Li­be­rar la es­pal­da

Só­lo cuan­do la es­pal­da del ca­ba­llo se mue­ve li­bre­men­te, los cuar­tos tra­se­ros pue­den car­gar pe­so. Los ex­per­tos de­mues­tran có­mo de­ben en­cajr an­te­rio­res y pos­te­rio­res de ma­ne­ra óp­ti­ma, y ofre­cen so­lu­cio­nes pa­ra cino pro­ble­mas fre­cuen­tes con las es­pal­das.

Ecuestre - - DEPORTE -

M on­tar a ca­ba­llo a ve­ces es co­mo ir en co­che: si al mis­mo tiem­po pi­sas el ace­le­ra­dor y el em­bra­gue, só­lo ha­ces mu­cho rui­do, pe­ro no te mue­ves ni un cen­tí­me­tro. Tan­to en el co­che co­mo en la si­lla de mon­tar, el que im­pul­se al ca­ba­llo des­de los cuar­tos tra­se­ros pe­ro no se­pa ma­ne­jar la mano de­lan­te­ra, no avan­za. Los ca­ba­llos só­lo se mue­ven li­bre­men­te y de ma­ne­ra sa­na con el ji­ne­te si los cuar­tos tra­se­ros co­mo “ace­le­ra­dor” y la mano de­lan­te­ra co­mo “em­bra­gue” es­tán ajus­ta­dos per­fec­ta­men­te co­mo una rue­da den­ta­da. La es­pal­da del ca­ba­llo tie­ne un pa­pel de­ci­si­vo en es­ta in­ter­ac­ción.

Co­mo fun­cio­na óp­ti­ma­men­te, el fi­sio­te­ra­peu­ta equino Ste­fan Stam­mer nos ex­pli­ca­rá dón­de sur­gen la ma­yo­ría de los pro­ble­mas y qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne la cons­ti­tu­ción fí­si­ca. Los hom­bros suel­tos y li­bres tam­bién se pue­den con­se­guir prac­ti­can­do el pa­so es­pa­ñol. An­ja Be­ran, en­tre­na­do­ra de do­ma clá­si­ca, nos en­se­ña­rá lo im­por­tan­te pa­ra apren­der es­te ejer­ci­cio. La pro­fe­so­ra en adies­tra­mien­to Sa­bi­ne Ellin­ger nos da­rá con­se­jos de en­tre­na- mien­to pa­ra ca­ba­llos con pro­ble­mas ha­bi­tua­les en la es­pal­da. Así los ji­ne­tes apren­den a “sol­tar el em­bra­gue” sua­ve­men­te.

Mu­chos ji­ne­tes se cen­tran de­ma­sia­do en los pos­te­rio­res. Es don­de se en­cuen­tra el mo­tor del ca­ba­llo y don­de, du­ran­te su for­ma­ción, tie­ne que apren­der a pi­sar por de­ba­jo de la ma­sa. Las ma­nos y la es­pal­da par­ti­ci­pan en es­te pro­ce­so de ma­ne­ra de­ci­si­va. Si los hom­bros es­tán li­bres pa­ra guiar, en­ton­ces el ca­ba­llo trans­fie­re me­jor su pe­so ha­cia arri­ba en las ma­nos y se sien­ta me­jor en los cuar­tos tra­se­ros.

Las ma­nos, jun­to con el cue­llo y la ca­be­za, lle­van un pe­so im­por­tan­te: es apro­xi­ma­da­men­te un 60% del pe­so del ca­ba­llo. Es­to tam­po­co se pue­de cam­biar en la for­ma­ción, pe­ro se pue­de en­tre­nar a un ca­ba­llo de ma­ne­ra que los an­te­rio­res y los pos­te­rio­res in­ter­ac­túen de ma­ne­ra óp­ti­ma. Es­to es im­por­tan­te pa­ra mon­tar al ca­ba­llo co­rrec­ta­men­te y de ma­ne­ra sa­na. Si lo ha­ce­mos bien, el ca­ba­llo se mo­ve­rá equi­li­bra­da­men­te, ni las ar­ti­cu­la­cio­nes ni los ten­do­nes se gas­ta­rán.

