AVE MA­RÍA

ES­TE VE­RANO HAS CAÍ­DO EN TO­DOS LOS PECADOS, SIEN­DO PE­RE­ZA Y GULA LOS MÁS RE­PE­TI­DOS. TE AYU­DA­MOS A EN­TO­NAR EL MEA CUL­PA Y REDIMIRTE DE LOS EX­CE­SOS CON RE­SUL­TA­DOS COM­PRO­BA­DOS.

DT - - REPORTAJE PUESTA A PUNTO - TEX­TO MA­RÍA SEGADE.

De las ca­ñas de an­tes de co­mer. De las de por el me­dio. Del he­la­di­to de des­pués. De la sies­ta y de los mo­ji­tos en pri­me­ra lí­nea de pla­ya. De to­dos los ex­ce­sos te ex­cul­pa­mos en DT. El om­bli­go no mien­te, so­mos hu­ma­nos. A ve­ces, en el des­can­so del gue­rre­ro, es­ta ci­ca­triz que nos unió a la vi­da sal­ta de den­tro a fue­ra. Ga­nar pe­so en el es­tío no es un ca­so ais­la­do.

Se­gún Ao­ra Health, em­pre­sa de I+D+i de ali­men­ta­ción, más de la mi­tad de los es­pa­ño­les cam­bia lo que co­me en ve­rano y ga­na una me­dia de 5 ki­los. Una ta­lla y me­dia más. “La re­la­ción del es­pa­ñol con el so­bre­pe­so es es­ta­cio­nal –co­men­ta Gonzalo Pe­ña­ran­da, di­rec­tor ge­ne­ral de Ao­ra Health- y a lo lar­go del año ex­pe­ri­men­ta ci­clos de au­men­to y re­duc­ción, al­go que no es ni sano ni re­co­men­da­ble”.

La pues­ta a pun­to se de­be hacer los 365 días pe­ro si tú, que­ri­do, mo­reno e hin­cha­do lec­tor, te en­cuen­tras en­tre los te­me­ro­sos de vol­ver a abro­char­se la ame­ri­ca­na, en­con­tra­rás en es­tos pá­rra­fos un re­set de bue­nos há­bi­tos. Si se si­guen a ra­ja­ta­bla se pue­de per­der ki­lo y me­dio en diez días. He­mos tes­ta­do to­do lo de es­ta ab­so­lu­ción ex­press. Pa­la­bri­ta del ni­ño Jesús.

EN TA­CHA CREO

Exis­ten pe­que­ños cen­tros de es­té­ti­ca con una gran zo­na de peluquería, gran­des es­pa­cios de ma­sa­je que ofre­cen al­gún tra­ta­mien­to es­té­ti­co... Y lue­go es­tá Ta­cha, ju­gan­do en otra li­ga. Es­te cen­tro de es­té­ti­ca y be­lle­za in­te­gral va al má­xi­mo con to­do. Es por ello que lo eli­gen fa­mo­sos con agen­das fre­né­ti­cas co­mo Hi­ba Abouk, Da­vid Bis­bal, Na­cho Fernández o Pe­la­yo (Prín­ci­pe) Díaz. A él nos en­co­men­da­mos pa­ra el che­queo post ve­rano.

Tan­to en el pri­mi­ge­nio cha­let de Ochan­diano 35 co­mo en su nue­vo en­cla­ve en Pa­seo de la Cas­te­lla­na 60, el cuer­po mu­ta de for­ma ex­ter­na e in­ter­na con el sa­voir fai­re de sus ex­per­tos. Te ha­cen sen­tir bien. El sue­ño de Na­ta­lia de la Vega, el al­ma má­ter, ele­va a ex­pe­rien­cia Smart­box ru­ti­nas co­mo la­var el pe­lo, pa­so que se rea­li­za en un si­llón de ma­sa­je a 180º mien­tras el cham

