PAR­TIR DE LA ESEN­CIA

UNIQLO ES LA MAR­CA DE MO­DA QUE ES­TÁ POR EN­CI­MA DE LAS MO­DAS. SU CO­ME­TI­DO ES CREAR PREN­DAS ESEN­CIA­LES QUE DU­RAN VA­RIOS AÑOS Y SE LLE­VAN, SIEM­PRE, CO­MO SI FUESE LA PRI­ME­RA VEZ. Y CON MOTIVO DE SU DES­EM­BAR­CO EN ESPAÑA, CON LA NUE­VA TIEN­DA DE PA­SEO DE GRA­CIA

DT - - CONTENIDO - TEX­TO MI­GUEL BA­ÑÓN FOTOS UNIQLO.

La fi­lo­so­fía de la mar­ca ja­po­ne­sa de ro­pa Uniqlo es ofre­cer pren­das esen­cia­les y bá­si­cas con las que cada per­so­na pue­da ex­pre­sar­se y cons­truir su per­so­na­li­dad.

En la cul­tu­ra ja­po­ne­sa, la ori­gi­na­li­dad no es un va­lor tan fun­da­men­tal co­mo en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Lo ve­mos en sus es­tam­pas, los uki­yo-e, ba­sa­dos en una mis­ma pers­pec­ti­va a lo lar­go de va­rios si­glos. Lo ve­mos en su li­te­ra­tu­ra, que re­pi­te los mis­mos te­mas, los mis­mos re­la­tos. Y lo ve­mos en su ci­ne: la au­dien­cia no quie­re siem­pre his­to­rias nue­vas, quie­re his­to­rias de siem­pre con­ta­das de otra ma­ne­ra. Des­de una mi­ra­da di­fe­ren­te. “Los 47 Ro­nin” vis­tos por Mi­zo­gu­chi, Ina­ga­ki, Ichi­ka­wa... Y esta idea es la que de­fi­ne, a la per­fec­ción, el es­pí­ri­tu de la ca­de­na de ro­pa ja­po­ne­sa Uniqlo: su ob­je­ti­vo es crear pren­das esen­cia­les que se re­pi­ten con li­ge­ras va­ria­cio­nes. Pren­das que no pa­san de mo­da y que du­ran va­rios años gra­cias a su ca­li­dad. Di­se­ños sen­ci­llos que, en el fon­do, es­con­den un gran sig­ni­fi­ca­do. Y que se pue­den con­ju­gar en­tre sí pa­ra per­mi­tir que cada per­so­na se ex­pre­se a tra­vés de su es­té­ti­ca. Es una idea de re­pe­ti­ción y di­fe­ren­cia, de ori­gi­na­li­dad re­fi­na­da. Bau­de­lai­re de­fen­día ir “al fon­do de lo des­co­no­ci­do pa­ra en­con­trar lo nue­vo”. Y, sin em­bar­go, lo nue­vo es­tá, a ve­ces, en lo que ya co­no­ce­mos, y así lo sen­ti­mos al ha­blar en Ma­drid con Yu­ki Kat­su­ta, vi­ce­pre­si­den­te de Fast Re­tai­ling y ca­be­za de di­se­ño e in­ves­ti­gaa­ción de la mar­ca Uniqlo. Con él des­cu­bri­mos la fi­lo­so­fía “iki” y que la ori­gi­na­li­dad es sa­ber ves­tir lo de siem­pre co­mo si fuese la pri­me­ra vez que se lle­va. ¿Có­mo has lle­ga­do has­ta don­de es­tás aho­ra? Yo te­nía un sue­ño, el sue­ño de que po­día pro­veer ro­pa con la que to­do el mundo po­día crear su in­di­vi­dua­li­dad. Nues­tra fi­lo­so­fía de Li­fe­wear es que cada per­so­na ha de te­ner su pro­pio es­ti­lo, y po­de­mos ofre­cer to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra que sea ca­pa­ces de ex­pre­sar­se y que ellos se creen a sí mis­mos. Tú has na­ci­do en Ja­pón pe­ro has tra­ba­ja­do en Amé­ri­ca mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, hay una pro­fun­da hue­lla de Ja­pón en la mar­ca. Na­cí en Ja­pón y cre­cí allí, y aho­ra el mundo tien­de ha­cia la des­apa­ri­ción de las fron­te­ras, y a ve­ces ol­vi­da­mos los orí­ge­nes. Pe­ro lo que fue ge­nial pa­ra mí fue em­pe­zar a te­ner pues­tos de di­rec­ción en em­pre­sas con ne­go­cios en Asia, y eso me hi­zo re­cor­dar mis orí­ge­nes y en­ten­der có­mo nos mi­ran a los ja­po­ne­ses. Des­cu­brí que de­bía man­te­ner el ADN ja­po­nés en mi men­te, y de­bía­mos ba­sar­nos en eso si que­ría­mos crear una mar­ca glo­bal. A ve­ces uno se ol­vi­da, pe­ro aun­que pa­rez­ca ra­ro, al ha­cer­nos glo­ba­les, más re­cor­da­mos nues­tros orí­ge­nes, nues­tra his­to­ria. ¿Y có­mo des­cri­bi­ríais vues­tra ga­ma de pro­duc­tos? Creo que el con­cep­to que me­jor de­fi­ne nues­tra ro­pa lo apren­dí con el di­rec­tor de la tien­da de Pa­rís. Él es un apa­sio­na­do de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa y me ha­bló de la fi­lo­so­fía “iki”, un con­cep­to es­té­ti­co crea­do ha­ce 200 años, en la era Edo. Es un ti­po de es­pí­ri­tu na­ci­do en las cla­ses ur­ba­nas, no des­de la fa­mi­lia im­pe­rial o la aris­to­cra­cia, es una es­té­ti­ca de­mo­crá­ti­ca. Es lo que ha­cía la gen­te pa­ra su vi­da co­ti­dia­na y pa­ra so­bre­vi­vir, in­clu­ye un es­ti­lo pe­ro no es ne­ce­sa­ria­men­te al­go co­nec­ta­do con la mo­da.

