Na­cho Pa­lau

La pa­ter­ni­dad de los ni­ños, la pa­tria po­tes­tad, ré­gi­men de vi­si­tas, va­ca­cio­nes, do­mi­ci­lio fa­mi­liar y pen­sión de ali­men­tos. Ade­más, so­li­ci­ta una in­dem­ni­za­ción.

Diez Minutos - - SUMARIO - D.M.

le pi­de to­do a Mi­guel Bo­sé.........

La ex pa­re­ja de Mi­guel Bo­sé pa­re­ce que ha ga­na­do la pri­me­ra ba­ta­lla con­tra el can­tan­te. El pa­sa­do 27 de no­viem­bre, el des­pa­cho de abo­ga­dos de Na­cho Pa­lau emi­tió un co­mu­ni­ca­do anun­cian­do que el juez ha­bía ad­mi­ti­do a trá­mi­te la de­man­da in­ter­pues­ta por el es­cul­tor. En ella, Na­cho, ade­más de sub­ra­yar que ha te­ni­do una re­la­ción i nin­te­rrum­pi­da con Bo­sé du­ran­te 26 años, le pi­de, tras su se­pa­ra­ción, lo que él con­si­de­ra “en de­fen­sa de los de­re­chos e in­tere­ses de sus hi­jos.” Es de­cir, pre­ten­de que el juez le de­cla­re pa­dre de los ni­ños por ha­ber­se com­por­ta­do co­mo tal du­ran­te sus sie­te años de vi­da y so­li­ci­ta las me­di­das tí­pi­cas en una se­pa­ra­ción: cus­to­dia, pa­tria po­tes­tad, ré­gi­men de vi­si­tas… Y es que Na­cho con­si­de­ra que aun­que los ni­ños Die­go y Ta­deo no son her­ma­nos de san­gre de Ivo y Tel­mo, sí se han cria­do co­mo tal. Y por eso de­be­rían, al me­nos, te­ner con­tac­to re­gla­do. Por si el juez no le con­si­de­ra­ra su pa­dre, su abo­ga­do de­fien­de en la de­man­da el tér­mino “alle­ga­do”– con­tem­pla­do por el Có­di­go Ci­vil– pa­ra po­der so­li­ci­tar di­cha re­la­ción en­tre los ni­ños.

Pre­ten­día un acuer­do

Ade­más, el es­cul­tor pre­ten­de con­se­guir una in­dem­ni­za­ción por los años que su­pues­ta­men­te ha tra­ba­ja­do en em­pre­sas de Bo­sé. Hay que re­cor­dar que él de­jó su tra­ba­jo de es­cul­tor pa­ra se­guir a Mi­guel por me­dio mun­do. Los dos úl­ti­mos años que vi­vie­ron en Panamá ya ha­bían ro­to, pe­ro Na­cho no vol­vió a Es­pa­ña por­que pre­ten­día man­te­ner a la fa­mi­lia uni­da. Pa­ra que fue­ra así, él se ins­ta­ló con el per­so­nal de ser­vi­cio en un apar­ta­men­to pe­ga­do a la ca­sa de Mi­guel. La co­sa se ten­só cuan­do el can­tan­te se ins­ta­ló en Mé­xi­co. Na­cho no te­nía nin­gu­na po­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pa­ra vi­vir allí y tu­vo que re­gre­sar a Es­pa­ña. Di­cen que el úl­ti­mo año y me­dio ha tra­ta­do de evi­tar los tri­bu­na­les y lle­gar a un acuer­do con su ex pa­re­ja, pe­ro el can­tan­te se ha­bría ne­ga­do en ro­tun­do. Ha­brá que es­pe­rar a ver qué di­ce el juez…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.