Una he­roí­na ecues­tre

Es­te­fa­nía Fe­li­pe Alonso y su im­pre­sio­nan­te his­to­ria de amor con “Pa­la­dín XIII”

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE - A.L.A. FO­TOS: JORGE DO­MIN­GO

La his­to­ria de Es­te­fa­nía Alonso y “Pa­la­dín XIII”

No hay obs­tácu­lo in­sal­va­ble cuan­do se quie­re al­go por en­ci­ma de to­do. Eso pen­só pri­me­ro, y lle­vó a ca­bo des­pués, nues­tra pro­ta­go­nis­ta res­pec­to a su de­seo de mon­tar a ca­ba­llo, el cual ha vis­to cum­pli­do gra­cias a su te­són y al fe­liz ha­llaz­go de un com­pa­ñe­ro que ha col­ma­do su es­pe­ran­za.

Mar­ca­da

por la le­sión me­du­lar que su­frió en un ac­ci­den­te de trá­fi­co con so­lo un año y me­dio de edad, que le cau­só te­tra­ple­jia (pa­rá­li­sis de las cua­tro ex­tre­mi­da­des), Fanny ha te­ni­do que lu­char mu­cho pa­ra al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Uno de ellos, el re­fe­ren­te a su for­ma­ción pro­fe­sio­nal, lo cum­pli­rá se­gu­ra­men­te el año que vie­ne cuan­do reali­ce el tra­ba­jo de fin de Gra­do de Tra­ba­jo So­cial en la Universida­d Com­plu­ten­se; otro, más di­fí­cil si ca­be, ya lo ha con­se­gui­do: mon­tar a ca­ba­llo.

Su amor por los equi­nos le vie­ne des­de la in­fan­cia, cuan­do se pa­sa­ba jor­na­das en­te­ras vien­do com­pe­tir a su pa­dre, Je­sús, en con­cur­sos de Sal­tos. Dos de sus tres her­ma­nos tam­bién mon­tan, así que el ca­ba­llo ha si­do un ele­men­to cen­tral en sus vein­ti­cua­tro años de vi­da, pe­ro de mi­rar­lo des­de aba­jo a su­bir­se en él hay una am­plí­si­ma bre­cha que só­lo se pue­de sal­var con tan­ta obs­ti­na­ción co­mo va­lor.

Fanny no mue­ve su par­te in­fe­rior ni sus ma­nos. Tie­ne una mo­vi­li­dad muy re­du­ci­da en los bra­zos y se des­pla­za en una si­lla de rue­das eléc­tri­ca que go­bier­na con un man­do. Es­tas di­fi­cul­ta­des ha­cen ca­si im­pen­sa­ble la po­si­bi­li­dad de sen­tar­se en una si­lla de mon­tar... Y de­ci­mos ‘ca­si’ por­que es­ta ma­dri­le­ña no só­lo lo pen­só, sino que lo hi­zo.

Re­ce­los

Tan­to en su fa­mi­lia co­mo en el Hos­pi­tal Na­cio­nal de Pa­ra­plé­ji­cos de To­le­do re­ce­la­ron del pro­yec­to, pues los be­ne­fi­cios fí­si­cos o emo­cio­na­les que le re­por­ta la ac­ti­vi­dad tal vez no com­pen­sen las se­cue­las de una po­si­ble caí­da. Nues­tra pro­ta­go­nis­ta, em­pe­ro, no dio mar­cha atrás y se pu­so ma­nos a la obra. Co­rría oc­tu­bre de 2012.

Lo pri­me­ro que te­nía que ha­cer era en­con­trar una si­lla es­pe­cial, ade­cua­da a sus ne­ce­si­da­des. Con­tac­tó con Ma­ri Paz Gon­zá­lez, una chi­ca de Se­go­via con un pro­ble­ma pa­re­ci­do al su­yo y cu­yo ejem­plo le ha­bía ani­ma­do. Fanny pro­bó con la si­lla de su ami­ga, pe­ro el res­pal­do se le que­da­ba ba­jo. Ha­bía que pro­bar con otra.

Re­suel­ta, via­jó has­ta Sa­la­man­ca, a la se­de de Zaldi, pa­ra en­car­gar una mon­tu­ra a me­di­da. Un mes des­pués ya dis­po­nía de si­lla, así que vol­vió a Se­go­via con Ma­ri Paz pa­ra pro­bar­la. “Me subí a uno de sus ca­ba­llos y pro­bé la si­lla. Ese mis­mo día mon­té dos ho­ras; los pri­me­ros trein­ta mi­nu­tos no me sos­te­nía so­la cuan­do el ca­ba­llo te­nía que ha­cer al­gu­na cur­va, pe­ro pa­sa­da esa pri­me­ra me­dia ho­ra ya me fui man­te­nien­do y ya no te­nía que te­ner a na­die en los la­dos por si me tor­cía”, re­la­ta so­bre su pri­me­ra ex­pe­rien­cia.

