Ka­te VS Meg­han,

Las ten­sio­nes en­tre Meg­han y Ka­te po­drían ser el mo­ti­vo de la re­pen­ti­na mu­dan­za de los du­ques de Sus­sex, que han de­ci­di­do ir­se de Ken­sing­ton. Pa­re­ce que la mu­jer de Harry es­tá en el pun­to de mi­ra pú­bli­co de­bi­do a su su­pues­to di­fí­cil ca­rác­ter.

Diez Minutos - - SUMARIO - Fo­tos: Agen­cias

cu­ña­das en gue­rra .....

SE­GÚN LA PREN­SA BRI­TÁ­NI­CA, LAS DUQUESAS “NO SE LLE­VAN BIEN”

Los ru­mo­res de una ma­la re­la­ción en­tre Ka­te y Meg­han se avi­va­ron cuan­do los du­ques de Sus­sex anun­cia­ron que se mu­da­ban. Harry y su es­po­sa de­jan su re­si­den­cia ofi­cial en el Pa­la­cio de Ken­sing­ton, don­de tie­nen co­mo ve­ci­nos a Gui­ller­mo y Ka­te, y se ins­ta­la­rán en Frogmore Hou­se, en los jar­di­nes del Cas­ti­llo de Wind­sor. La cu­ña­das de­ja­rán de ser ve­ci­nas. La pren­sa bri­tá­ni­ca ha­bla de frial­dad en­tre ellas. “The sun” es­pe­ci­fi­ca que “no se lle­van bien”.

Al mar­gen de la su­pues­ta ti­ran­tez en­tre las cu­ña­das, otros ex­per­tos apun­tan a que la mu­dan­za res­pon­de a un de­seo de Harry y su mu­jer de vi­vir con ma­yor pri­va­ci­dad jun­to a su be­bé.

La ten­sión en­tre las duquesas po­dría ha­ber afec­ta­do a Gui­ller­mo y Harry. Los prín­ci­pes, uña y car­ne des­de la in­fan­cia, es­ta­rían aho­ra un po­co dis­tan­cia­dos.

Isa­bel II tam­bién tu­vo sus dis­cre­pan­cias con la ex ac­triz. La Mo­nar­ca no apro­bó que Meg­han lu­cie­se ves­ti­do blan­co y ve­lo en su bo­da, ya que se tra­ta­ba de su se­gun­do en­la­ce. Ade­más, tu­vo una se­ria char­la con su nie­to so­bre “su di­fí­cil pro­me­ti­da”. Y a su com­ple­ja re­la­ción con la Fa­mi­lia Real, aho­ra Meg­han su­ma las crí­ti­cas de sus em­plea­dos. Al pa­re­cer, su ca­rác­ter des­pó­ti­co, que le ha va­li­do el apo­do de “Hu­ra­cán Meg­han”, ha pro­vo­ca­do que tres de sus tra­ba­ja­do­res ha­yan re­nun­cia­do a sus pues­tos de tra­ba­jo.

El des­pó­ti­co ca­rác­ter de Meg­han ha­bría pro­vo­ca­do que tres de sus em­plea­dos ha­yan re­nun­cia­do al pues­to

Ka­te Midd­le­ton (36) ha­bría ayu­da­do a Meg­han a adap­tar­se a su nue­va vi­da en la fa­mi­lia real.

Se­gún pu­bli­can los me­dios bri­tá­ni­cos, el ca­rác­ter des­pó­ti­co de Meg­han Mar­kle (37) ha­bría avi­va­do las ten­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.