El jo­ven su­su­rra­dor de ca­ba­llos

Ya­go Bai­la y su mé­to­do de en­tre­na­mien­to

Ecuestre - - CABALLO DOMA NATURAL -

Se con­fie­sa tí­mi­do, aunque enar­bo­la una son­ri­sa que di­ce lo con­tra­rio en cuan­to ha­blas con él. Ya­go Bai­la es un au­tén­ti­co su­su­rra­dor de ca­ba­llos; apa­sio­na­do de es­tos ani­ma­les, per­fec­cio­na y di­fun­de sus co­no­ci­mien­tos en Es­pa­ña y al­gu­nos paí­ses ex­tran­je­ros. Le vi­mos re­cien­te­men­te en Va­len­cia, mien­tras pre­pa­ra­ba ya su agen­da de ac­ti­vi­da­des pa­ra lo que res­ta de año.

Aca­ba

de vol­ver de su se­gun­da gi­ra por Mé­xi­co es­te año, don­de ha im­par­ti­do va­rios cur­sos so­bre do­ma na­tu­ral. Una de sus pri­me­ras pa­ra­das en Es­pa­ña fue en la Hí­pi­ca Rue­da de Ná­que­ra, Va­len­cia, don­de tras una con­fe­ren­cia en la que ex­pli­có las cla­ves de su en­tre­na­mien­to con los equi­nos, lle­vó a ca­bo una ex­hi­bi­ción.

Ya­go Bai­la, bar­ce­lo­nés de 36 años, es nie­to de un ins­truc­tor de ca­ba­lle­ría del ejér­ci­to y de un ex­per­to en re­jo­neo, to­ros y ca­rre­ras de ca­ba­llos, por lo que lle­va en la san­gre la afi­ción por el mun­do ecues­tre.

Des­de los cin­co años, la cu­rio­si­dad le hi­zo acer­car­se a es­tos ani­ma­les y mon­tar­los “a es­con­di­das”. Más ade­lan­te lle­gó su afán por la ob­ser­va­ción de los ca­ba­llos, bus­can­do su con­tac­to, de­te­nién­do­se en su ac­ti­tud y ga­nan­do po­co a po­co su con­fian­za. Ya a los 19 años co­men­za­ba su for­ma­ción téc­ni­ca en equi­ta­ción, Do­ma Clá­si­ca, Sal­to, Mon­ta Wes­tern… En las pri­me­ras iba de la mano de Marc Ma­ris­tany, di­rec­tor de la Es­cue­la de Equi­ta­ción La Fui­xar­da, de Bar­ce­lo­na, y di­rec­tor téc­ni­co del Club de Sal­to Ega­ra, ade­más de pro­fe­sor ti­tu­la­do en equi­no­te­ra­pia y equi­ta­ción te­ra­péu­ti­ca.

Ya­go em­pe­zó a cen­trar su aten­ción en la do­ma na­tu­ral, co­men­zan­do su an­da­du­ra de la mano de Juan Ara­quis­tain. Seguidor de Lucy Rees, Chi­co Ra­mí­rez, Ray Hunt, Ste­ve Ha­rris… es con quien se ini­cia en el mun­do del Wes­tern, es­pe­cia­li­zán­do­se ade­más en la re­edu­ca­ción de ca­ba­llos con pro­ble­mas. Ac­tual­men­te, im­par­te cur­sos de do­ma na­tu­ral y pre­pa­ra ca­ba­llos pa­ra di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, tan­to en Es­pa­ña co­mo en Cen­troa­mé­ri­ca.

Ha­bla el ex­per­to

Pa­ra Ya­go Bai­la, el ca­ba­llo ha si­do su “gran maes­tro”. Es –di­ce- ser­vi­cial, en­tre­ga­do, ho­nes­to, cla­ro y pu­ro, sin men­ti­ras ni en­ga­ños. “Siem­pre con­ta­rá con no­so­tros, mien­tras se­pa­mos con­tar con él de una for­ma ló­gi­ca pa­ra su en­ten­di­mien­to, con res­pe­to... Ne­ce­si­ta­mos las en­se­ñan­zas de es­te gran­dio­so ani­mal pa­ra me­jo­rar nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les y per­so­na­les, nues­tra for­ma de mi­rar…”. Pa­ra Ya­go, el ca­ba­llo es un vehícu­lo que nos per­mi­te co­no­cer­nos, cre­cer per­so­nal­men­te. Es al­go pal­pa­ble cuan­do le ves tra­ba­jar, ca­paz de co­mu­ni­car al pú­bli­co mu­chas co­sas de una for­ma “mu­da”. “Hay un pro­ver­bio ára­be que di­ce que si una per­so­na no en­tien­de una so­la mi­ra­da, tam­po­co en­ten­de­rá una lar­ga ex­pli­ca­ción. En mis cur­sos, a tra­vés del ca­ba­llo, las per­so­nas ha­cen un du­ro tra­ba­jo in­te­rior, re­cu­pe­ran su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción…”, se­ña­la.