Tras va­rias prue­bas más, ad­vir­tió que su prin­ci­pal pro­ble­ma era la fal­ta de con­fian­za en los ca­ba­llos so­bre los que subía, des­pués de ha­ber­los vis­to asus­tar­se en al­gu­na oca­sión en ac­tos ru­ti­na­rios co­mo los de po­ner­les el su­da­de­ro o an­te una rá­fa­ga de vien­to. El pe­li­gro de ac­ci­den­te era al­to y co­gió al­go de mie­do; por tan­to, ha­bía que mi­ni­mi­zar los ries­gos en­con­tran­do un ca­ba­llo cal­mo que le die­ra se­gu­ri­dad.

Ha­llaz­go

Fue­ron mu­chas las ho­ras de bús­que­da por in­ter­net y de vi­si­tas a ga­na­de­ría y clu-

bes. No era fá­cil dar con un ca­ba­llo con el ca­rác­ter apro­pia­do y que no te­mie­ra su si­lla, pe­ro a fi­na­les de ju­nio de 2013 fue “por ca­sua­li­dad a una ye­gua­da y allí es­ta­ba él”, “Pa­la­dín XIII”, un Pu­ra Ra­za Es­pa­ñol con el que co­nec­tó des­de el pri­mer mo­men­to, pe­se a que in­cum­plía dos de los re­qui­si­tos que ha­bía fi­ja­do pa­ra su ca­ba­llo ideal: ma­du­rez (tan so­lo te­nía cua­tro años) y cas­tra­do (es­ta­ba en­te­ro).

“Na­da más abrir la puer­ta del box”, re­cuer­da, “se acer­có a mí y pu­so la ca­be­za en­ci­ma de mis pier­nas pa­ra que le pu­die­se aca­ri­ciar Des­de ese mo­men­to yo te­nía cla­ro que te­nía que ser pa­ra mí, pues­to que la si­lla ni le im­por­tó y es­ta­ba to­do el ra­to a mi la­do. Ese mis­mo día lo sol­ta­ron en el pi­ca­de­ro cu­bier­to y yo me me­tí den­tro con la si­lla de rue­das (nun­ca me ha­bía me­ti­do den­tro de un pi­ca­de­ro con un ca­ba­llo suel­to). Se pu­so a pa­sear por el cu­bier­to y en cuan­to lo lla­mé de­jó de pa­sear, vino

don­de yo es­ta­ba y no se mo­vió has­ta que le hi­cie­ron mo­ver­se de nue­vo. Me die­ron un ra­mal y me lo lle­vé a la cua­dra; ni se ex­tra­ñó de ir al la­do de la si­lla ni na­da. Le di unas za­naho­rias y me emo­cio­né por có­mo era su ac­ti­tud con­mi­go. Me fui y lle­gué a ca­sa llo­ran­do y di­cien­do que que­ría a ese ca­ba­llo fue­se co­mo fue­se, por­que me hi­zo sen­tir es­pe­cial”.

Es­ta re­la­ción “es­pe­cial” la con­fir­ma el ji­ne­te Ra­fael Al­co­cer, pro­fe­sor de Do­ma Clá­si­ca en Ven­ta La Ru­bia, don­de im­par­te cla­ses a la her­ma­na ma­yor de Fanny, Azaha­ra, de 27 años. “El ca­ba­llo me pa­re­ció muy jo­ven”, nos di­ce, “pe­ro en­se­gui­da vi que es muy tran­qui­lo y or­de­na­do, y que tie­ne una sin­to­nía bas­tan­te fuer­te con ella, una quí­mi­ca muy es­pe­cial; ha­ce co­sas que hay que ver­las pa­ra creer­las, co­mo si tu­vie­ra con­cien­cia de que es­tá tra­tan­do con una per­so­na muy de­li­ca­da… Con ella no tie­ne reac­cio­nes que po­dría te­ner con cual­quier otro en las mis­mas cir­cuns­tan­cias, co­mo in­ten­tar sa­lir­se de la cua­dra pa­san­do por en­ci­ma. Es co­mo su pe­rri­to”.

