‘Mad­ches­ter’

Tras Li­ver­pool, la mú­si­ca se tras­la­dó a Man­ches­ter, que fue el fo­co del rock al­ter­na­ti­vo en los 80´s y 90´s. Aquí re­co­rre­mos sus lu­ga­res em­ble­má­ti­cos.

DT - - SELECTED THE MOVIDA - TEX­TO RA­FAEL VIDAL FO­TOS

En Man­ches­ter ha ha­bi­do dos re­vo­lu­cio­nes. La pri­me­ra, la in­dus­trial, cam­bió pa­ra siem­pre nues­tras for­mas de vi­da (el tra­ba­jo asa­la­ria­do, el im­pe­rio del tiem­po, la cla­se so­cial). La se­gun­da, la mu­si­cal, cam­bió pa­ra siem­pre nues­tra for­ma de es­cu­char la vi­da. Fue el “Mad­ches­ter”, una au­tén­ti­ca con­vul­sión mu­si­cal que es­ta­lló en los 80´s y 90´s, y cu­yo nom­bre pro­ce­de del EP de Happy Mon­days “Mad­ches­ter Ra­ve On”. Con ella, co­no­ci­mos gru­pos que son, ya, nues­tra ban­da so­no­ra: los pio­ne­ros Joy Di­vi­sion, New Or­der o The Smiths; la cres­ta de la ola con The Sto­ne Ro­ses, Happy Mon­days o The Ins­pi­ral Car­pets; la su­bli­me re­sa­ca del brit­pop de Oa­sis. Y, sin em­bar­go, aún con un si­glo de dis­tan­cia, las dos re­vo­lu­cio­nes se re­fle­jan en­tre sí. Si Man­ches­ter vi­vió una mo­vi­da mu­si­cal fue por­que vi­vió una mo­vi­da in­dus­trial que con­fi­gu­ró un es­pa­cio ur­bano pe­cu­liar: ba­rrios cén­tri­cos lle­nos de fá­bri­cas aban­do­nas, es­ca­sos ve­ci­nos y mu­cho edi­fi­cios por ocu­par. En­tre un cie­lo de puen­tes de hie­rro y un sue­lo de ca­na- les, bu­llían las fies­tas ile­ga­les que ape­nas fre­cuen­ta­ba la po­li­cía. Tras el la­dri­llo ro­jo que edi­fi­ca la ciu­dad pal­pi­ta­ba una au­tén­ti­ca re­vuel­ta mu­si­cal, que alar­ga­ba la no­che has­ta el al­ba tras el cie­rre de los clubs a las 23 h. Aun­que hay mu­chos otros fac­to­res: el fun­da­men­tal, el pro­duc­tor Tony Wil­son, pro­mo­tor del se­llo The Fac­tory Re­cords, due­ño de va­rios clubs y al­guien ca­paz de arrui­nar­se por lo­grar gra­bar el me­jor acor­de en un vi­ni­lo. Tam­bién la lle­ga­da del éx­ta­sis, que ha­cía que la fies­ta fue­se, más que un bai­le, una ex­pe­rien­cia. In­clu­so el cli­ma llu­vio­so, que lle­va­ba a los jó­ve­nes a re­fu­giar­se en sus ga­ra­jes a com­po­ner mú­si­ca.

Pe­ro son to­do abs­trac­cio­nes. Lo que im­por­ta es el es­pí­ri­tu de esa ju­ven­tud. Y to­da­vía per­vi­ve en Craig Gill, ba­te­ría de The Ins­pi­ral Car­pets y guía por es­tos rin­co­nes del Man­ches­ter mu­si­cal. “Fue­ron unos años muy lo­cos”. Lo di­ce al­guien que los vi­vió y que tra­ta de traer­los a la vi­da en un tour que re­co­rre los es­pa­cios exis­ten­cia­les de las ban­das más mí­ti­cas de la ciu­dad.

Vis­ta de Castle­field, an­ti­gua zo­na in­dus­trial lle­na de ca­na­les. A la iz­quier­da, los apar­ta­men­tos que aho­ra ocu­pan el es­pa­cio del mí­ti­co club The Haçien­da. Nues­tro guía, el ba­te­ría de The Ins­pi­ral Car­pets, Craig Gill. To­da la ciu­dad de Man­ches­ter es­tá sur­ca­da por gra­fi­tis de ban­das mu­si­ca­les.

3 y 4.

1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.