Una vi­da en­tre el ar­te y los ca­ba­llos

Iñi­go Mu­guer­za, pin­tor, es­cul­tor, ji­ne­te, pro­fe­sor de equi­ta­ción y maes­tro he­rra­dor

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE -

Pin­tor, es­cul­tor, ji­ne­te, pro­fe­sor de equi­ta­ción y maes­tro he­rra­dor. Asi­duo de las pis­tas de com­pe­ti­ción en los años 80 y 90, Íñi­go Mu­guer­za lle­va to­da su vi­da de­di­ca­do a los ca­ba­llos y al ar­te.

Nos

re­ci­be en sus cua­dras del Cen­tro In­te­gral de En­se­ñan­zas Ecues­tres de Can­ta­bria, en Cos, en me­dio de la na­tu­ra­le­za. “Lo prin­ci­pal es el bie­nes­tar de los ca­ba­llos” apun­ta. Pa­ra en­trar en su rin­cón de ar­tis­ta hay que atra­ve­sar la cua­dra, don­de sus ca­ba­llos des­can­san en­tre mú­si­ca clá­si­ca.

“Co­men­cé a mon­tar con 9 años y a di­bu­jar des­de que tu­ve un lá­piz en la mano. Mi afi­ción por la equi­ta­ción fue si­mul­tá­nea­men­te en au­men­to, a la par que por la pin­tu­ra. Pa­sé del Club Hí­pi­co el Tré­bol, can­te­ra de gran­des ji­ne­tes, a la Es­cue­la de Equi­ta­ción de So­mo­sa­guas, don­de tu­ve la suer­te de mon­tar pa­ra ji­ne­tes co­mo Raffy Lat­ham, Ale­jan­dro Zam­brano, o Ki­Ki de Wit…”.

En su en­torno fa­mi­liar se res­pi­ra­ba un am­bien­te de ar­te, de li­te­ra­tu­ra y de mú­si­ca, “pe­ro la afi­ción a los ca­ba­llos……….lo con­se­guí sin me­dios y a fuer­za de te­són. Mi maes­tro fue Ama­deo Ro­ca, me des­cu­brió el di­bu­jo y la pin­tu­ra con ma­yús­cu­las. Muy pron­to pu­se mi pro­pio es­tu­dio, don­de co­men­cé a prac­ti­car la vo­ca­ción di­dác­ti­ca, al tiem­po que em­pe­cé a ex­po­ner (Hi­pó­dro­mo de la Zar­zue­la - 1984-, Fun­da­ción San­ti­lla­na - 1984-, Ca­ja­ma­drid - 1986-, Mu­seo de Be­llas Ar­tes de San­tan­der -1988-...,). Po­co a po­co fui en­con­tran­do ca­da vez más con­co­mi­tan­cias en­tre la equi­ta­ción y el ar­te, has­ta lle­gar al con­ven­ci­mien­to de que se pue­den y se de­ben prac­ti­car y en­se­ñar de la mis­ma ma­ne­ra”. R.E.- ¿Y a es­cul­pir? I.M.- “La es­cul­tu­ra fue lle­gan­do po­co a po­co, ca­si co­mo una con­se­cuen­cia, a la vez que una pro­lon­ga­ción del di­bu­jo. La es­cul­tu­ra es una con­se­cuen­cia del di­bu­jo, no me la en­se­ñó na­die. Lle­vo más de 25 años co­mo es­cul­tor, pe­ro me gus­ta tras­mi­tir mis co­no­ci­mien­tos y por eso co­men­cé dan­do cla­ses de di­bu­jo y pin­tu­ra, pre­pa­ran­do alum­nos pa­ra Be­llas Ar­tes. En­ton­ces me en­car­ga­ron una es­ta­tua ho­me­na­je a Fer­nan­do Mar­tín, lue­go el ca­ba­llo del Cen­tro Ecues­tre El As­tur­cón, el cier­vo de la en­tra­da a la ur­ba­ni­za­ción Mon­tea­li­na, el mo­nu­men­to a Con­cha Es­pi­na, así co­mo nu­me­ro­sos re­tra­tos de re­nom­bre….. Des­pués mi afi­ción por la equi­ta­ción se fue pro­fe­sio­na­li­zan­do ca­da vez mas, has­ta di­ri­gir mi “aca­de­mia” de equi­ta­ción ( son­ríe, “así me gus­ta lla­mar­la”) y es­cue­la de he­rra­do­res”.

R. E.- ¿ A es­cul­pir no se apren­de?

I. M.- “No, es una con­se­cuen­cia del ta­len­to y la for­ma­ción. Y tam­po­co se pue­de en­se­ñar”.

R.E.- Su es­ti­lo es rea­lis­ta, pe­ro ex­pre­sio­nis­ta….

I.M.- “Hu­yo del mo­de­lis­mo, de los sol­da­di­tos de plo­mo. Te pue­de gus­tar o no lo que ha­go, pe­ro se sa­be que es mío”.

El ca­ba­llo que hay en El As­tur­cón fue su pri­mer en­car­go ecues­tre de en­ver­ga­du­ra y lue­go ha re­tra­ta­do a los Re­yes de Es­pa­ña, a es­cri­to­res, al Pa­pa Juan Pablo II,… Tie­ne un re­tra­to del Rey Juan Car­los en el cuar­tel del Rey, en El Par­do, de la Rei­na en la Fun­da­ción Al­bé­niz, de Con­cha Es­pi­na en su pue­blo na­tal en Can­ta­bria, de Juan Pablo II en Bru­ne­te… En la ur­ba­ni­za­ción Mon­tea­li­na tie­ne un bron­ce de un cier­vo, obra rea­li­za­da po­co des­pués de ha­ber su­pe­ra­do una gra­ve en­fer­me­dad…. “lo úni­co que sig­ni­fi­ca es­to es lo po­co que cues­ta ha­cer es­tas co­sas”, pun­tua­li­za Íñi­go.