pu­nier se afa­na en un dre­na­je lin­fá­ti­co cra­neal. La par­te de es­té­ti­ca se desa­rro­lla en un es­pa­cio diá­fano, con luz na­tu­ral pro­ce­den­te de lu­cer­na­rios que por fue­ra son es­pe­jos pa­ra pre­ser­var la in­ti­mi­dad. Im­por­tan­te ya que acu­den mu­chas ca­ras co­no­ci­das. “Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver es­col­tas, chó­fe­res y pa­pa­raz­zi”, cuen­ta Car­los de Hoyos, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes de Ta­cha, y pro­si­gue “nues­tros clien­tes pue­den es­tar se­gu­ros de que na­die les va a mo­les­tar, sean del ám­bi­to que sean”.

Re­cu­pe­rar el co­lor de pe­lo y bar­ba tras el sol se ha­ce en una ba­rra de co­lor abier­ta. Allí se ve có­mo se pe­sa y se ela­bo­ra la mez­cla or­gá­ni­ca cual plan­cha tep­pan­ya­ki. Con el tinte puesto, se pue­de tra­ba­jar con el or­de­na­dor en una sa­la per­fec­ta­men­te co­nec­ta­da o apro­ve­char pa­ra re­ci­bir un facial o una ma­ni­cu­ra. Eso sí, es­te re­ser­va­do no tie­ne es­pe­jos. “No es agra­da­ble ver­se con el pa­pel de pla­ta”, bro­mea Car­los.

La nu­tri­ción es otra de las co­lum­nas del cen­tro. Aun­que no se si­ga un plan con ellos, se pue­de apro­ve­char la ho­ra de co­mer pa­ra dis­fru­tar del me­nú sa­lu­da­ble que pre­pa­ra su part­ner Es­sen­cial Jui­ce. Qui­zás eso te ani­ma a rea­li­zar una de sus cu­ras detox que ata­ñe ali­men­ta­ción, me­di­ci­na es­té­ti­ca y de­por­te.

Su ofer­ta clí­ni­ca la res­pal­dan pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan con téc­ni­cas de to­da Eu­ro­pa. Es­tos ca­za­do­res de tendencias per­so­na­li­zan to­dos los pla­nes pa­ra rom­per con la ma­la cos­tum­bre de pe­dir lo mis­mo que un ami­go o que una re­vis­ta.

En Ta­cha no quie­ren ir en con­tra del re­loj sino ayu­dar a ca­da uno a lu­cir su me­jor edad. Eso se lo­gra con un buen trán­si­to in­tes­ti­nal, una piel sin to­xi­nas y con se­sio­nes de ozo­no­te­ra­pia, fle­bo in­fu­sio­nes, lim­pie­za de co­lón y otros cui­da­dos que ofre­cen en­tre los que des­ta­ca­mos dos. El pri­me­ro ya ha enamo­ra­do a los de­por­tis­tas: el ma­sa­je sub­acuá­ti­co. La ba­ñe­ra que se usa es ale­ma­na y so­lo hay cin­co en el mun­do. En ella la mano del te­ra­peu­ta y una man­gue­ra se alían pa­ra des­con­trac­tu­rar y dre­nar el cuer­po.

La se­gun­da re­co­men­da­ción pa­ra po­ner­se a tono es el re­mo­de­la­ge —sí, el del tor­so la foto—. Es­ta téc­ni­ca fran­ce­sa ha si­do di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra hom­bres y mo­vi­li­za la gra­sa ad­qui­ri­da en ve­rano pa­ra fa­vo­re­cer su ab­sor­ción. Apro­ve­cha to­da la par­te ener­gé­ti­ca de la per­so­na por­que mu­chas los blo­queos son emo­cio­na­les y no fí­si­cos. El ma­sa­je si­gue los me­ri­dia­nos del cuer­po des­de el ab­do­men a las ex­tre­mi­da­des. Li­be­ra la ten­sión y es­ti­mu­la la me­mo­ria emo­cio­nal de las cé­lu­las res­tau­ran­do su equi­li­brio.

