CUEN­TOS DE TO­KIO

PO­NER UN PIE EN TO­KIO, ES GO­ZAR DE UNA CUL­TU­RA MILENARIA FORRADA DE TEC­NO­LO­GÍA, QUE NO DE­JA A NA­DIE IN­DI­FE­REN­TE. UNA CO­CI­NA DI­REC­TA A LOS SEN­TI­DOS, KI­LÓ­ME­TROS DE CEN­TROS CO­MER­CIA­LES, TRA­DI­CIO­NES ANCESTRALES, UNA MA­RA­BUN­TA DE PER­SO­NAS, Y UNA ANIMADA NO­CHE

DT - - CONTENTO - TEX­TO Y FOTOS: LU­CAS VALLECILLOS.

Vi­si­ta­mos la ca­pi­tal del país del sol na­cien­te, y des­cu­bri­mos la asom­bro­sa mez­cla en­tre tra­di­ción y mo­der­ni­dad, en­tre sa­mu­ráis y aman­tes del man­ga.

Ac­tual­men­te la ca­pi­tal ni­po­na es una de las ciu­da­des más es­nob del pla­ne­ta, sus ca­lles se han con­ver­ti­do en una pa­sa­re­la de “fas­hion vic­tims” y exis­ten áreas de la ur­be de­di­ca­das ca­si en ex­clu­si­va a las úl­ti­mas ten­den­cias. Uno de los ma­yo­res ejem­plos es el dis­tri­to de Shi­bu­ya, don­de el fu­tu­ro pa­re­ce pre­sen­te; ba­jo la luz de neo­nes e in­men­sas pan­ta­llas que bom­bar­dean con anun­cios, que in­clu­so tie­nen so­ni­do, se mue­ve una mul­ti­tud en­tre la que pre­do­mi­nan ado­les­cen­tes en bus­ca de las úl­ti­mas no­ve­da­des para in­cor­po­rar­las a su ves­tua­rio. Aquí un gran nú­me­ro de tien­das y al­gu­nos cen­tros co­mer­cia­les, en­tre los que des­ta­ca el afa­ma­do edi­fi­cio 109 que aco­ge el mis­mo nú­me­ro de tien­das que le da nom­bre, ofre­cen lo úl­ti­mo de lo úl­ti­mo a los mo­der­ni­llos to­kio­tas. En la zo­na tam­bién abun­dan los sa­lo­nes re­crea­ti­vos, hay edi­fi­cios en­te­ros de­di­ca­dos a ellos, los Pa­chin­ko (salas de má­qui­nas tra­ga­pe­rras) y los lo­ve hotels, ho­te­les de ci­tas muy fa­mo­sos en­tre las jó­ve­nes pa­re­jas, y los adúl­te­ros, con fan­ta­sio­sas ha­bi­ta­cio­nes. Otro em­pla­za­mien­to don­de se pue­de ver a la ju­ven­tud ja­po­ne­sa en su má­xi­ma efer­ves­cen­cia es en Ha­ra­yu­ku. Aquí es­tá ubi­ca­do el ca­lle­jón de Ta­kes­hi­ta Do­ri, re­ple­to de tien­das, pe­lu­que­rías y ba­res, que sur­ten con gran ima­gi­na­ción a una fau­na au­tóc­to­na que vi­ve con pa­sión la mo­da y siem­pre an­da se­dien­ta de no­ve­da­des. El via­je­ro se­lec­to, que hu­ye de las es­tri­den­cias y bus­ca la ele­gan­cia, pue­de pa­sear por la ve­ci­na ave­ni­da de Omo­te­san­do don­de es­tán ubi­ca­das las fir­mas in­ter­na­cio­na­les de mo­da más pun­te­ras en edi­fi­cios le­van­ta­dos por emi­nen­tes ar­qui­tec­tos co­mo Ken­zo Tan­ge o Her­zog & de Meu­ron. O di­ri­gir sus pa­sos al ex­clu­si­vo ba­rrio de Gin­za, don­de se ha­yan las me­jo­res tien­das, res­tau­ran­tes y clu­bes de la ciu­dad. Son los Cam­pos Elí­seos de la ca­pi­tal ni­po­na; el me­jor día de la se­ma­na para vi­si­tar es­te ba­rrio es el do­min­go, cuan­do cie­rran la gran Ave­ni­da de Gin­za para tras­for­mar­la en pea­to­nal tor­nán­do­se en uno de los es­pa­cios ur­ba­nos más ani­ma­dos de To­kio. En sus in­me­dia­cio­nes, jun­to al mar, es­ta el mer­ca­do de Tsu­ki­ji; la lon­ja de pes­ca­do más gran­de de Asia. Si se tie­ne buen ma­dru­gar o apro­ve­chan­do el in­som­nio que pro­vo­ca du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na el cam­bio ho­ra­rio, es real­men­te atrac­ti­vo asis­tir a la subas­ta que se rea­li­za en torno a las 5 de la ma­ña­na, lue­go pue­de uno dar­se un me­re­ci­do ho­me­na­je desa­yu­nan­do en los res­tau­ran­tes que hay den­tro del mer­ca­do y en su ve­cin­dad, don­de sir­ven un ma­ris­co y pes­ca­do ex­qui­si­to.