Es­te ex­per­to equino por el C.E.M. im­par­te cur­sos de do­ma na­tu­ral apli­ca­dos a ca­da dis­ci­pli­na hí­pi­ca, ade­más de for­mar a co­lec­ti­vos de do­ma­do­res, equi­no­te­ra­peu­tas, ve­te­ri­na­rios, mo­zos, par­ti­cu­la­res… tra­tan­do di­ver­sos pro­ble­mas de la psi­que del ca­ba­llo, co­mo ma­nías, fo­bias, re­sa­bios, mie­dos, et­cé­te­ra.

En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra pre­pa­ran­do la agen­da pa­ra los pró­xi­mos me­ses, así co­mo al­gu­nos pro­yec­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, al mar­gen de su tra­ba­jo en el Club Equi­ta­ció Ma­ris­tany. En sus cur­sos, los alum­nos apren­den a co­no­cer la na­tu­ra­le­za del ca­ba­llo, có­mo lle­gar a una ar­mo­nía con él uti­li­zan­do la ló­gi­ca del ani­mal. “Es­ta­mos obli­ga­dos a rea­li­zar un cam­bio en nues­tras ac­ti­tu­des par lo­grar buenos re­sul­ta­dos, al­go que po­de­mos apli­car en nues­tra vi­da dia­ria. Los alum­nos apren­den a ca­na­li­zar y abrir sus men­tes pa­ra me­jo­rar mu­chas co­sas en la vi­da, usan­do la ca­pa­ci­dad de re­so­lu­ción de for­ma ade­cua­da”, pun­tua­li­za. En es­te sen­ti­do, nos ha­bla de que el ca­ba­llo es ca­paz de in­ter­pre­tar las se­ña­les, emo­cio­nes y po­si­cio­nes cor­po­ra­les de sus de­pre­da­do­res y sus con­gé­ne­res por na­tu­ra­le­za, con lo cual pue­de in­ter­pre­tar a la per­fec­ción nues­tros mo­vi­mien­tos. “Si un de­pre­da­dor mi­ra fi­ja­men­te, el ca­ba­llo se sen­ti­rá ame­na­za­do o in­ti­mi­da­do, por eso, por ejem­plo, es im­por­tan­te des­viar la mi­ra­da al sue­lo pa­ra qui­tar pre­sión. De la mis­ma for­ma que nues­tro cuer­po de fren­te sig­ni­fi­ca pre­sión pa­ra el có­di­go del ca­ba­llo, des­viar­nos un po­co de la lí­nea rec­ta y fron­tal ayu­da a evi­tar­lo. Una mano abier­ta es una ame­na­za, pe­ro una mano re­la­ja­da y caí­da ha­ce que ce­se la pre­sión…”. Es­tos son sólo al­gu­nos de los ejem­plos de có­mo ini­ciar un acer­ca­mien­to a un ca­ba­llo, to­do ba­sa­do en esa bús­que­da del li­de­raz­go “me­dian­te el res­pe­to y uti­li­zan­do los có­di­gos de la ma­na­da”. Por esa ra­zón, el prin­ci­pal ins­tru­men­to de tra­ba­jo de Ya­go es su pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la na­tu­ra­le­za y el len­gua­je pos­tu­ral, pa­ra lo­grar una re­la­ción per­fec­ta en­tre su­su­rra­dor y ca­ba­llo. La apli­ca­ción de es­tas téc­ni­cas an­ces­tra­les le da co­mo re­sul­ta­do un ani­mal equi­li­bra­do, co­la­bo­ra­dor y vo­lun­ta­rio­so en el desem­pe­ño de cual­quier dis­ci­pli­na ecues­tre.

1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.