Els tres tombs

Un ho­me­na­je al ca­ba­llo

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE | FIESTAS -

Du­ran­te los pri­me­ros do­min­gos del nue­vo año, con el ri­gor del frío in­ver­nal, las ca­lles y pla­zas de nu­me­ro­sos pue­blos en Cataluña de lle­nan de ca­rros, ca­ba­llos y mu­las. Se tra­ta de una fies­ta tra­di­cio­nal Els tres tombs, en ho­nor a San An­to­nio Abad.

Las

fies­tas en ho­nor a San An­to­nio Abad - Sant An­to­ni dels rucs pa­ra los ca­ta­la­nes­son unas de las más im­por­tan­tes del in­vierno. Vin­cu­la­das a la ben­di­ción de los ani­ma­les do­més­ti­cos de com­pa­ñía y de tra­ba­jo, se ex­tien­den por to­da la geo­gra­fía pe­nin­su­lar coin­ci­dien­do con su fes­ti­vi­dad, el día 17 de enero. Pe­ro en Cataluña tie­nen un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. Por una par­te, com­par­ten la ve­ne­ra­ción al san­to, que se ex­te­rio­ri­za en la cos­tum­bre de dar tres vuel­tas ( tombs o pas­sa­des) en pro­ce­sión al lu­gar de cul­to de ca­da po­bla­ción y en la ben­di­ción de los ani­ma­les. Y por otra, un he­cho las di­fe­ren­cia: rin­den ho­me­na­je a una for­ma de vi­da y a unos ofi­cios ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­dos al ca­ba­llo.

La tra­di­ción de los "tres tombs" evo­ca las la­bo­res del cam­po, pe­ro es­pe­cial­men­te reivin­di­ca el pa­sa­do co­mer­cial de Cataluña, or­gu­llo­so de la fi­gu­ra del tra­gi­ner. En for­ma análo­ga a los arrie­ros, eran per­so­nas que tra­ba­ja­ban trans­por­tan­do mer­can­cías, uti­li­zan­do bes­tias de car­ga co­mo el ca­ba­llo, la mu­la o el burro. Du­ran­te mu­chos años hi­cie­ron po­si­ble el in­ter­cam­bio de di­ver­sos ar­tícu­los, y tam­bién de in­for­ma­ción, en­tre ma­sías, pue­blos y ciu­da­des. El trans­por­te de la car- ga po­día ha­cer­se a lo­mos de los ani­ma­les, pe­ro hoy los ver­da­de­ros protagonis­tas de los pa­sa­ca­lles son los ca­rros. Las di­fe­ren­tes so­cie­da­des de “to­nis” compiten en la re­cu­pe­ra­ción de es­tos pe­cu­lia­res vehícu­los de trac­ción a san­gre, ca­rac­te­ri­za­dos por po­seer un úni­co eje e ir ti­ra­dos en reata. Res­tau­ra­dos has­ta el más mí­ni­mo detalle, con la pe­sa­da car­ga per­fec­ta­men­te equi­li­bra­da y ti­ra­dos por ani­ma­les be­lla­men­te guar­ne­ci­dos, re­co­rren las es­tre­chas y em­pi­na­das ca­lles de los cen­tros his­tó­ri­cos de pue­blos y ciu­da­des. Ho­me­na­je a San An­tón, sí, pe­ro tam­bién a aque­llas for­ma de vi­vir y tra­ba­jar.

Pue­blo a pue­blo

Con el fin de que las di­ver­sas po­bla­cio­nes pue­dan ver en sus ca­lles los lla­ma­ti­vos ca­rros res­ca­ta­dos del pa­sa­do, y da­do que son es­ca­sos, las ce­le­bra­cio­nes se re­par­te en el ca­len­da­rio, los pri­me­ros me­ses del año. Ecues­tre es­tu­vo, de la mano de Hor­se&na­tu­re, en Valls, don­de la ce­le­bra­ción cen­te­na­ria es una de las más tí­pi­cas y con­cu­rri­das. Ani­ma­dos por una ban­da de cor­ne­tas y tam­bo­res, Els tres tombs van pre­ce­di­dos por el es­tan­dar­te de la so­cie­dad, un des­ta­ca­do nú­me­ro de ji­ne­tes y un ca­rro con la ima­gen de Sant An­to­ni. Les si­guen los ca­rros de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.