Ca­ba­llos de­sen­fre­na­dos

Có­mo co­lo­car el fi­le­te sin ob­te­ner re­sis­ten­cia

Ecuestre - - CABALLO MANEJO NATURAL - CHI­CO RA­MÍ­REZ

Un mis­mo ca­so nos ocu­pa en dos ca­ba­llos di­fe­ren­tes. Aunque los he­chos pa­rez­can, a prio­ri, idén­ti­cos, las causas que los ori­gi­na­ron pue­den ser muy dis­tin­tas, así que es fun­da­men­tal es­tu­diar­los con de­te­ni­mien­to. Tras la prác­ti­ca, la so­lu­ción re­sul­tó co­mún pa­ra es­tos ca­ba­llos que re­cha­za­ban el freno.

En pri­mer lu­gar, re­pro­du­ci­mos la ex­po­si­ción de am­bos ca­sos, por par­te de los pro­pie­ta­rios de los ani­ma­les:

“Soy Xa­vier Ga­llart Brue, de Es­te­rri D’aneu, pro­pie­ta­rio del ca­ba­llo “Grau”, cru­za­do, de siete años. Des­de ha­ce cua­tro no se mon­ta­ba por­que era im­po­si­ble po­ner­le el fi­le­te. Du­ran­te uno de sus cur­sos, pe­dí ayu­da pa­ra tra­tar de re­sol­ver el pro­ble­ma de una vez por to­das, sa­be­dor de que el Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo ( en ade­lan­te MNC) siem­pre tie­ne so­lu­ción a las re­la­cio­nes con­flic­ti­vas que lle­ga­mos a te­ner con los ca­ba­llos”.

“Mi nom­bre es Txus­ma Sainz, de Ka­rran­tza, Ha­ra­na. Ten­go una ye­gua His­pa­noá­ra­be de cin­co años de edad. Su nom­bre es “Mont-il­be­rri” y no se de­ja­ba po­ner el bo­ca­do. He de re­co­no­cer que a ve­ces per­día mi pa­cien­cia (jus­to lo con­tra­rio de lo que te­nia que ha­cer), ya que subía la ca­be­za al me­nor in­ten­to y se po­nía tan ner­vio­sa que se le­van­ta­ba de ma­nos”.

Du­ran­te el desa­rro­llo de los dos pro­ce­sos es in­tere­san­te ob­ser­var el pa­ra­le­lis­mo en­tre los ca­sos, pues sir­ve pa­ra com­pren­der có­mo ca­si to­dos los ca­ba­llos re­quie­ren un tra­ta­mien­to si­mi­lar con po­cas va­rian­tes. Pe­ro, no nos equi­vo­que­mos, esas po­cas va­ria­cio­nes, apa­ren­te­men­te in­sig­ni­fi­can­tes, son la di­fe­ren­cia en­tre con­se­guir o no lo que nos pro­po­ne­mos.

El diag­nós­ti­co

En los dos ca­sos que ana­li­za­mos hay una reac­ción de­fen­si­va que con­sis­te en ele­var la ca­be­za lo más al­to que pue­den, pa­ra sa­lir­se del al­can­ce del ma­ne­ja­dor (ver fo­to 10 , pag. 92). Es in­du­da­ble que hay un apren­di­za­je en esa ac­ti­tud, pues, a par­tir de una reac­ción que co­mo tal es in­vo­lun­ta­ria, han ge- ne­ra­do una res­pues­ta cons­cien­te al ha­ber en­con­tra­do la ma­ne­ra de im­pe­dir la ma­nio­bra.

Es­ta con­duc­ta nor­mal­men­te se pre­sen­ta des­pués de un tiem­po, du­ran­te el cual per­mi­tie­ron ser en­fre­na­dos sin ma­yo­res pro­ble­mas, lo que evi­den­cia un pro­ce­di­mien­to erró­neo que ter­mi­nó por cau­sar una mo­les­tia o do­lor en la bo­ca, ya sea al co­lo­car el hie­rro o al qui­tar­lo. No pa­re­ce que se pue­da pro­vo­car el pro­ble­ma al qui­tar el freno, sin em­bar­go es muy co­mún que es­to ocu­rra cuan­do el ji­ne­te uti­li­za una so­la mano pa­ra des­col­gar la ca­be­za­da, de­jan­do sa­lir brus­ca­men­te la em­bo­ca­du­ra y gol­pean­do los dien­tes.

En otros ca­sos la cau­sa es­tá re­la­cio­na­da con una for­ma des­cui­da­da o brus­ca de co­lo­car el freno.