Si eres un hom­bre ac­ti­vo con po­co tiem­po y mal co­mer, pi­de ci­ta. De caer en las ma­nos de Re­na­ta, me­dio fi­sio­te­ra­peu­ta del cen­tro me­dio psi­có­lo­ga, pue­de que te ha­ble de los cha­kras, de las ener­gías y de que, qui­zás, ese mi­che­lín no te vie­ne de las bra­vas si no de tra­gar si­tua­cio­nes que no te gus­tan. “Pa­ra lu­cir bien por fue­ra hay que es­tar me­jor por den­tro”, que di­ría ella.

LAS BON­DA­DES DEL ALOE VE­RA

Es di­fí­cil ex­pli­car por qué pe­ca­mos cuan­do nos pro­po­ne­mos se­guir una die­ta sa­na ‘au­to­di­dac­ta’ mien­tras cum­pli­mos pla­nes de nu­tri­ción de equis días al pie de la le­tra. De es­ta pa­ra­do­ja nos va­le­mos pa­ra re­co­men­dar el plan C9 de Fo­re­ver Li­ving y vol­ver a una ali­men­ta­ción cons­cien­te. En nue­ve días lim­pia el or­ga­nis­mo con las pro­pie­da­des del Aloe Ve­ra, la ma­te­ria pri­ma de to­dos sus pro­duc­tos. El ar­chi­co­no­ci­do aloe

por cu­rar que­ma­du­ras y blan­quear los dien­tes es ideal pa­ra la nu­tri­ción. Tie­ne 20 mi­ne­ra­les y ca­si to­dos los aminoácidos esen­cia­les.

El plan li­mi­ta la in­ges­ta a 1.200 kcal dia­rias. ¿Te mo­ri­rás de ham­bre? No, tan cier­to co­mo que es­cri­bi­mos la ex­pe­rien­cia en pri­me­ra per­so­na. Gi­ra en torno a la gar­ci­nia cam­bo­gia, una fru­ta que con­tie­ne áci­do hi­dro­xi­cí­tri­co (HCA). “El HCA im­pi­de que el hí­ga­do trans­for­me las ca­lo­rías en gra­sa. La gar­ci­nia pro­por­cio­na ener­gía du­ra­de­ra y su­pri­me el ham­bre emo­cio­nal del es­trés o la an­sie­dad”, ex­pli­ca Patricia Ce­rón, pro­duct ma­na­ger de Fo­re­ver. Es­ta se to­ma en cáp­su­las me­dia ho­ra an­tes de ca­da co­mi­da por­que su se­ro­to­ni­na sa­cia. Des­pués se be­be zu­mo de aloe 100% es­ta­bi­li­za­do en frío — sa­be a pe­pino— con un com­pri­mi­do de ac­ti­vos bo­tá­ni­cos que ace­le­ran el me­ta­bo­lis­mo.

A me­dia ma­ña­na, una vez he­cha la di­ges­tión se to­ma un so­bre de fi­bra di­suel­to en le­che ve­ge­tal o agua. La fi­bra, aun­que tie­ne mu­chos efec­tos po­si­ti­vos, blo­quea la ab­sor­ción de cier­tos nu­trien­tes lo que pue­de hacer más po­bre nues­tra die­ta.

De desayuno y de ce­na se be­be un ba­ti­do de pro­teí­nas de so­ja Fo­re­ver Li­te Ul­tra que tam­bién se pue­de mez­clar con le­che ve­ge­tal y fru­tas. “Sus pro­teí­nas es­tán va­lo­ra­das con el má­xi­mo 1.0 en el ín­di­ce PDCAAS (pun­tua­ción de aminoácidos y pro­teí­nas se­gún su di­ges­ti­bi­li­dad). El cuer­po tie­ne la me­jor ma­te­ria dis­po­ni­ble pa­ra for­mar múscu­lo”, apun­ta Patricia. El error de mu­chos pla­nes es cen­trar­se en la pér­di­da de gra­sa sin ali­men­tar el múscu­lo con pro­teí­na, ter­mi­nán­do­los con fla­ci­dez, al­go que no he­mos sen­ti­do en ab­so­lu­to.

