FLO­RES ATRAC­TI­VAS

¿No con­si­gues fotos in­tere­san­tes de flo­res? Aquí tie­nes téc­ni­cas prác­ti­cas y tru­cos sen­ci­llos pa­ra me­jo­rar tus re­sul­ta­dos

Digital Camera - - DISPARA -

Es­ta­mos en la me­jor épo­ca del año pa­ra fotografiar flo­res. El cam­po y los jar­di­nes es­tán más vi­vos que nun­ca, lle­nos de flo­res con pé­ta­los de­li­ca­dos, for­mas lla­ma­ti­vas y co­lo­res vi­vos. En las zo­nas más bos­co­sas flo­re­cen prí­mu­las y cam­pa­ni­llas, mien­tras que en los pra­dos se pue­den en­con­trar mar­ga­ri­tas y ama­po­las. Des­pués de la mo­no­to­nía del in­vierno, no hay na­da me­jor que co­ger una D-SLR con un ma­cro e ir al cam­po.

No obs­tan­te, por mu­cho que en­cuen­tres flo­res fan­tás­ti­cas, eso no sig­ni­fi­ca que tus dis­pa­ros va­yan a que­dar bien. A veces, las fo­to­gra­fías de flo­res que­dan tan so­sas que pa­re­cen de un ca­tá­lo­go cien­tí­fi­co, tie­nes que es­for­zar­te por con­se­guir imá­ge­nes es­té­ti­cas, no sim­ple­men­te des­crip­ti­vas. Exis­ten in­fi­ni­dad de téc­ni­cas y tru­cos que pue­den ayu­dar­te a con­se­guir re­sul­ta­dos lla­ma­ti­vos, y en el fon­do da igual op­tar por uno u otro, la cues­tión es con­se­guir algo con es­ti­lo. En ge­ne­ral, es me­jor uti­li­zar un gran an­gu­lar o dis­pa­rar des­de muy cer­ca.

Lo pri­me­ro es pen­sar en el en­torno y en el fon­do de la ima­gen, no es lo mis­mo en­cua­drar

una flor que un ra­mi­lle­te. Si es­tás de­lan­te de una al­fom­bra de flo­res sal­va­jes, por ejem­plo, de­be­rías usar un gran an­gu­lar que cap­tu­re to­da la ex­ten­sión de la es­ce­na. Pa­ra que el pra­do de flo­res pa­rez­ca enor­me, te aconsejamos co­lo­car­te jus­to de­lan­te de las pri­me­ras flo­res.

El cie­lo tam­bién es un ele­men­to im­por­tan­te. Los cie­los muy azu­les (co­mo el de la ima­gen in­fe­rior) se com­ple­men­tan muy bien con los cam­pos de flo­res ama­ri­llas o ro­jas, so­bre to­do si hay al­gu­na nu­be, así que a veces es me­jor in­cluir el cie­lo. Por el con­tra­rio, los cie­los gri­sá­ceos muy uni­for­mes no son in­tere­san­tes y ade­más no que­dan bien, es me­jor que se vean po­co o na­da.

Si quie­res ha­cer una fo­to­gra­fía de una so­la flor, lo ló­gi­co es op­tar por un ma­cro, por­que per­mi­te en­cua­drar bien la flor o in­clu­so un pé­ta­lo. Pa­ra no te­ner pro­ble­mas de som­bras, man­chas bri­llan­tes y re­fle­jos es me­jor que la ilu­mi­na­ción sea sua­ve, y eso so­lo se con­si­gue si el cie­lo está nu­bla­do. Ade­más, si la luz es sua­ve se ven me­jor los de­ta­lles de­li­ca­dos de los pé­ta­los y otras ca­rac­te­rís­ti­cas de la flor, co­mo los co­lo­res y las tex­tu­ras.

ACÉR­CA­TE

Pa­ra tra­ba­jar con un ma­cro hay que te­ner pa­cien­cia, so­bre to­do por­que si te mue­ves, aun­que so­lo sea un po­co, la com­po­si­ción de la ima­gen cam­bia­rá ra­di­cal­men­te. Por otro la­do tie­nes que fi­jar­te en la pro­fun­di­dad de cam­po, o más bien en la au­sen­cia de es­ta. Si quie­res con­se­guir la má­xi­ma pro­fun­di­dad de cam­po po­si­ble, dis­pa­ra con una aper­tu­ra re­du­ci­da. Si pre­fie­res cen­trar­te en la for­ma y el co­lor, prue­ba con una aper­tu­ra am­plia que des­en­fo­que los de­ta­lles y ge­ne­re re­sul­ta­dos más abs­trac­tos.

Ob­via­men­te, en el mundo flo­ral no to­do son gran­des an­gu­la­res y ma­cros, pa­ra ais­lar una flor o un ra­mi­lle­te de su en­torno es me­jor op­tar por un te­le­ob­je­ti­vo pe­que­ño, o in­clu­so gran­de. Los te­les ofre­cen me­nos pro­fun­di­dad de cam­po, lo que per­mi­te en­fo­car el ele­men­to prin­ci­pal y desenfocar el fon­do (y el pri­mer plano). Es­ta téc­ni­ca acen­túa la pre­sen­cia de la flor, y ade­más ayu­da a con­se­guir com­po­si­cio­nes sen­ci­llas y com­bi­na­cio­nes de co­lo­res lla­ma­ti­vas.

Si es­tás en un pra­do de flo­res y el cie­lo es atrac­ti­vo, uti­li­za un gran an­gu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.