Una ter­ce­ra po­si­bi­li­dad son pro­ble­mas en las ore­jas al co­lo­car la ca­be­za­da, o bien en cual­quier par­te de la ca­be­za por ha­ber su­fri­do al­gún da­ño o las mo­les­tias de al­gu­na cu­ra­ción. Por eso es im­por­tan­te diag­nos­ti­car co­rrec­ta­men­te el ori­gen y lu­gar del pro­ble­ma pri­mi­ge­nio. De he­cho, “Grau” te­nía tam­bién aso­cia­do un pro­ble­ma con ore­jas y no se las de­ja­ba to­car.

Des­de lue­go que el em­pleo de una em­bo­ca­du­ra agre­si­va, su ma­ne­jo irres­pon­sa­ble o am­bas co­sas son tam­bién una for­ma de las­ti­mar el in­te­rior de la bo­ca del ca­ba­llo y una cau­sa fre­cuen­te del pro­ble­ma.

Cual­quie­ra que sea el ori­gen, ge­ne­ral­men­te el ca­ba­llo pre­sen­ta re­sis­ten­cia a po­ner­le el freno no abrien­do la bo­ca, mor­dien­do la em­bo­ca­du­ra, ele­van­do la ca­be­za, le­van­tán­do­se de ma­nos, arro­llan­do al ji­ne­te y has­ta mor­dien­do o ma­no­tean­do al ji­ne­te.

Plan de ac­ción

Des­cri­to el pro­ble­ma y sus po­si­bles causas, hay que pla­near lo que de­be­mos ha­cer:

1. Es­ta­ble­cer el li­de­raz­go so­bre el ca­ba­llo.

2. In­sen­si­bi­li­zar la bo­ca y cual­quier otro lu­gar don­de se pre­sen­te la re­sis­ten­cia.

3. De­tec­tar le­sio­nes en la bo­ca y su pe­ri­fe­ria.

4. Pre­pa­rar al ca­ba­llo pa­ra una ma­nio­bra co­rrec­ta.

5. In­sen­si­bi­li­zar al con­tac­to de ob­je­tos en la bo­ca.

6. Pro­bar el re­sul­ta­do.

Desa­rro­llo del plan

1. El es­ta­ble­ci­mien­to del li­de­raz­go se reali­zó me­dian­te el pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual del MNC, lle­van­do a ca­bo los con­tro­les de mo­vi­mien­tos, es­pa­cio vi­tal, hui­da y cuer­po (fo­to 2)

2. La in­sen­si­bi­li­za­ción de la bo­ca, en oca­sio­nes, pue­de ser al­go com­pli­ca­do, co­mo en los

ca­sos en los que se les ha las­ti­ma­do mu­cho. Pe­ro sea cual fue­re el gra­do de re­sis­ten­cia al que hu­bie­ran lle­ga­do, de­be­mos pro­ce­der de la mis­ma for­ma, co­men­zan­do por con­se­guir que acep­te ser aca­ri­cia­do por fue­ra de la bo­ca (fo­to 3). Lo mis­mo ha­re­mos en los ca­sos en que ten­ga­mos que co­men­zar aún más atrás y lo­grar que acep­te to­car­le la ca­ra, me­ji­llas, ore­jas, nu­ca y cue­llo an­tes de lle­gar a la bo­ca. Co­mo fue el ca­so de “Grau”, al que hu­bo que in­sen­si­bi­li­zar las ore­jas pri­me­ro me­dian­te el pro­ce­di­mien­to del MNC, Gra­dual por Apro­xi­ma­ción y Re­plie­gue.

Una vez da­do es­te pa­so, pro­ce­dí a in­tro­du­cir el de­do en la bo­ca y un po­co des­pués la mano pa­ra co­ger la len­gua. (fo­to 4). Es­ta ma­nio­bra se rea­li­za con sua­vi­dad, lo­gran­do que dis­fru­te la ca­ri­cia, que su­pere su te­mor y que se re­la­je. Al mis­mo tiem­po, es una ac­ción que en mu­chas oca­sio­nes que he ma­ne­ja­do ca­ba­llos con­flic­ti­vos, me ha da­do mag­ní­fi­cos re­sul­ta­dos co­mo coad­yu­van­te pa­ra es­ta­ble­cer el li­de­raz­go, co­mo uno más de los “con­tro­les de cuer­po” que po­de­mos ha­cer. 3. Cuan­do pu­de ex­plo­rar su bo­ca me di cuen­ta de que, por suerte, no exis­tían le­sio­nes ni las­ti­ma­du­ras, así que con­ti­nué con el plan de ac­ción.