La más ra­bio­sa ac­tua­li­dad so­cial se cue­ce en el ba­rrio de Shi­mo­ki­ta­za­wa.El lu­gar que emer­ge con más fuer­za a día de hoy en la ca­pi­tal ja­po­ne­sa, es al­go así co­mo lo que fue­ron ha­ce unos años Fuencarral en Ma­drid o el Borne en Bar­ce­lo­na. Sus ca­lles vi­ven una con­ti­nua efer­ves­cen­cia, re­bo­san de jó­ve­nes que bus­can una al­ter­na­ti­va a los desor­bi­ta­dos pre­cios del cen­tro, aun­que es­tá a tan só­lo una pa­ra­da de Shi­bu­ya con la lí­nea de me­tro es­press de Keio Ino­kas­hi­ra. Hay que per­der­se por su en­tra­ma­do la­be­rín­ti­co, de di­fí­cil orien­ta­ción, don­de los ori­gi­na­rios del ba­rrio con­vi­ven con los mo­der­nos re­cién lle­ga­dos que se han ins­ta­la­do en la zo­na y des­cu­brir sus en­can­tos. Aquí to­do pa­re­ce es­tar en con­ti­nua agi­ta­ción, so­bre­to­do du­ran­te los fi­nes de se­ma­na cuan­do re­ci­be un gran nú­me­ro de jó­ve­nes que de­ci­den op­tar por una al­ter­na­ti­va más bohe­mia, fren­te a los so­fis­ti­ca­dos lo­ca­les de Shi­bu­ya o Ta­kes­hi­ta Do­ri. Si hay al­go se mue­ve a una ve­lo­ci­dad un po­co más al­ta que el res­to de la ciu­dad, sin nin­gu­na du­da es Shi­mo­ki­ta­za­wa.

Na­da co­mo ob­ser­var To­kio des­de al­guno de los im­pre­sio­nan­tes mi­ra­do­res que ofre­cen mu­chos de sus ras­ca­cie­los para des­pe­dir­se de ella. Aquí van tres de los más sor­pren­den­tes. El mi­ra­dor que rom­pe en­tre los To­kio­tas des­de que se abrió en 2012 es el que brin­da la to­rre de co­mu­ni­ca­cio­nes Sky­tree, que es la cons­truc­ción más al­ta de la ciu­dad; en un día des­pe­ja­do se pue­de ver el Mon­te Fu­ji y para ac­ce­der hay que pa­sar va­rias ho­ras en la co­la. El se­gun­do y el úni­co de to­da la ciu­dad que es gra­tis lo en­con­tra- rás en el ba­rrio de Shin­ju­ku, se ha­ya en el ayun­ta­mien­to; or­ga­nis­mo que es­tá ubi­ca­do en un im­pre­sio­nan­te ras­ca­cie­los con dos to­rres ge­me­las que ofre­ce dos plan­tas con una pa­no­rá­mi­ca de 180º, una en ca­da to­rre, en la plan­ta 45. Las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res, mues­tran una gran con­cen­tra­ción de ras­ca­cie­los que han ser­vi­do de es­ce­na­rio de ro­da­je a un gran nú­me­ro de pe­lí­cu­las, en­tre las que des­ta­can el Ja­mes Bond de “Só­lo se vi­ve dos ve­ces” y el Clá­si­co de Rid­ley Scott, “Bla­de Run­ner”. Y por úl­ti­mo, el ter­cer em­pla­za­mien­to para ver la ciu­dad des­de el cielo es­tá en el edi­fi­cio Rop­pon­gi Hills, en el dis­tri­to del mis­mo nom­bre; con­vie­ne ir al atar­de­cer para que­dar­se a ce­nar en la zo­na y lue­go sa­lir a to­mar una co­pa. Rop­pon­gi tie­ne una vi­da noc­tur­na muy animada.

EL VIA­JE­RO SE­LEC­TO, QUE HU­YE DE LAS ES­TRI­DEN­CIAS, PUE­DE PA­SEAR POR LA AVE­NI­DA DE OMO­TE­SAN­DO DON­DE ES­TÁN LAS FIR­MAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES DE MO­DA MÁS PUN­TE­RAS

1. Pa­so de ce­bra en Shin­ju­ku. 2. Sky­li­ne de To­kio con el mon­te Fu­ji. 3. Su­mo en el es­ta­dio Ryo­go­ku ko­ku­gi­kan. 4. Fa­mi­lia en ki­mono tra­di­cio­nal, en el San­tua­rio Mei­ji Jin­gu, To­kio. 5. Pa­dre e hi­jo re­zan en el tem­plo Zo­jo­ji. 6. Ka­bu­ki­cho, el ba­rrio ro­jo...

6

4

5

7. Es­cul­tu­ra Lo­ve del ar­tis­ta Ame­ri­cano Ro­bert In­dia­na, en Shin­ju­ku. 8. Re­zan­do en el tem­plo Sen­so-ji. 9. Vis­ta ge­ne­ral de la calle Chuo, un do­min­go cuan­do la ha­cen pea­to­nal, en el dis­tri­to de Gin­za. 10. Ami­gas en ki­mono tra­di­cio­nal, tem­plo de Asa­ku­sa...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.