"Er­mi­ta­ño III", Re­pro­duc­tor de Éli­te

“Er­mi­ta­ño III” ya es Re­pro­duc­tor de Éli­te

Ecuestre - - PORTADA - TEX­TO: E.G.B. FOTOS: ECUES­TRE / LOS AR­COS

“Er­mi­ta­ño III” ha re­ci­bi­do un re­co­no­ci­mien­to que, sin du­da, ele­va su va­lor y, so­bre to­do, el de su des­cen­den­cia. Mar­ca un he­cho his­tó­ri­co, al ser el pri­mer se­men­tal de éli­te que te­ne­mos en España. Pa­ra la ra­za es un éxi­to, y pa­ra su pro­pie­ta­rio, Jai­me Mo­reno, una gran sa­tis­fac­ción. Con él tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ha­blar al co­no­cer es­ta bue­na no­ti­cia.

Por vez pri­me­ra, un se­men­tal en­tra en el Li­bro de Re­pro­duc­to­res de Éli­te del Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol. Tras la úl­ti­ma va­lo­ra­ción ge­né­ti­ca que ha eje­cu­ta­do la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Cria­do­res de Ca­ba­llos Es­pa­ño­les (ANCCE), den­tro del Pro­gra­ma de Me­jo­ra de la Ra­za, “Er­mi­ta­ño III” ha si­do dis­tin­gui­do con los tí­tu­los de Re­pro­duc­tor Me­jo­ran­te y Re­pro­duc­tor de Éli­te. Jai­me Mo­reno, su pro­pie­ta­rio, y tam­bién del cen­tro de re­pro­duc­ción y en­tre­na­mien­to de ca­ba­llos PRE “Los Ar­cos”, se mos­tra­ba sa­tis­fe­cho en nues­tra pri­me­ra co­mu­ni­ca­ción tras co­no­cer la no­ti­cia. Con él char­la­mos, lar­go y ten­di­do, so­bre la tra­yec­to­ria de es­te mag­ní­fi­co se­men­tal.

Ecues­tre.- Lo pri­me­ro es dar­le la en­ho­ra­bue­na... pe­ro, jun­to a ella, qui­sié­ra­mos co­no­cer sus pri­me­ras im­pre­sio­nes al echar la vis­ta ha­cia atrás, en el año 96, cuan­do cru­za­ba por vez pri­me­ra su mi­ra­da con la de “Er­mi­ta­ño III”...

Jai­me Mo­reno.- “Sen­tí una enor­me sa­tis­fac­ción por que al fin se hu­bie­ra re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te su ca­li­dad co­mo se­men­tal me­jo­ran­te, por lo que apos­ta­mos en un prin­ci­pio y lo que he­mos ido cons­ta­tan­do a lo lar­go de su ex­ten­sa tra­yec­to­ria re­pro­duc­to­ra. Es­pe­cial sa­tis­fac­ción por­que ha­ya si­do el pri­me­ro y úni­co que lo ha con­se­gui­do has­ta la fe­cha, no só­lo den­tro del Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol, sino de to­das las ra­zas en España”.

E.- ¿Por aquel en­ton­ces, el pro­yec­to del cen­tro de se­men­ta­les le pa­re­cía una apues­ta di­fí­cil?

J. M.- “No pue­do de­cir que fue­ra una apues­ta de­ma­sia­do arries­ga­da. En aquel mo­men­to, “Er­mi­ta­ño III” ya era un gran ca­ba­llo. Ha­bía­mos ini­cia­do en 1994, con “Vi­na­te­ro III”, un am­bi­cio­so pro­gra­ma pa­ra desa­rro­llar un Cen­tro de Se­men­ta­les que pres­ta­se un ser­vi­cio no­ve­do­so a los ga­na­de­ros, y no po­día­mos de­jar pa­sar es­ta opor­tu­ni­dad. La cons­tan­cia de Pe­dro García, di­rec­tor téc­ni­co del Cen­tro Los Ar­cos y la ayu­da de Luis Lu­cio, ji­ne­te y en­tre­na­dor que pre­sen­tó en las pis­tas a “Er­mi­ta­ño III” en una épo­ca en la que el ca­ba­llo PRE ape­nas con­cur­sa­ba en Do­ma Clásica, fue­ron im­pres­cin­di­bles pa­ra con­ven­cer a Mª Fer­nan­da de la Es­ca­le­ra pa­ra que nos lo ven­die­se, lo que al fi­nal hi­zo en di­ciem­bre de 1996, con la tran­qui­li­dad de que de­ja­ba su se­men­tal bu­que-in­sig­nia en bue­nas ma­nos”.

E.- ¿Ha­bría ima­gi­na­do en­ton­ces que lle­ga­ría es­te mo­men­to?