4. Hay dos ejer­ci­cios de con­trol de cuer­po que, ade­más de in­cre­men­tar nues­tro li­de­raz­go so­bre el ca­ba­llo, lo pre­pa­ran pa­ra la me­jor co­lo­ca­ción del freno. Son el con­trol de su bo­ca y la ele­va­ción de la ca­be­za. El pri­me­ro se reali­zó du­ran­te la in­sen­si­bi­li­za­ción co­rres­pon­dien­te; el se­gun­do lo acon­di­cio­na a po­ner­se a nues­tro al­can­ce y ade­más al­go muy im­por­tan­te: in­du­ce su re­la­ja­mien­to.

Pa­ra lle­var a ca­bo el pri­me­ro, le pe­di­mos al ca­ba­llo que ba­je la ca­be­za. Pa­ra co­men­zar lo hi­ci­mos po­nien­do pre­sión en el ra­mal ha­cia aba­jo, procediend­o co­mo siem­pre, con gra­dua­li­dad, opor­tu­ni­dad y so­bre to­do, re­tri­bu­ti­va­men­te (fo­to 2). Les so­li­ci­té a am­bos ca­ba­llo ba­jar la ca­be­za has­ta el sue­lo, arro­di­llán­do­me, de es­ta ma­ne­ra apro­ve­cha­mos su má­xi­mo re­la­ja­mien­to y da­mos una im­pre­sión más inofen­si­va (fo­to 5).

La se­gun­da ma­ne­ra fue ha­cien­do pre­sión con nues­tros de­dos en el área de la nu­ca, cer­ca de la ca­be­za­da. Tam­bién co­lo­qué el bra­zo so­bre sus cue­llos, co­sa que pron­to se con­vier­te en una se­ñal muy con­ve­nien­te pa­ra que aba­tan su ca­be­za y fa­ci­li­ten la ma­nio­bra de en­fre­nar­los (fo­to 5). 5. Si­guien­do el pre­cep­to de gra­dua­li­dad del MNC, y una vez in­sen­si­bi­li­za­do a nues­tro tac­to en la bo­ca, pro­ce­dí a con­se­guir

que acep­ta­ran ob­je­tos más rí­gi­dos que nues­tros de­dos. Co­men­cé con un tro­zo de ma­de­ra (fo­to 6), que es más sua­ve que el hie­rro y, por lo tan­to, ten­dría que acep­tar­lo más fá­cil­men­te. Es­ta par­te es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te, si era el me­tal el que les ha­bía las­ti­ma­do. Hay que te­ner un po­co de ma­ña pa­ra es­ti­mu­lar con los de­dos la apertura de la bo­ca cuan­do el ca­ba­llo man­tie­ne las man­dí­bu­las rí­gi­das, sin per­mi­tir la en­tra­da del ob­je­to (fo­to 7). Tam­bién es po­si­ble que aún ha­ya un aso­mo de re­sis­ten­cia me­dian­te la ele­va­ción de la ca­be­za, ac­ción que se­rá tí­mi­da si pre­via­men­te hi­ci­mos un buen con­trol de su ele­va­ción. En es­te ca­so bas­ta dar un sua­ve ti­rón del ra­mal ha­cia aba­jo pa­ra co­rre­gir­lo.

El si­guien­te pa­so fue in­sen­si­bi­li­zar­los al hie­rro. Sin te­ner aún en men­te el ob­je­ti­vo fi­nal de co­lo­car el fi­le­te, se to­ma de las ar­go­llas do­blán­do­lo por la ar­ti­cu­la­ción pa­ra con­tro­lar­lo me­jor e in­tro­du­cir­lo con mu­cho cui­da­do y sua­vi­dad por la par­te la­te­ral de la bo­ca. Tam­bién se pue­de in­ten­tar por la par­te fron­tal pre­sen­tan­do el fi­le­te des­ple­ga­do fren­te a los dien­tes in­ci­si­vos, por de­ba­jo de los la­bios (fo­to 7).

