Nues­tra amis­tad

Ecuestre - - DEPORTE CLÁSICOS DE LA EQUITACIÓN -

ros, au­men­to de la in­cur­va­ción la­te­ral y de la obe­dien­cia de las pier­nas, has­ta el pun­to de que la prác­ti­ca de es­te ejer­ci­cio es muy li­mi­ta­da sal­vo en ra­ras ex­cep­cio­nes.

Pa­ra la gru­pa den­tro se man­tie­nen los an­te­rio­res so­bre la pis­ta con las dos rien­das, pe­ro de una for­ma pre­do­mi­nan­te con la rien­da ex­te­rior, que su­me tam­bién la con­duc­ción. La pier­na in­te­rior so­bre la cin­cha em­pu­ja al ca­ba­llo ade­lan­te y de acuer­do con la rien­da del mis­mo la­do y sos­te­ni­da por la pier­na ex­te­rior, vi­gi­la la co­lo­ca­ción co­rrec­ta de la ca­be­za y la in­cur­va­ción la­te­ral del cuer­po.

La pier­na ex­te­rior, ac­tuan­do de­trás de la cin­cha, obli­ga al ca­ba­llo a lle­var la gru­pa aden­tro y a cru­zar el pos­te­rior de afue­ra por en­ci­ma del pos­te­rior de aden­tro. Así, ad­vir­tá­mos­lo bien, in­clu­so la gru­pa aden­tro con una dé­bil postura obli­cua no es, de nin­gu­na ma­ne­ra, idén­ti­ca a

y los del la­do con­ve­xo se se­pa­ren.

Unión de los ejer­ci­cios de gru­pa al muro con círcu­lo con la gru­pa afue­ra. una mar­cha de tra­vés, por­que si es­te ejer­ci­cio se eje­cu­ta co­rrec­ta­men­te, la in­cur­va­ción la­te­ral de la ca­be­za a la gru­pa es uni­for­me. Ten­dre­mos las ven­ta­jas si­guien­tes: au­men­to de ac­ti­vi­dad de cuar­tos tra­se­ros e in­cre­men­to de la fle­xi­bi­li­dad y de la des­tre­za.”

El mo­ti­vo por el que el maes­tro Pod­hajsky ma­ni­fies­ta que es un ejer­ci­cio po­co em­plea­do es por­que mor­fo­ló­gi­ca­men­te el ca­ba­llo es más es­tre­cho del tren de­lan­te­ro que del tra­se­ro, con lo cuál, una de las fi­na­li­da­des en el ini­cio de la do­ma es co­lo­car al ca­ba­llo rec­to en la lí­nea de pis­ta, es de­cir que no pue­den es­tar a la mis­ma dis­tan­cia del muro la es­pal­da y el anca ex­te­rior.

Veamos qué nos en­se­ña so­bre la gru­pa al muro:

“Jun­to con la es­pal­da aden­tro, la gru­pa al muro tie­ne en la Es­cue­la Es­pa­ño­la un gran pa­pel en la edu­ca­ción del ca­ba­llo jo­ven, en la per­se­cu­ción del adies­tra­mien­to del ca­ba­llo de es­cue­la. En el ades­tra­mien­to ofre­ce las mis­mas ven­ta­jas que la gru­pa aden­tro y eli­mi­na ca­si com­ple­ta­men­te los in­con­ve­nien­tes. La gru­pa al muro po­dría ser ca­li­fi­ca­da co­mo ejer­ci­cio in­ver­so de la gru­pa aden­tro, pues­to que los pos­te­rio­res per­ma­ne­cen en­ton­ces so­bre la pis­ta, mien­tras que los an­te­rio­res van al in­te­rior del pi­ca­de­ro. Co­mo en la es­pal­da aden­tro, sal­vo que el ca­ba­llo es­té in­cur­sa­do del la­do opues­to y mi­re a don­de va. La Gue­ri­nie­re lo lla­ma­ba gru­pa al muro.

Es­te ejer­ci­cio es más di­fí­cil que la gru­pa aden­tro e in­clu­so que la es­pal­da aden­tro. Es por es­to por lo que el jinete no de­be exi­gir al prin­ci­pio na­da más que al­gu­nos tran­cos y vi­gi­lar prin­ci­pal­men­te pa­ra que el ca­ba­llo per­ma­nez­ca en la mis­ma ca­den­cia.

En la gru­pa al muro hay que em­pe­zar por in­ten­tar que los cuar­tos de­lan­te­ros se apar­ten del muro. La rien­da del la­do de la pa­red per­ma­ne­ce en­ton­ces li­ge­ra­men­te ti­ran­te pa­ra ob­te­ner de es­te la­do la co­lo­ca­ción de la ca­be­za del ca­ba­llo. Pe­ro el jinete se con­ten­ta­rá al prin­ci­pio con una co­lo­ca­ción me­nos acu­sa­da que en los otros pa­sos de cos­ta­do, vi­gi­lan­do, sin em­bar­go, pa­ra que la in­cur­va­ción la­te­ral del ca­ba­llo (ha­cia la pa­red) apa­rez­ca muy cla­ra­men­te y que, gra­cias a una ac­ción ade­cua­da de las ayu­das pro­pul­so­ras, sub­sis­ta el mis­mo mo­vi­mien­to.

Su asien­to y sus dos pier­nas em­pu­jan ha­cia de­lan­te. La pier­na ex­te­rior apli­ca­da a la cin­cha es en­ton­ces pre­do­mi­nan­te y per­mi­te, ade­más, la co­lo­ca­ción y la in­cur­va­ción del ca­ba­llo ha­cia la pa­red, mien­tras que la pier­na del la­do in­te­rior del pi­ca­de­ro apli­ca­da de­trás de la cin­cha in­du­ce al ani­mal a an­dar de cos­ta­do.

La pier­na no de­be ac­tuar le­jos, ni even­tual­men­te le­van­tan­do el ta­lón de­trás de la cin­cha, por­que per­de­ría su efi­ca­cia y no em­pu­ja­ría ha­cia el cos­ta­do. Si el ca­ba­llo in­ci­ta­do a des­pla­zar­se la­te­ral­men­te no obe­de­cie­se, una bre­ve y vi­go­ro­sa ac­ción de la pier­na, apli­ca­da jus­to de­trás de la cin­cha, ten­dría más efec­to que apli­ca­da muy atrás. El jinete es­tá sen­ta­do ha­cia fue­ra, o sea, en la di­rec­ción del mo­vi­mien­to.”

3 El des­pla­za­mien­to la­te­ral per­mi­te al ca­ba­llo un án­gu­lo de di­rec­ción no su­pe­rior a 45 gra­dos. La in­cur­va­ción del ca­ba­llo ha­ce que los miem­bros del la­do cón­ca­vo se apro­xi­men

ejer­ci­cios a dos pis­tas me­jo­ra la per­mea­bi­li­dad del ca­ba­llo. Po­si­cio­na­mien­to del ca­ba­llo res­pec­to a la pis­ta en los ejer­ci­cios de gru­pa al muro y gru­pa aden­tro. Aun­que no es te­ma de es­te ar­tícu­lo, ade­lan­ta­mos que el apo­yo fa­vo­re­ce la en­tra­da en pis­ta...

La com­bi­na­ción de los 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.