“SO­MOS UNA CONTRADICCIÓN, LE DE­CI­MOS A LA GEN­TE QUE COM­PRE MÁS PE­RO PROVEEMOS DE RO­PA QUE DU­RA 10 AÑOS”

Es al­go si­mi­lar al con­cep­to de Uniqlo, por­que co­mo sa­bes no so­mos una com­pa­ñía trendy y no te­ne­mos ro­pa que ten­ga una ac­ti­tud muy fuer­te, son pren­das esen­cia­les que per­mi­ten, a la vez, crear la in­di­vi­dua­li­dad de las per­so­nas y las ha­cen ex­pre­sar. Eso es muy iki. Ése es el mis­te­rio que ha ga­ran­ti­za­do el éxi­to de Uniqlo, hay al­go ja­po­nés que no pue­de ser tra­du­ci­do en una cul­tu­ra glo­bal. Exac­to, vi có­mo te­nía­mos una men­ta­li­dad in­creí­ble y có­mo ese ti­po de fi­lo­so­fía nos per­mi­tía ser di­fe­ren­tes en la in­dus­tria glo­bal e in­clu­so en la in­dus­tria ja­po­ne­sa. Vo­so­tros tra­ba­jáis con pren­das bá­si­cas so­bre to­do, ¿có­mo en­ca­ráis el te­ma de las co­lec­cio­nes? De una for­ma sim­ple y com­ple­ja a la vez. Bá­si­ca­men­te, di­vi­do Uniqlo en dos par­tes esen­cia­les. No uso mu­cho la pa­la­bra bá­si­ca por­que los di­se­ños sim­ples tie­nen más sig­ni­fi­ca­do que los com­ple­jos. Yo lla­mo a ese ADN esen­cial. Por una par­te, te­ne­mos una par­te lla­ma­da “Nue­vos bá­si­cos”, pren­das ba­se que tie­nen po­ten­cial pa­ra con­ver­tir­se en esen­cial. Por ejem­plo, en 2006 Le­vis in­tro­du­jo los skiny jeans y de re­pen­te se con­vir­tie­ron en ten­den­cia en Amé­ri­ca, todas las ce­le­bri­da­des los lle­va­ban y lu­cían bien. Cuan­do los in­tro­du­je en Ja­pón me de­cían eso no po­día ves­tir a los ja­po­ne­ses [ri­sas]. Pe­ro al fi­nal, los skinny jeans se con­vir­tie­ron en una iden­ti­dad que es­ca­pa­ba a la mar­ca con­cre­ta, y hoy son una pren­da esen­cial de la ves­ti­men­ta, no es so­lo una mo­da. Skinny jeans na­ció co­mo un “new ba­sic” y, des­pués de un par de años, se con­vir­tió en esen­cial. Y ésa es nues­tra di­ná­mi­ca: en­con­trar bá­si­cos y convertirlos en esen­cia­les que lo­gren man­te­ner­se con los años. Y en el fu­tu­ro se­gui­ré ha­cien­do es­to, por­que la gen­te lo apre­cia. Y los esen­cia­les son pren­das que nun­ca pa­san de mo­da, que du­ran por va­rios años. So­mos una contradicción, por­que téc­ni­ca­men­te le de­ci­mos a la gen­te que com­pre más, ne­ce­si­ta­mos que la gen­te com­pre, pe­ro a la vez le proveemos a la gen­te de ro­pa que du­ra 10 años. Es una muy in­tere­san­te contradicción.

¿Y có­mo en­ca­ráis vues­tras co­la­bo­ra­cio­nes?