“La zo­na de la es­pal­da ac­túa co­mo cen­tro del mo­vi­mien­to de

lan­te­ro”, di­ce Ste­fan Stam­mer, fi­sio­te­ra­peu­ta de Rogg­wil, Sui­za. Al com­ple­jo de la es­pal­da per­te­ne­cen to­dos los hue­sos, múscu­los y ten­do­nes al­re­de­dor de la és­ta. En los ca­ba­llos, es­ta re­gión es­tá cons­trui­da un po­co dis­tin­ta de la hu­ma­na, ya que no exis­te co­ne­xión ósea. Don­de los hu­ma­nos te­ne­mos la cla­ví­cu­la, en el ca­ba­llo só­lo hay ten­do­nes, múscu­los y li­ga­men­tos. Jun­tos for­man una es­pe­cie de red amor­ti­gua­do­ra pa­ra el dor­so del ca­ba­llo. To­do el tó­rax se cuel­ga del múscu­lo ten­di­no­so con for­ma de aba­ni­co, de nom­bre “se­rra­tus

an­te­rior”, co­mo en un la­zo. Es­ta cons­truc­ción es­tá pen­sa­da pa­ra fa­vo­re­cer la po­si­ción con­ti­nua de pas­tar, pe­ro no pa­ra el ca­ba­llo de si­lla. “To­da la zo­na de la es­pal­da es un cen­tro im­por­tan­te de equi­li­brio”, di­ce Stam­mer, que es­tá es­cri­bien­do un li­bro nue­vo en re­la­ción al te­ma. Aquí se pro­du­ce el cam­bio más im­por­tan­te du­ran­te de la for­ma­ción del ca­ba­llo, por­que no so­la­men­te an­da rec­to.

Cuan­do el ca­ba­llo se in­cur­va, se pro­du­ce más pre­sión en zo­na ex­te­rior de la es­pal­da. Pa­ra es­to hay que en­tre­nar re­gu­lar­men­te los múscu­los del ca­ba­llo en la es­pal­da. Ste­fan Stam­mer ex­pli­ca la in­ter­ac­ción de es­ta zo­na con los cuar­tos tra­se­ros, con el ejem­plo de dos rue­das den­ta­das. La rue­da gran­de mue­ve la mano de­lan­te­ra y la pe­que­ña el cuar­to tra­se­ro. La rue­da de­lan­te­ra se le­van­ta y se gi­ra ha­cia ade­lan­te y la tra­se­ra ha­cia atrás. Só­lo si las dos rue­das se en­gra­nan de ma­ne­ra equi­li­bra­da el ca­ba­llo an­da­rá co­rrec­ta­men­te.

Si so­la­men­te gi­ra la rue­da de­lan­te­ra ha­cia ade­lan­te, en­ton­ces el ca­ba­llo car­ga las ma­nos. Si la rue­da den­ta­da de­lan­te­ra se mue­ve en di­rec­ción equi­vo­ca­da, el ca­ba­llo apar­ta el dor­so y no pue­de pi­sar por de­ba­jo. Una con­se­cuen­cia de es­to es que, a me­nu­do, los ca­ba­llos se al­can­zan con la pa­ta tra­se­ra en el cas­co, en el ta­lón o en el me­nu­di­llo de­lan­te­ro, por­que no mue­ven su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do la mano pa­ra sa­lir de su po­si­ción, lle­gan­do la pa­ta tra­se­ra y pro­vo­can­do el al­can­ce.

Es­to no su­ce­de si el ca­ba­llo se mue­ve li­bre­men­te des­de la es­pal­da. Por eso mu­chos en­tre­na­do­res ha­blan de “su­bir la es­pal­da”. En reali­dad se re­fie­ren a que el ca­ba­llo de­be su­bir el tó­rax en­tre los omó­pla­tos. Es­to se ase­me­ja a un mue­lle que trans­for­ma la ener­gía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.