J.M.- “Real­men­te, no po­día­mos pen­sar en es­to. En aquel mo­men­to no exis­tían Pla­nes de Me­jo­ra de la Ra­za y, por tan­to, no se con­tem­pla­ban es­te ti­po de re­co­no­ci­mien­tos. So­lo ha­bía ilu­sión y ga­nas de de­mos­trar que era un gran se­men­tal, que trans­mi­ti­ría a la ca­ba­ña de PRE sus ex­ce­len­tes cua­li­da­des pa­ra la dis­ci­pli­na de Do­ma Clásica”.

E.- Ac­tual­men­te son seis los pro­pie­ta­rios de es­te ejem­plar sin­di­ca­do, ¿nos po­dría in­di­car de quié­nes se tra­ta?

J.M.- “Na­da más com­prar el ca­ba­llo a Mª Fer­nan­da de la Es­ca­le­ra, y sa­bien­do que te­nía­mos en nues­tras ma­nos un ca­ba­llo ex­cep­cio­nal, pen­sa­mos que “Er­mi­ta­ño III” era

el se­men­tal ideal pa­ra con­ti­nuar y re­for­zar nues­tro pro­yec­to de Cen­tro de Se­men­ta­les. Por ello, in­me­dia­ta­men­te des­pués lo sin­di­ca­mos y re­par­ti­mos la pro­pie­dad en­tre seis ga­na­de­ros que cre­ye­ron y apos­ta­ron por él y de­ci­die­ron, al igual que no­so­tros, cen­trar en es­te se­men­tal el desa­rro­llo de sus ga­na­de­rías: Amador Alon­so (Ye­gua­da Los Ama­do­res), Cris­ti­na Ba­que­ro (Ye­gua­da Los Co­rra­les), An­na Ga­ma­zo (Ye­gua­da La En­ci­na), An­to­nio Pá­ra­mo (Ye­gua­da Al­ca­ñi­ces) y Fi­del Sáez (Ye­gua­da Arro­yo­mon­te) y yo mis­mo. Todos han con­se­gui­do, gra­cias a “Er­mi­ta­ño III”, unos pro­duc­tos mag­ní­fi­cos que es­tán al­can­zan­do en las Prue­bas de Se­lec­ción de Ca­ba­llos Jó­ve­nes ca­li­fi­ca­cio­nes de Ex­ce­len­te y Muy Bueno, y es­tán par­ti­ci­pan­do al más al­to ni­vel en Con­cur­sos de Do­ma Clásica, con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. Mi sa­tis­fac­ción por es­te re­co­no­ci­mien­to es com­par­ti­da por todos ellos con la mis­ma in­ten­si­dad, ya que he­mos si­do todos los que he­mos con­tri­bui­do a es­te gran lo­gro”.

E.- Es­te ré­gi­men de co- pro­pie­dad, ¿qué be­ne­fi­cios apor­tó al desa­rro­llo de es­te se­men­tal?

J.M.- “Ha si­do im­pres­cin­di­ble. Es­ta ex­pe­rien­cia ha per­mi­ti­do que los ga­na­de­ros pro­pie­ta­rios del re­pro­duc­tor sin­di­ca­do dis­pon­gan de un mag­ní­fi­co se­men­tal pa­ra cu­brir las ye­guas de su ga­na­de­ría y, al mis­mo tiem­po, se ha­yan cu­bier­to nu­me­ro­sas ye­guas de otras ga­na­de­rías, apro­xi­ma­da­men­te 270 ye­guas en to­tal, lo que sin du­da ha con­tri­bui­do no­to­ria­men­te a me­jo­rar la ca­ba­ña del PRE”.

E.- ¿Cree que la ca­rre­ra de­por­ti­va de “Er­mi­ta­ño III” se trun­có de­ma­sia­do pron­to?

J.M.- “Sin du­da. Su ca­rre­ra de­por­ti­va se trun­có a los seis años de edad por una le­sión que le re­ti­ró de la com­pe­ti­ción. Fue Luis Lu­cio quien de­mos­tró su po­ten­cial de­por­ti­vo, im­pen­sa­ble en aque­llos tiem­pos pa­ra un Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol. Con él ga­nó la Pri­ma Anual que la RFHE otor­ga­ba a ca­ba­llos jó­ve­nes, con­vir­tién­do­se en el ca­ba­llo de

cin­co años más pre­mia­do en com­pe­ti­cio­nes de do­ma en nues­tro país. Si el ca­ba­llo hu­bie­se con­ti­nua­do su ca­rre­ra de­por­ti­va, hu­bie­se al­can­za­do con se­gu­ri­dad otros gran­des éxi­tos y se le hu­bie­ra co­no­ci­do más co­mo in­di­vi­duo, pe­ro su de­sig­na­ción co­mo se­men­tal de éli­te la ha con­se­gui­do a tra­vés de su des­cen­den­cia, que en ese ca­so pro­ba­ble­men­te hu­bie­se si­do mu­cho me­nos nu­me­ro­sa”.

E.- ¿Có­mo de­fi­ni­ría a “Er­mi­ta­ño III”?

