Sua­ve mo­vi­mien­to

Ha cre­ci­do ba­jo el am­pa­ro del can­tan­te Rod Ste­wart y de la top mo­del Ra­chel Hun­ter, y ha en­con­tra­do en el bai­le su fuen­te de ins­pi­ra­ción. Su dul­ce ros­tro y su cuer­po per­fec­to crean la ar­mo­nía de la dan­za.

DT - - SELECTED - TEX­TO TRIL­CE SANZ FO­TO

Se ha des­per­ta­do a las 4 de la ma­ña­na, su avión se ha re­tra­sa­do dos ho­ras y aca­ba de lle­gar al ho­tel Only You de Ma­drid co­mo em­ba­ja­do­ra del cham­pán Veu­ve Clic­quot ba­jo el in­cle­men­te sol de ju­nio. Pe­ro, aún así, la be­lle­za no la aban­do­na. Por­que, an­te cual­quier si­tua­ción, Re­nee Ste­wart (Lon­dres, 1992) si­gue sien­do un bombón. No en vano es hi­ja de la top mo­del Ra­chel Hun­ter, “una fuen­te de ins­pi­ra­ción” pa­ra ella, y del roc­ke­ro Rod Ste­wart. Po­dría ha­ber si­do eclip­sa­da por sus per­so­na­li­da­des, pe­ro quien cre­ce ba­jo el signo de la crea­ti­vi­dad en­cuen­tra su camino: “ten­go mu­chas pa­sio­nes y mis pa­dres eran muy abier­tos a lo que que­ría”. Y así, aun­que tam­bién mo­de­lo, ella es an­te to­do bai­la­ri­na: “em­pe­cé bai­lan­do cuan­do te­nía 6 ó 7 años”. Y tras un camino ar­duo, ha ha­lla­do sus ideas so­bre la pro­fe­sión: “es un equi­li­brio en­tre los bailarines en el es­ce­na­rio”. Pa­ra ella, “mo­ver­se es crear mar­cas geo­grá­fi­cas en el es­ce­na­rio”. Y vis­to lo vis­to, tam­bién es crear de­seo. O es lo que ocu­rre cuan­do se mue­ve por la te­rra­za don­de es­ta­mos. No ha dor­mi­do ape­nas, pe­ro da igual, lo que uno quie­re es ver­la bai­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.