­ti­cia. La ra­zón la tie­ne quien la tie­ne”

Y con­ti­núa, sin sa­lir del tran­ce con au­tén­ti­co alu­ci­ne: “Yo nun­ca he des­pe­di­do a na­die… Sonsoles –su im­pres­cin­di­ble se­cre­ta­ria– es­tá con­mi­go des­de ha­ce vein­te años y Gus­ta­vo –su chó­fer– trein­ta”.

CAR­MEN BO­RRE­GO: “HE­MOS HE­CHO TO­DO BIEN Y TE­NE­MOS PRUE­BAS” “No con­tes­tó a nu­me­ro­sas lla­ma­das y bu­ro­fax y se pro­ce­dió a la ba­ja la­bo­ral y le­gal”

En­ton­ces, ¿qué pa­só? La pe­rio­dis­ta tam­po­co en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción. “En sep­tiem­bre Ma­ría co­gió sus va­ca­cio­nes y via­jó a Pe­rú, pe­ro nun­ca re­gre­só y aho­ra di­ce que fue des­pe­di­da “sin mi­ra­mien­tos”. No dio ex­pli­ca­cio­nes ni co­men­tó las ra­zo­nes de tan ines­pe­ra­da “es­pan­tá”. Ma­ría fue la pri­me­ra que de­tec­tó el ic­tus que pa­de­cí, era un amor de en­tre­ga y con­fian­za. ¿Qué le ha­brá pa­sa­do pa­ra un com­por­ta­mien­to tan ex­tra­ño? No sal­go de mi asom­bro. No en­tien­do que me de­man­de re­cla­man­do no sé qué. Mis abo­ga­dos lle­van el te­ma por­que yo creo en la Jus­ti­cia. La ra­zón la tie­ne quien la tie­ne. Es lo más gran­de que po­día pa­sar­me. Por ella ha­bría pues­to las ma­nos en el fue­go.”

Quien tam­bién ha sa­li­do en de­fen­sa de su ma­dre ha si­do Car­men Bo­rre­go, que ha que­ri­do ex­pli­car lo que pa­ra ella es una trai­ción de la ex em­plea­da. “Ella te­nía un plan. No te­nía pre­vis­to vol­ver. He­mos vis­to que se ha­bía lle­va­do to­do de su ha­bi­ta­ción. La lla­ma­mos, pe­ro cam­bió de nú­me­ro e in­clu­so nos blo­queó en Fa­ce­book. El día 12 de sep­tiem­bre le man­da­mos un bu­ro­fax pa­ra de­cir­le que se­guía­mos es­pe­rán­do­la y que cuán­do pen­sa­ba re­in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo. Co­mo no con­tes­tó, se pro­ce­de a la ba­ja la­bo­ral y le­gal”. So­bre có­mo ha vi­vi­do su ma­dre es­ta no­ti­cia, Car­men es cla­ra: “No es­tá preo­cu­pa­da por­que sa­be que to­do es una es­tra­te­gia, sa­be que he­mos he­cho to­do bien y te­ne­mos prue­bas”, sen­ten­ció.

Sin em­bar­go, al ha­bla con Teresa ella ad­mi­te que se dis­gus­tó mu­cho: “Con­fío que al­gún día Ma­ría se ex­pli­que y pue­da jus­ti­fi­car­se pa­ra lle­gar a en­ten­der lo que en­cuen­tro inad­mi­si­ble”, ha di­cho. Y mu­cho más aho­ra que la pre­sen­ta­do­ra tie­ne por de­lan­te la mu­dan­za a su nue­vo ho­gar, un ado­sa­do de 350 me­tros cua­dra­dos en Ara­va­ca, Ma­drid.

Fotos: Agen­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.