La Fe­ria en­cen­dió Jerez

Aco­so, Do­ma Va­que­ra, En­gan­ches de ex­hi­bi­ción y Mor­fo­ló­gi­cos, en su pro­gra­ma

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

Con el ca­ba­llo co­mo pro­ta­go­nis­ta

Mi “scu­si, per fa­vo­re. Sono un ap­pas

sio­na­to di cavalli, lo pos­so ot­te­ne­re una fo­to con te?”. Es Pao­lo, un ita­liano de unos cua­ren­ta años que ha vi­si­ta­do la Fe­ria del Ca­ba­llo por pri­me­ra vez. El vier­nes tro­pe­zó con Ál­va­ro Do­mecq Ro­me­ro, “Al­va­ri­to”, en la puer­ta de la can­ti­na de ofi­cia­les del De­pó­si­to de Se­men­ta­les de Jerez, el lí­mi­te fí­si­co pa­ra ac­ce­der al re­cin­to mi­li­tar los días de Fe­ria. Pao­lo era tu­ris­ta, ahí es­ta­ba su ba­rre­ra. Ál­va­ro, no.

El ga­na­de­ro más fa­mo­so de Es­pa­ña pa­sa­ba por allí, bus­ca­ba el desaho­ga­do es­pa­cio del per­so­nal au­to­ri­za­do pa­ra ver la do­ma va­que­ra de ca­ba­llos jó­ve­nes. Ál­va­ro no tie­ne pre­jui­cios pa­ra mez­clar­se con anó­ni­mos, ni tam­po­co en acep­tar la pro­pues­ta fo­to­grá­fi­ca de ad­mi­ra­do­res co­mo Pao­lo. El jinete se que­da en el centro de la ima­gen, son­rien­do. Era Fe­ria de Jerez y ha­cía una ma­ña­na so­lea­da. Pao­lo se co­lo­ca a la iz­quier­da y de­ja a su mu­jer en el otro ex­tre­mo. La fo­to la ha­go yo. In­ten­tó alar­gar el mo­men­to pa­ra go­zo del tu­ris­ta y tras el se­gun­do click, el ita­liano sa­ca a re­lu­cir su edu­ca­ción. “Gra­zie. E’sta­to un gran­de pia­ce­re”. Se es­tre­chan la mano y Al­va­ri­to con­ti­núa su ca­mino bajo su sombrero de ala an­cha.

Pao­lo ate­rri­zó en Jerez el sá­ba­do 10 de ma­yo con la teo­ría apren­di­da. Jerez es la cu­na del Ca­ba­llo Español, la tie­rra que ha vis­to cre­cer al no­ble bru­to y la ciu­dad en la que se ex­hi­be el ar­te ecues­tre. El ca­ba­llo es pa­ra Jerez lo que el jazz es pa­ra Nue­va Or­leáns. O lo que la mo­da es pa­ra Mi­lán. La Fe­ria de Jerez no de­cep­cio­na a “gui­ris” ni a pro­fa­nos. Es nor­mal. El con­tras­te es­té­ti­co les so­bre­pa­sa.

Pe­ro al je­re­zano ha­ce años que su his­to­ria ecues­tre no le con­mue­ve, veamos los mo­ti­vos. El pro­gra­ma hí­pi­co que re­edi­tó el

La ciu­dad del ca­ba­llo ce­le­bró su se­ma­na gran­de con un pro­gra­ma car­ga­do, co­mo es tra­di­cio­nal, de ac­tos hí­pi­cos. El co­lo­fón lo pu­sie­ron las en­tre­gas del Ca­ba­llo de Oro y del pre­mio Cam­peón de Cam­peo­nes.

