Au­to­ri­dad y ca­ri­cia

El or­fe­bre de nues­tros me­jo­res ac­to­res es, pa­ra ellos, mi­tad gu­rú, mi­tad ami­go. Juan Car­los Corazza sa­be mol­dear a glo­rias en la ac­tua­ción y re­vol­ver las tri­pas de los más inex­per­tos.

DT - - SELECTED SEX SYMBOL - TEX­TO MARÍA SE­GA­DE.

Acos­tum­bra­dos a vi­vir en un mun­do don­de vi­bra más el mó­vil que el co­ra­zón, se ob­via el nom­bre del ca­je­ro del sú­per y re­co­no­cer la ig­no­ran­cia es una de­bi­li­dad, no sor­pren­de que cuan­do un gru­po de pe­rio­dis­tas se en­fren­tan a un ta­ller de tea­tro di­ri­gi­do por Juan Car­los Corazza (Río Cuar­to, s. XX), a años luz de su zo­na de con­fort, pa­sen cosas. Apro­ve­chan­do el ho­me­na­je del whisky Glen­fid­dich a su va­lien­te fun­da­dor Wi­lliam Grant, que aban­do­nó to­do pa­ra mon­tar la des­ti­le­ría, los co­mu­ni­ca­do­res ex­pe­ri­men­ta­ron có­mo es in­ter­pre­tar a un per­so­na­je de­ci­di­do. Se sos­tu­vie­ron la mi­ra­da, dan­za­ron, gri­ta­ron an­te bu­ta­cas va­cías: “Yo du­do. Yo de­ci­do”. Y, tras dos ho­ras, se se­ca­ron las lá­gri­mas, se cal­ma­ron el pe­cho y en­ten­die­ron el ar­te del tea­tro.

¿Es el tea­tro la nue­va con­sul­ta del psi­có­lo­go?

El tea­tro es una in­vi­ta­ción a com­pren­der más al ser hu­mano. Más y me­jor. Por lo tan­to es im­por­tan­te en mi tra­ba­jo en­ten­der có­mo son las per­so­nas. No en­fo­co mi tra­ba­jo a lo psi­co­ló­gi­co, so­lo a una ex­pre­sión ar­tís­ti­ca que es lo que se bus­ca, pe­ro es­tá he­cha de hu­ma­ni­dad. Quie­nes nos de­di­ca­mos a es­to te­ne­mos que sa­ber un po­co de la com­ple­ji­dad del hom­bre, de sus con­tra­dic­cio­nes. Los per­so­na­jes re­ve­lan cosas pro­pias que pue­den ayu­dar a me­jo­rar la vi­da o a ser más fe­liz.

¿Gra­cias al tea­tro en­tien­des me­jor el mun­do que te ro­dea?

Sin du­da. So­bre to­do me en­tien­do me­jor a mí. En Es­pa­ña lle­vo 26 años ha­cien­do tea­tro pe­ro des­de que na­cí ten­go es­ta vo­ca­ción.

¿Cuál es tu pri­mer re­cuer­do con es­te ar­te?

Ya en la pri­me­ra in­fan­cia di­ri­gía a mis com­pa­ñe­ros, ac­tua­ba y ar­ma­ba his­to­rias sin ha­ber vis­to ni si­quie­ra tea­tro. Es al­go irra­cio­nal. Pro­ba­ble­men­te pa­ra es­to fue de­ci­si­vo el apo­yo de los maes­tros que tu­ve en la es­cue­la. A la ho­ra de te­ner que ha­cer al­gu­na fun­ción es­co­lar yo me in­vo­lu­cra­ba, ellos me lo per­mi­tían y me es­ti­mu­la­ban. El apo­yo en la edu­ca­ción pa­ra la vo­ca­ción de un ni­ño es muy im­por­tan­te. A ve­ces los maes­tros no sa­ben cuán­to pue­den lle­gar a in­fluir en el camino de una per­so­na.

¿Con Es­tu­dio Corazza to­mas el re­le­vo de tus men­to­res?