Tan pron­to co­mo los ca­ba­llos acep­ta­ron la in­tro­duc­ción de la em­bo­ca­du­ra aunque fue­ra un po­co, la re­ti­ré con la mis­ma sua­vi­dad con que la in­tro­du­je. Es­ta ac­ción que pa­re­ce no sig­ni­fi­car na­da, so­bre to­do pa­ra quien pien­sa que ya ha al­can­za­do el ob­je­ti­vo (ya que lo úni­co que ha­ce fal­ta es ter­mi­nar de in­tro- du­cir el hie­rro en la bo­ca), tie­ne un efec­to si­co­ló­gi­co muy im­por­tan­te en la men­te del ca­ba­llo.

Pe­ro pa­ra com­pren­der­lo hay que par­tir de que nues­tro ob­je­ti­vo no es po­ner­le el freno al ca­ba­llo, sino prepararlo pa­ra que lo acep­te siem­pre, sin re­sis­ten­cia y sin con­di­cio­nes. Por des­gra­cia, la ma­yo­ría de la gen­te tie­ne la pro­pen­sión de cul­mi­nar la ope­ra­ción en cuan­to ve que el ca­ba­llo co­mien­za a acep­tar al­go.

Es­to pa­sa en cual­quier ta­rea que es­te­mos em­pren­dien­do, ya sea en­se­ñar es­to, in­sen­si­bi­li­zar a lo otro, o rea­li­zar cual­quier ac­ción co­mo su­bir a un re­mol­que, le­van­tar un pie pa­ra cla­var una he­rra­du­ra, en­si­llar, en­tre­nar una ru­ti­na, etc. Es un pun­to de vista ge­ne­ra­li­za­do, om­ni­pre­sen­te y sem­pi­terno. Un las­tre que arras- tra­mos los hu­ma­nos y que no ter­mi­na en el tra­to a los ca­ba­llos, pues obe­de­ce a una ac­ti­tud muy hu­ma­na pre­sen­te en cual­quier ac­ti­vi­dad de nues­tra vi­da, es nues­tra for­ma de ser co­mo es­pe­cie.

Un po­co en bro­ma yo lo lla­mo sín­dro­me del “pro­duc­to ter­mi­na­do” y es in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y a su pos­te­rior edu­ca­ción. Que­re­mos las co­sas com­ple­tas y las que­re­mos ya. Es la ra­zón de por­qué la gen­te tien­de a pen­sar y a ocu­par­se de la fi­na­li­dad más que del pro­ce­so. Se tra­ta de una ac­ti­tud re­cu­rren­te que nos ha­ce equi­vo­car los ob­je­ti­vos y pro­ce­der in­co­rrec­ta e in­con­se­cuen­te­men­te con al pro­ce­so men­tal de pre­pa­ra­ción por el que es­ta­mos tra­tan­do de lle­var al ca­ba­llo. Es una de las di­fe­ren­cias más evi­den­tes en­tre el ma­ne­jo tra­di­cio­nal y el MNC, y uno de sus mo­ti­vos, fi­na­li­da­des y ra­zo­nes de exis­tir. En otra en­tre­ga tra­ta­ré de ex­pli­car más a fon­do es­tos pro­ce­sos psi­co­so­cia­les y eto­ló­gi­cos que son su fun­da­men­to.

Ac­ti­tud de los ca­ba­llos

Re­to­man­do la ex­pli­ca­ción de lo que se hi­zo con es­tos ca­ba­llos, ob­ser­va­mos que su ac­ti­tud cam­bia cuan­do in­te­rrum­pi­mos el pro­ce­so, pa­ran­do o re­tro­ce­dien­do en la ac­ción que te­ne­mos en cur­so. Ese re­plie­gue crea con­fian­za. Al prin­ci­pio el ca­ba­llo cree que se­gui­re­mos ade­lan­te, co­mo siem­pre se ha he­cho, y en lu­gar de eso re­tro­ce­de­mos. Eso lo des­con­cier­ta pues no iden­ti­fi­ca nues­tra ac­ti­tud co­mo la de un hu­mano, se pa­re­ce más a la de un ca­ba­llo, que pa­ra y re­tro­ce­de. Una ac­ti­tud más pró­xi­ma a la hui­da que al ata­que. En cam­bio, nues­tro pro­ce­der tra­di­cio­nal es con­ti­nuar, em­pu­jar, atro­pe­llar y aplas­tar si es ne­ce­sa­rio. Mien­tras que lo que de­be­mos crear es con­fian­za en el ca­ba­llo, no jus­ti­fi­car nues­tra fal­ta de res­pe­to.

Por ca­da re­plie­gue que si­gue a una ac­ción nues­tra mul­ti­pli­ca-

mos la con­fian­za que nos tie­ne, has­ta que lle­ga a ser cie­ga, ese es nues­tro ob­je­ti­vo por­que en­ton­ces no ha­brá nin­gu­na opo­si­ción a lo que le pi­da­mos.