al­cal­de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra en los años se­sen­ta arran­có el día que Pao­lo lle­gó a Jerez en el Cortijo de Vi­cos con el con­cur­so de Aco­so y De­rri­bo, la mo­da­li­dad hí­pi­ca en la que se prue­ba la cas­ta y la bra­vu­ra. La aso­cia­ción de ga­rro­chis­tas de Jerez, pre­si­di­da por el jinete Luis Er­qui­cia Do­mecq, asu­mió la or­ga­ni­za­ción de un con­cur­so ca­ren­te de pro­mo­ción y pú­bli­co. To­do lo de­más fue un ga­lo­pe. Las va­cas co­rrie­ron bien, los vein­te ga­rro­chis­tas (más de la mi­tad que en otras edi­cio­nes) se pu­die­ron lu­cir con fantástico­s de­rri­bos, la pis­ta es­ta­ba en óp­ti­mas con­di­cio­nes, aun­que hi­zo ca­lor, mu­cho ca­lor. Y hu­bo caí­das, na­da que no in­clu­ya el guión de un jinete de ga­rro­cha.

El Ayun­ta­mien­to de Jerez ha caí­do en la fal­ta de ilu­sión en un con­cur­so que cier­ta­men­te tie­ne una des­ven­ta­ja, la dis­tan­cia con el centro de la ciu­dad, don­de se alo­ja el tu­ris­ta y el afi­cio­na­do al mun­do del ca­ba­llo du­ran­te la se­ma­na gran­de de Jerez. Pe­ro tam­bién es ver­dad que se de­ben po­ner los me­dios ade­cua­dos pa­ra que el vi­si­tan­te no es­ca­pe del atrac­ti­vo lo­cal, el ca­ba­llo, pues en ello se va ri­que­za, se es­fu­man po­si­bles com­pra­ven­tas de ejem­pla­res de pu­ra ra­za que ex­por­ten la mar­ca Jerez más allá del río Gua­da­le­te.

El con­cur­so de Aco­so y De­rri­bo se desa­rro­lla so­bre el co­rre­de­ro mi­li­tar del Cortijo de Vi­cos, qui­nien­tos me­tros de pra­de­ra des­de don­de se con­tem­plan las his­tó­ri­cas ye­guas de Ye­gua­da Mi­li­tar, san­gre de la que pro­ce­de prác­ti­ca­men­te to­da la ca­ba­ña equi­na es­pa­ño­la. En es­te es­ce­na­rio, el aman­te del Ca­ba­llo Español, ca­da vez más ex­tran­je­ro que na­cio­nal, ha­bría em­pe­za­do a ren­ta­bi­li­zar su via­je a la ciu­dad ga­di­ta­na, pe­ro pa­ra eso tie­ne que lle­gar al ki­ló­me­tro quin­ce de la ca­rre­te­ra de Ar­cos, una dis­tan­cia que pa­re­ce in­sal­va­ble, de mo­men­to. Vein­te co­lle­ras, la mi­tad de lo ha­bi­tual en Vi­cos, pe­lea­ron el fin de se­ma­na el pre­mio de un con­cur­so que quie­re ga­nar to­da la afi­ción a es­ta dis­ci­pli­na. Pe­ro só­lo uno es­ta­ba lla­ma­do y es­te año ha si­do el onu­ben­se Ja­vier Váz­quez, am­pa­ra­do por el je­re­zano Ma­nuel Ca­rre­ra, des­pués de des­em­pa­tar con el ga­rro­chis­ta se­vi­llano Juan Fer­nán­dez, que fue se­gun­do, jun­to a su am­pa­ra­dor An­to­nio Mon­tes Gar­cía. Los je­re­za­nos Ma­nuel Fal­cón y An­to­nio de la flor fue­ron ter­ce­ros, y De la Flor fue el me­jor am­pa­ra­dor del con­cur­so, se­gún los jue­ces.

Va­que­ra en Se­men­ta­les

La si­guien­te ci­ta hí­pi­ca de Fe­ria fue otra ima­gen icó­ni­ca de la ciu­dad, la Do­ma Va­que­ra. El con­cur­so del De­pó­si­to de Se­men­ta­les que se ce­le­bró du­ran­te el miér­co­les y el jue­ves de Fe­ria go­za de una sa­lud de hie­rro. La ca­li­dad de ca­ba­llos y ji­ne­tes va en au­men­to, los re­sul­ta­dos son más re­ñi­dos

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.