Ca­ba­llo útil

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

Ha­blar de cri­sis su­pe­ra­da se­ría sin du­da ex­ce­si­vo, pe­ro es evi­den­te que el am­bien­te que se res­pi­ra en la Es­pa­ña de 2014 apun­ta ha­cia unas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas me­nos an­gus­tio­sas que la vi­vi­das en los tres o cua­tro úl­ti­mos años. Es­ta sen­sa­ción tam­bién em­pie­za a re­fle­jar­se en el sec­tor de la cría del ca­ba­llo, cu­yos ho­ri­zon­tes pa­re­cen hoy más fa­vo­ra­bles o di­ga­mos, me­nos pe­si­mis­tas. Es una co­rrien­te en po­si­ti­vo que qui­zá res­pon­da más a un es­ta­do de áni­mo que a una reali­dad tan­gi­ble en lo ma­te­rial, pe­ro en cual­quier ca­so, las con­di­cio­nes em­pie­zan a ser otras.

Par­te fun­da­men­tal en es­ta evo­lu­ción en po­si­ti­vo hay que acha­car­la a que el pro­ce­so de re­con­ver­sión, a es­tas al­tu­ras, des­pués de tan­to tiem­po de cri­sis, ya de­be es­tar ce­rra­do. Por fuer­za, por­que ha­bía que adap­tar­se a las po­si­bi­li­da­des reales y a las con­di­cio­nes del mer­ca­do, to­dos los ga­na­de­ros, los gran­des y los pe­que­ños, los afi­cio­na­dos y los pro­fe­sio­na­les, tie­nen que ha­ber he­cho ya su ca­tar­sis par­ti­cu­lar. Quien no la ha­ya he­cho se­rá por­que su re­la­ción con la cría del ca­ba­llo no tie­ne el más mí­ni­mo com­po­nen­te de preo­cu­pa­ción eco­nó­mi­ca.

Pe­ro ce­rra­do el pro­ce­so de re­con­ver­sión, el mun­do de la cría se equi­vo­ca­rá si pien­sa que to­do es­tá ya re­suel­to tras ha­ber re­du­ci­do ca­be­zas y op­ti­mi­za­do sis­te­mas de pro­duc­ción. Fal­ta­rá la se­gun­da par­te del pro­ce­so, la de ade­cuar­se a los re­que­ri­mien­tos del mer­ca­do. Criar por criar, te­ner en la cría un dis­fru­te con­tem­pla­ti­vo, va­ni­do­so o exhibicion­ista, es lí­ci­to, pe­ro quien lo ha­ga de­be te­ner asu­mi­do que só­lo po­drá so­por­tar­lo a cos­ta de san­grar su bol­si­llo.

Me es­toy re­fi­rien­do, so­bre to­do, a la cría del Pu­ra Ra­za Es­pa­ño­la, la de ma­yor pe­so en Es­pa­ña y sin du­da, la que más de­be preo­cu­par­nos por lo que re­pre­sen­ta, cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te, en la pro­duc­ción na­cio­nal. Nues­tro Ca­ba­llo, con ma­yús­cu­las, no se pue­de que­dar en la mor­fo­lo­gía, la be­lle­za y la dis­tin­ción pa­ra ga­ran­ti­zar su fu­tu­ro. Tie­ne que tra­ba­jar, or­ga­ni­zar­se e in­ver­tir, pa­ra de­mos­trar que pue­de ser muy útil, apro­ve­chan­do ade­más to­das sus ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas, co­mo su ca­rác­ter y su vo­lun­tad de tra­ba­jo, pa­ra la prác­ti­ca de­por­ti­va.

Una prác­ti­ca, la de­por­ti­va, que no tie­ne que ser ne­ce­sa­ria o ex­clu­si­va­men­te al más al­to ni­vel de com­pe­ti­ción. El vo­lu­men de pro­duc­ción na­cio­nal ha­ce pen­sar que un am­plio nú­me­ro de prac­ti­can­tes de la equi­ta­ción de­por­ti­va de ba­se con ca­ba­llos PRE da­ría sa­li­da y sen­ti­do a gran par­te de lo que se cría en Es­pa­ña. Y tam­po­co se de­be cen­trar ex­clu­si­va­men­te en la Do­ma Clá­si­ca, por­que hay otras dis­ci­pli­nas en las que, si se prac­ti­can a ni­vel ama­teur, el PRE pue­de ser uti­lí­si­mo.

Evi­den­te­men­te, to­do es­to no se ha­ce de la no­che a la ma­ña­na, ni lo pue­de ha­cer uni­la­te­ral­men­te una aso­cia­ción de ga­na­de­ros. Una vez más sur­ge la vie­ja idea de un or­ga­nis­mo que aú­ne a cría, edu­ca­ción y de­por­te, pa­ra dar sen­ti­do a to­do es­to, pa­ra po­ner en po­si­ti­vo nues­tros ac­ti­vos. Y el PRE es un ac­ti­vo de mu­cho va­lor, que afec­ta a mi­les de pro­duc­to­res, ge­ne­ra un buen nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo y que bien con­du­ci­do, po­dría ser fuen­te de ri­que­za, tan­to pa­ra el sec­tor ga­na­de­ro co­mo pa­ra el de ocio y las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Pon­ga­mos en va­lor lo nues­tro.

Luis Pon­ce­la Di­rec­tor lpon­ce­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.