Ade­más, “Pa­la­dín XIII” cum­ple otra de las con­di­cio­nes que con­si­de­ró Fanny en su bús­que­da del ca­ba­llo ideal, a sa­ber: que tu­vie­ra ap­ti­tu­des pa­ra la Do­ma Clá­si­ca, pues de­bía apor­tar tan­to se­gu­ri­dad a ella co­mo po­si­bi­li­dad de pro­gre­so a su her­ma­na. “Tie­ne con­di­cio­nes pa­ra me­jo­rar con Azaha­ra, que es una ama­zo­na que tra­ba­ja mu­cho”,

apun­ta Ra­fael.

Pa­la­di­na En la si­guien­te vi­si­ta, Fanny es­ta­ba “he

cha un flan”, pe­ro el te­mor fue di­si­pán­do­se al ver las reac­cio­nes del ba­yo, que ni si­quie­ra se mos­tró es­pan­ta­di­zo cuan­do se le pu­so una ba­ti­co­la.

“Pa­la­dín XIII” ha sa­ca­do “chis­pa”, se ha mos­tra­do ner­vio­so o se ha asus­ta­do al­gu­na vez que ha si­do mon­ta­do por Azaha­ra.

Tam­bién cuan­do cam­bió de es­ta­blo, tras ser com­pra­do por la fa­mi­lia en agos­to del año pa­sa­do. Sin em­bar­go, “su ac­ti­tud con­mi­go ha si­do la de siem­pre, de en­sue­ño”, afir­ma

Fanny. “Siem­pre que lo mon­to se com­por­ta de ci­ne y sa­be muy bien cuan­do voy yo subida o cuan­do se sube otra per­so­na”, agre­ga.

Ya cas­tra­do, el PRE de cinco años ha em­pe­za­do a con­cur­sar a ni­vel te­rri­to­rial con Azaha­ra, a cu­yas jor­na­das de en­tre­na­mien­to acu­de Fanny pa­ra no per­der de­ta­lle de la pro­gre­sión del bi­no­mio. Es­ta fa­ce­ta de ob­ser­va­do­ra le re­sul­ta­rá muy útil, ade­más, si de­ci­de fi­nal­men­te es­tu­diar pa­ra juez de Do­ma.

“Vi­ve por y pa­ra el ca­ba­llo. Es­tá pen­dien­te de to­do (de la si­lla, del cham­pú, de las cla­ses...) y le gus­ta mu­cho apren­der”, co­rro­bo­ra Ra­fael, pa­ra des­ta­car a con­ti­nua­ción la que con­si­de­ra prin­ci­pal vir­tud de nues­tra ‘he­roí­na’: “Hay que ser muy va­lien­te pa­ra ha­cer lo que ha­ce, por­que cual­quier tras­pié o mo­vi­mien­to en fal­so pue­de aca­bar con ella en el sue­lo. La pri­me­ra vez im­pre­sio­na, pe­ro to­do se ol­vi­da al ver la felicidad que irra­dia cuan­do es­tá so­bre el ca­ba­llo”.

Dos o tres ve­ces por se­ma­na, Fanny dis­fru­ta al pa­so con “Pa­la­dín XIII”, con las rien­das en­gan­cha­das a la cin­cha o a un bra­zo; con su her­ma­na o su no­vio, Ser­gio Cam­pos, acom­pa­ñan­do su mar­cha; o pa­sean­do por el cam­po jun­to a su fa­mi­lia y vien­do có­mo su com­pa­ñe­ro se pa­ra cuan­do ella le sil­ba o se ha que­da­do re­le­ga­da, en un mo­men­to ade­cua­do pa­ra re­cor­dar que ‘pa­la­dín’ des­cri­be en el dic­cio­na­rio a una per­so­na “fuer

te y va­le­ro­sa que […] se dis­tin­gue por sus ha­za­ñas”.

1. Fanny con su her­ma­na, Azaha­ra, y el pro­fe­sor de és­ta, Ra­fael Al­co­cer. 2. Es­te­fa­nía Fe­li­pe, Fanny, com­par­te su co­ra­zón con “Pa­la­dín XIII”. 3. “Pa­la­dín XIII” con sus dos mu­je­res, Fanny pa­ra el pa­seo y Azaha­ra, pa­ra el deporte. 4. Dan­do un pa­seo,...

1. Mi­mos y ca­ri­ños en­tre la pa­re­ja. La quí­mi­ca en­tre am­bos es muy es­pe­cial. 2. “Pa­la­dín XIII” es un ca­ba­llo muy tran­qui­lo, so­bre el que Fanny de­mues­tra su va­len­tía, atre­vién­do­se a mon­tar­lo in­clu­so a pe­lo. 3. Las ap­ti­tu­des de “Pa­la­dín XIII” pa­ra la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.