J.M.- “Co­mo un ca­ba­llo bello, muy no­ble y con un ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio, que sa­bía per­fec­ta­men­te cuán­do lo mon­ta­ba un ni­ño y cuán­do lo mon­ta­ba un ji­ne­te, mo­men­to en que se trans­for­ma­ba en un ca­ba­llo po­ten­te, con fuer­za en los pos­te­rio­res, que lo da­ba to­do. Su mor­fo­lo­gía en­ca­ja per­fec­ta­men­te en el pro­to­ti­po de la ra­za y sus des­ta­ca­dos mo­vi­mien­tos en los tres ai­res eran, se­gún Luis Lu­cio, los idó­neos pa­ra la com­pe­ti­ción: un pa­so am­plio, un tro­te ca­den­cia­do y en equi­li­brio y un mag­ní­fi­co ga­lo­pe sal­ta­do”.

E.- ¿Cuá­les son esas vir­tu­des que, sin du­da, es­te se­men­tal im­pri­me en su des­cen­den­cia? J.M.- “To­das es­tas vir­tu­des las ha trans­mi­ti­do a su des­cen­den­cia, es­pe­cial­men­te su mag­ní­fi­co ga­lo­pe, ca­rac­te­rís­ti­ca común de todos sus des­cen­dien­tes. Mu­cho antes de que ob­tu­vie­se es­te re­co­no­ci­mien­to, a los po­cos años de ini­ciar su ac­ti­vi­dad re­pro­duc­to­ra, ya ase­gu­rá­ba­mos a todos los ga­na­de­ros que pre­gun­ta­ban por él que ha­bía­mos com­pro­ba­do que a tra­vés de sus hi­jos siem­pre me­jo­ra­ba a las ye­guas que cu­bría”. E.- ¿Qué va­lo­res de Ín­di­ce Ge­né­ti­co Glo­bal y de fia­bi­li­dad ha al­can­za­do "Er­mi­ta­ño III" en la va­lo­ra­ción? J.M.- “Tras la úl­ti­ma va­lo­ra­ción ge­né­ti­ca rea­li­za­da por el Gru­po de In­ves­ti­ga­ción ME­RA­GEM, ha ob­te­ni­do un IGG pa­ra la Do­ma Clásica de 110,59 y un IGG pa­ra la Ap­ti­tud Mor­fo­ló­gi­ca de 103,78, am­bos con una re­pe­ti­bi­li­dad su­pe­rior a 0,60”. E.- Ac­tual­men­te ¿cuá­les son las con­di­cio­nes de cu­bri­ción que tie­nen es­ta­ble­ci­das pa­ra es­te se­men­tal? J.M.- “Er­mi­ta­ño III” tie­ne 27 años de edad y aun­que se en­cuen­tra en bue­nas con­di­cio­nes fí­si­cas, ha­ce años que de­jó de ser fér­til. Si hu­bié­ra­mos pre­vis­to es­ta si­tua­ción, hu­bié­se­mos ob­te­ni­do antes un al­to nú­me­ro de do­sis de se­men con­ge­la­do. Hoy so­lo dis­po­ne­mos de un pe­que­ño nú­me­ro de do­sis que uti­li­za­re­mos pa­ra cu­brir ye­guas es­pe­cial­men­te se­lec­cio­na­das. En to­do ca­so, ac­tual­men­te es­ta­mos cu­brien­do con esos des­cen­dien­tes que antes ci­ta­ba y que ya es­tán de­mos­tran­do su ca­pa­ci­dad me­jo­ran­te al trans­mi­tir igual­men­te las vir­tu­des de su an­te­ce­sor”. E.- Su vi­da hoy, pues, es mu­cho más re­la­ja­da... J.M.- “Sí, se en­cuen­tra es­ta­bu­la­do en el Cen­tro Los Ar­cos, don­de re­ci­be dia­ria­men­te una es­pe­cial aten­ción, tan­to en lo re­la­ti­vo a su ali­men­ta­ción co­mo a su hi­gie­ne, ejer­ci­cios fí­si­cos y des­can­so. Ya hi­zo su tra­ba­jo y con gran éxi­to. Aho­ra lo que le co­rres­pon­de es vi­vir fe­liz y tran­qui­lo, y cuan­tos más años, me­jor”.

2 1. "Er­mi­ta­ño III" es el pri­mer y úni­co se­men­tal que con­si­gue el tí­tu­lo de Re­pro­duc­tor de Éli­te en nues­tro país, inau­gu­ran­do así una lis­ta que es­pe­ra­mos se am­plíe con los años. 2. Jai­me Mo­reno con "Er­mi­ta­ño III", en su ima­gen más re­cien­te. El se­men­tal...

1

2

1. El se­men­tal na­ció en 1985. Su des­cen­den­cia es am­plia, con­tras­ta­da. Mu­chos de sus hi­jos lo cons­ta­tan dia­ria­men­te en las pis­tas de Do­ma. 2. Con Luis Lu­cio, en una prue­ba de Do­ma Clá­si­ca a los cin­co años. En­ton­ces ga­na­ba la pri­ma de la RFHE. 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.