A la ho­ra de la ce­na acon­se­jan pla­tos de 600 kcal co­mo po­llo con arroz in­te­gral y ver­du­ras, sal­món con ba­ta­ta o ham­bur­gue­sa de po­llo pi­ca­do en pan sin glu­ten. Es­tas 600 kcal no se pue­den con­mu­tar, por ejem­plo, por una piz­za. To­ma­mos so­lo ca­lo­rías de ca­li­dad. Una ce­na tar­día se cam­bia­ría por el ba­ti­do.

Hay una lis­ta de ali­men­tos con ba­jo ín­di­ce glu­cé­mi­co pa­ra ma­tar an­to­jos que, si se be­ben los ocho va­sos de agua re­co­men­da­dos no son ni ne­ce­sa­rios. Be­ren­je­nas, es­pi­na­cas y pe­pi­nos se pue­den to­mar a vo­lun­tad y de for­ma mo­de­ra­da pe­ras, fru­tos ro­jos, gui­san­tes... To­do es­to con me­dia ho­ra de ejer­ci­cio al día dan los re­sul­ta­dos de la ta­bla de la pá­gi­na an­te­rior. ¡Ah! Y un ex­tra con­se­gui­do: la fe­li­ci­dad de sen­tir­se en for­ma, con ener­gía y li­ge­ro.

GIM­NA­SIO POR­TÁ­TIL

Cer­ca de 5 mi­llo­nes de per­so­nas en nues­tro país per­te­ne­cen a clu­bes y gim­na­sios, pe­ro no hay 5 mi­llo­nes de es­pa­ño­les de­por­tis­tas. Es­ta­mos se­gu­ros de que ca­da uno po­dría de­cir una ex­cu­sa pa­ra sal­tar­se el gym, pe­ro una star­tup es­pa­ño­la se ha car­ga­do la mi­tad de ellas con WoWeGo.

El acró­ni­mo de Wor­kout Whe­re­ver you Go es una apli­ca­ción que trans­for­ma la pan­ta­lla del mó­vil o del or­de­na­dor en un gim­na­sio a la car­ta. Co­mo usua­rio se pue­den es­co­ger tan­to los en­tre­na­do­res co­mo las ac­ti­vi­da­des. Los mo­ni­to­res son reales y tie­nen ex­pe­rien­cia en cla­ses co­lec­ti­vas. Los ejer­ci­cios a rea­li­zar van des­de hat­ta yo­ga a ci­clo in­door. La sesión se ex­pli­ca a tra­vés de ví­deos y au­dios de al­ta ca­li­dad en

strea­ming y se acom­pa­ñan con la me­jor mú­si­ca. Lo me­jor es que no es­tás su­je­to a nin­gún ho­ra­rio y te con­ta­bi­li­za los re­sul­ta­dos de la sesión que se pue­de hacer en ca­sa, en el tra­ba­jo, en el ho­tel o en el pro­pio gim­na­sio.

No es­tés tris­te por que­dar­te sin dis­cul­pas pa­ra pro­cras­ti­nar el ‘mo­men­to fit­ness’ y ani­ma esa ca­ra con la úl­ti­ma ba­za de la pues­ta a pun­to. Mr. Pop trae los bá­si­cos del ne­ce­ser con los que re­cu­pe­rar la luz en el ros­tro, la ener­gía y la vi­ta­li­dad que el sol co­bra por sus ca­ri­cias.

LU­GA­RES CON AL­MA. El cen­tro de es­té­ti­ca y be­lle­za in­te­gral Ta­cha es si­nó­ni­mo de luz, am­pli­tud e in­ti­mi­dad.

TRA­BA­JA ALLÍ DON­DE VA­YAS. La App WoWeGo ofre­ce cla­ses di­ri­gi­das a la car­ta de fit­ness, run­ning, yo­ga, ci­clo in­door y has­ta pi­la­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.