Por eso to­das las ac­cio­nes des­cri­tas fue­ron re­pe­ti­das las ve­ces ne­ce­sa­rias, has­ta eli­mi­nar la mí­ni­ma ex­pre­sión de re­sis­ten­cia. Ad­vier­to que no me gus­ta un­tar miel, azú­car u otros sa­bo­ri­zan­tes que con fre­cuen­cia son re­co­men­da­dos pa­ra con­se­guir la acep­ta­ción del ca­ba­llo. Y no me gus­ta ha­cer­lo por dos ra­zo­nes: la pri­me­ra, por­que al­gu­nos ca­ba­llos se dan cuen­ta de cuán­do el freno tie­ne el sa­bo­ri­zan­te y cuán­do no, con­ser­van­do su re­sis­ten­cia en el mo­men­to que no lo lle­va. Quiero que el ca­ba­llo acep­te el freno sin con­di­cio­nes, pe­ro con­ven­ci­do de que no se le las­ti­ma­rá más y que no hay mo­ti­vos pa­ra opo­ner­se.

La se­gun­da ra­zón es que nun­ca es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir al so­borno pa­ra lo­grar nues­tro ob­je­ti­vo, nos va­le­mos de la acep­ta­ción de una ma­nio­bra que no lo las­ti­ma y que es so­li­ci­ta­da por su lí­der. Re­cu­rrir a ele­men­tos con­di­cio­nan­tes es acep­tar la de­bi­li­dad del li­de­raz­go, que no sólo nos afec­ta­rá en el te­ma que nos ocu­pa, sino en otras de­ci­sio­nes que to­me­mos y que el ca­ba­llo no es­té dis­pues­to a ad­mi­tir.

Tras ha­ber lo­gra­do to­do lo an­te­rior sin aso­mo de opo­si­ción, pro­bé a co­lo­car el freno, lo cual con­se­guí sin nin­gu­na di­fi­cul­tad (fo­to 8). Pro­bé in­clu­so arro­di­lla­do y pi­dien­do la co­la­bo­ra­ción del ca­ba­llo po­nien­do su ca­be­za a mi al­can­ce (fo­to 9). Es­to, ade- más de ser con­ve­nien­te en el ca­so de ca­ba­llos muy al­tos o ni­ños que de­ben co­lo­car el freno, de­mues­tra el cam­bio de ac­ti­tud del ani­mal que pa­só de la re­sis­ten­cia fé­rrea a la más com­ple­ta dis­po­si­ción.

El re­sul­ta­do

El re­sul­ta­do es des­cri­to por los pro­pie­ta­rios de los ca­ba­llos, Xa­vier y Txuz­ma des­pués de en­fre­nar sus ca­ba­llos:

“En me­nos de una ho­ra, Chi­co con­si­guió con­ven­cer a mi ca­ba­llo de que acep­ta­ra el fi­le­te tran­qui­la­men­te, des­pués lo hi­ce yo sin nin­gún pro­ble­ma (co­mo he­mos vis­to en la fo­to 1, pág. 88). Al día si­guien­te pro­bé de nue­vo, con cier­ta du­da so­bre po­der con­se­guir­lo otra vez. Muy pron­to me di cuen­ta de que la so­lu­ción no sólo es per­ma­nen­te, sino que ca­da día es más fá­cil, por­que se da cuen­ta que ya no se le las­ti­ma. Aho­ra “Grau” es mon­ta­do a dia­rio, tras cua­tro años de no po­der ha­cer­lo. Xa­vier”.

“En unos cuan­tos mi­nu­tos, Chi­co nos mos­tró có­mo con el MNC se de­bía con­ven­cer al ca­ba­llo pa­ra que acep­ta­ra el freno, sin nin­gún ti­po de vio­len­cia, con sua­vi­dad y pa­cien­cia. Con una se­rie de pa­sos, la ye­gua ad­mi­tía el bo­ca­do per­fec­ta­men­te, an­te mi asom­bro y el de los de­más asis­ten­tes. Ac­to se­gui­do, lo in­ten­té yo mis­mo y lo con­se­guí al pri­mer in­ten­to (fo­to 11), si­guien­do las ins­truc­cio­nes de Chi­co, sin nin­gún im­pe­di­men­to. Txus­ma”.

7

5

3

4

2

1

10

8

11

9

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.