Pa­ra mí, te­ner co­la­bo­ra­cio­nes im­pli­ca en­con­trar “new ba­sic” des­de di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta. La gen­te siem­pre pien­sa en bus­car co­sas nue­vas, y cuan­do de­ci­mos que bus­ca­mos al­go sen­ci­llo la gen­te pien­sa que va a ser abu­rri­do, re­pe­ti­ti­vo, lo de siem­pre. Pe­ro yo no sien­to eso, por­que una vez que crea­mos esos bo­ni­tos di­se­ños, su be­lle­za du­ra va­rios años. Em­pe­za­mos crean­do es­tas co­la­bo­ra­cio­nes con Cam­per, con Chan­nel. Pe­ro no ele­gi­mos la mar­ca por ser fa­mo­sa o no, sino por la po­si­bi­li­dad de bus­car nue­vos bá­si­cos jun­tos, siem­pre pen­sa­mos en com­par­tir esa fi­lo­so­fía. ¿Hay al­gu­na co­la­bo­ra­ción que ha­ya fun­cio­na­do con gran efi­ca­cia? Co­la­bo­ra­mos con Ale­xan­der Wang y di­se­ña­mos va­rios ves­ti­dos muy sen­ci­llos, 8 ves­ti­dos a 39 dó­la­res. Por en­ton­ces, mi hi­ja te­nía 17 años, iba a la es­cue­la y em­pe­za­ba a apa­sio­nar­se por la mo­da y pa­ra ella era ge­nial po­der ves­tir ese ti­po de di­se­ños. Aho­ra tie­ne 28 años, tra­ba­ja pa­ra las me­jo­res mar­cas de lu­jo, y to­da­vía lle­va ese ves­ti­do en su ofi­ci­na. ¿Có­mo pue­de ser, tra­ba­jan­do en las mar­cas de lu­jo fran­ce­sas? ¡Lle­va los mis­mos ves­ti­dos to­da­vía1 ¡No sa­bes có­mo me apa­sio­na ver eso co­mo pa­dre! Creáis una mo­da que es­ca­pa a las mo­das. Una co­la­bo­ra­ción no ha de du­rar so­lo pa­ra una tem­po­ra­da sino pa­ra 6 o 10 años. To­da­vía quie­ro sen­tir las mis­mas co­sas con una pren­da pa­sa­dos los años. Y el mi­ni­ma­lis­mo de los di­se­ños ayu­da a es­to. Sí, he­mos desa­rro­lla­do di­se­ños muy sen­ci­llos, pe­ro en reali­dad tie­nen un gran sig­ni­fi­ca­do de­trás y una gran com­ple­ji­dad. Pue­den pa­re­cer sim­ples, pe­ro no lo son, por­que usa­mos dis­tin­tas dis­tin­tas fá­bri­cas que mez­clan lue­go las crea­cio­nes. Di­se­ñar ca­li­dad tie­ne un pen­sa­mien­to pro­fun­do de­trás, no es tan sim­ple. ¿Y cuán­do ha­béis de­ci­di­do ins­ta­la­ros en España? No te­nía­mos tien­das en el país y pen­sa­mos, ¿por qué no des­em­bar­car en España? Lo pri­me­ro fue bus­car una lo­ca­li­za­ción per­fec­ta, de fá­cil ac­ce­so pa­ra los clien­tes. Y ne­ce­si­tá­ba­mos tam­bién mu­cho es­pa­cio y, por su­pues­to, un buen pre­cio. Bus­ca­mos una lo­ca­li­za­ción por to­do el mundo y en­con­tra­mos el lo­cal de Pa­seo de Gra­cia en Bar­ce­lo­na. ¿Y có­mo con­ce­bís las tien­das de Uniqlo? Te pon­dré un ejem­plo, el de la pri­me­ra tien­da que abri­mos en Pa­rís. Era en un edi­fi­cio muy an­ti­guo, una fá­bri­ca don­de se de­rre­tía oro y ma­te­ria­les no­bles, y en una con­ver­sa­ción de­ci­di­mos res­pe­tar su his­to­ria y man­te­ner la ar­qui­tec­tu­ra. Pu­si­mos un mu­ro de cris­tal des­de el que se pue­den ver las vie­jas má­qui­nas. Eso im­pli­ca re­du­cir nuestro es­pa­cio, pe­ro crea ex­clu­si­vi­dad y di­fe­ren­cia. Por­que ir a com­prar es ya una ex­pe­rien­cia. Cla­ro, y una tien­da no es so­lo un es­pa­cio, es co­mu­ni­car una emo­ción, un sen­ti­mien­to. ¿Y cuál es vues­tra pró­xi­ma pie­za icó­ni­ca? La gen­te pien­sa en in­no­va­ción siem­pre, pe­ro desa­rro­llar una pie­za icó­ni­ca nos lle­va 10 años. Es­te año va­mos a in­tro­du­cir una nue­va téc­ni­ca, y es­pe­ro que se con­vier­ta en al­go icó­ni­co con el pa­so del tiem­po.

“NUESTRO OB­JE­TI­VO ES EN­CON­TRAR NUE­VOS BÁ­SI­COS, Y CONVERTIRLOS EN ESEN­CIA­LES QUE LO­GREN MAN­TE­NER­SE CON LOS AÑOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.