Pro­ba­ble­men­te. Yo tu­ve un maes­tro muy im­por­tan­te, Car­los Gal­don­fo, y sien­to que mi Es­tu­dio lo ho­me­na­jea de al­gu­na ma­ne­ra. Una for­ma de agra­de­cer a los que nos en­se­ñan es to­mar ese sa­ber que nos dan y, si es po­si­ble, me­jo­rar­lo.

Co­mo pro­fe­sor, ¿al­gu­na vez tu­vis­te que di­sua­dir a un alumno por su fal­ta de ap­ti­tu­des?

Par­te de mi tra­ba­jo es acom­pa­ñar a la per­so­na pa­ra que vea por sí mis­ma si va­le o no. Pue­do dar­le a co­no­cer sus li­mi­ta­cio­nes o sus ap­ti­tu­des, pe­ro la de­ci­sión vie­ne de su pro­pia conciencia. Hay gen­te que ama mu­cho el tea­tro y que tie­ne me­nos cua­li­da­des pe­ro ese amor ha­ce que per­sis­ta o que tra­ba­je en al­go re­la­cio­na­do con el es­pec­tácu­lo: dan­za, es­cri­tu­ra, pro­duc­ción…

¿Cuál es tu obra de tea­tro pre­fe­ri­da?

“La ga­vio­ta”. Tra­to de ver to­das las re­pre­sen­ta­cio­nes que hay. Es una re­fle­xión so­bre el amor, la vi­da y el ar­te. Có­mo pue­den ir jun­tos o ir en con­flic­to. Me fas­ci­na. Aun­que to­das las obras de Sha­kes­pea­re me fas­ci­nan y tra­to de no per­der­me nin­gu­na de sus pues­tas en es­ce­na.

He­mos ex­pe­ri­men­ta­do mu­chas for­mas de tra­ba­jar la ac­tua­ción: si­llas en­fren­ta­das, bai­les, can­cio­nes, re­pe­ti­cio­nes…

El es­pí­ri­tu de crea­ti­vi­dad, la va­rie­dad y el hu­mor en el tea­tro es muy im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio. Que no se con­fun­da con fri­vo­li­dad o su­per­fi­cia­li­dad. A ve­ces las ar­tes que­dan un po­co con­ta­gia­das por cier­ta li­ge­re­za no bue­na. La mo­da “light”. La pro­fun­di­dad no es­tá re­ñi­da con lo ameno y el tea­tro es vi­ta­li­dad por de­fi­ni­ción. To­das esas ac­ti­vi­da­des son fór­mu­las pa­ra lo­grar­la.

¿Se de­be ha­cer más hin­ca­pié en las ar­tes?

To­tal­men­te. Es­tas ac­ti­vi­da­des ne­ce­si­tan ser más es­ti­mu­la­das y me­jor trans­mi­ti­das en la es­cue­la. Pin­tu­ra, mú­si­ca… tie­nen que ser ac­ce­si­bles pa­ra los ni­ños. Que pa­sen por ellas aun­que ter­mi­nen de cien­tí­fi­cos.

¿Có­mo ves la pues­ta en es­ce­na es­pa­ño­la?

Es­pa­ña se ha mo­der­ni­za­do. Los ac­to­res cui­dan más su ofi­cio. Las ac­tua­cio­nes más cli­ché, acar­to­na­das o es­te­reo­ti­pa­das se han ido de­jan­do de la­do. An­tes se pe­ca­ba de mala sa­lud ar­tís­ti­ca. Se veía más ac­to­res con ten­den­cia a re­pe­tir­se, a en­ca­si­llar­se... Aho­ra va­rían, lo que im­pli­ca mu­cho co­ra­je. Ca­da pa­pel tie­ne que ser co­mo aso­mar­se o ima­gi­nar una nue­va vi­da.

¿Echas en fal­ta al­gún per­so­na­je en Es­pa­ña?

Echo en fal­ta a Sha­kes­pea­re en la te­le­vi­sión. Ten­dría que ha­ber lu­gar pa­ra él en los pro­gra­mas. In­clu­so en los con­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.