En­tre sus en­car­gos de re­tra­tos, ade­más de per­so­nas y per­so­na­jes, hay ca­ba­llos y pe­rros, con su nom­bre, ape­lli­do e his­to­ria re­fle­ja­da en sus mi­ra­das

eter­nas, que no he­la­das en el tiem­po. Se apre­cia que han si­do que­ri­dos, ad­mi­ra­dos y Mu­guer­za in­mor­ta­li­za en pa­pel, lien­zo o bron­ce esas vidas inol­vi­da­bles, in­sus­ti­tui­bles pa­ra sus due­ños.

R.E.- ¿Qué pre­fie­re re­tra­tar?

I.M.- “El re­tra­to hu­mano es más com­pro­me­ti­do y por tan­to, un re­to ma­yor, pe­ro los ani­ma­les son más plás­ti­cos, tie­nen más mo­vi­mien­to”.

R.E.- ¿Pin­cel, lá­piz, o ba­rro?

I.M.- “Es­toy có­mo­do de to­das las ma­ne­ras, de­pen­de de lo que te ape­tez­ca más en ca­da mo­men­to. Las tres di­men­sio­nes qui­zá me son más fá­ci­les, sa­len so­las”.

R.E.- ¿Se ha que­da­do con ga­nas de ha­cer al­gún re­tra­to en par­ti­cu­lar?

I.M.- “No sé, he he­cho lo que se me ha en­car­ga­do y ha­ré lo que se me pi­da, to­da­vía que­da mu­cho tiem­po pa­ra tra­ba­jar”.

R.E.- ¿Cuál es el sue­ño de un pin­tor, o de un es­cul­tor?

I.M.- “Soy muy par­co en esas co­sas, me con­for­ma­ría con po­der vi­vir de lo que me gus­ta”.

R.E.- ¿Qué opi­na del ti­po de ar­te ac­tual?

I.M.- “Opino mu­chas co­sas, pe­ro fun­da­men­tal­men­te, que es fru­to del cri­te­rio de los ne­cios. To­do el mun­do opi­na pe­ro po­cos en­tien­den. Eso sí, to­das las opi­nio­nes va­len”.

“Tie­ne que ha­ber una re­vo­lu­ción hu­ma­nis­ta en la ma­ne­ra de en­ten­der

ha­cer en­ten­der la equi­ta­ción”

R.E.- Da la im­pre­sión que le gus­ta ha­cer las co­sas a lo gran­de, los cua­dros, los bron­ces sal­vo los en­car­gos, tra­ba­jas en di­men­sio­nes im­por­tan­tes….

I.M.- “El ta­ma­ño en pin­tu­ra o es­cul­tu­ra lo com­pli­ca to­do, y en cier­to mo­do eso a mí siem­pre me ha gus­ta­do. Sí, cuan­to más gran­de, me ape­te­ce más”.

Ver­tien­te ecues­tre

Se­gún la ho­ra del día, Iñi­go Mu­guer­za se con­vier­te en ji­ne­te, en he­rra­dor, do­ma­dor, o pin­tor y es­cul­tor. Él tie­ne la cer­ti­dum­bre de su ar­te y sus ca­ba­llos. Tras una lar­ga con­ver­sa­ción de ar­te, nos aden­tra­mos de nue­vo en sus cua­dras, don­de cam­pan por sus fue­ros sus pe­rros, ga­tos y “Man­da­rín”, un pony res­ca­ta­do del mal­tra­to. To­ca ha­blar de ca­ba­llos.

R.E.- ¿Có­mo es su tra­ba­jo con los ca­ba­llos?

I.M.- ”No en­tien­do la equi­ta­ción co­mo un deporte ex­clu­si­va­men­te, sino des­de un pun­to de vis­ta hu­ma­nis­ta. Creo que tie­ne que ha­ber una re­vo­lu­ción hu­ma­nis­ta en la ma­ne­ra de en­ten­der y ha­cer en­ten­der la equi­ta­ción. Por lo que res­pec­ta a la rutina dia­ria em­pie­zo muy tem­prano, se mon­tan to­dos los ca­ba­llos que no van a tra­ba­jar con alum­nos, pa­ra afi­nar­los y que pro­gre­sen en su do­ma, con el fin de que los alum­nos no en­cuen­tren to­pe con ellos.

To­dos los ca­ba­llos es­tán muy pues­tos. Pue­de de­cir­se que no pa­re­cen ca­ba­llos de cla­se. De he­cho en cual­quier otro si­tio no lo se­rían. En­tre es­to, las cla­ses y la aten­ción co­ti­dia­na a los ca­ba­llos trans­cu­rre el día, in­ter­ca­lan­do en fun­ción de la cli­ma­to­lo­gía o del ho­ra­rio de cla­ses el he­rra­do y las ta­reas ar­tís­ti­cas, o el res­to de ges­tio­nes obli­ga­das de la cua­dra y par­ti­cu­la­res. Ca­da día de los sie­te que tie­ne la se­ma­na ter­mino fran­ca­men­te tar­de”.

R.E.- Co­no­ce muy a fondo los ca­ba­llos…

I.M.- “A los ca­ba­llos nun­ca se les co­no­ce lo su­fi­cien­te. Si al­go he apren­di­do de mi re­la­ción con los ca­ba­llos a lo lar­go de mi vi­da es lo tor­pe que es el ser hu­mano pa­ra ha­cer­se en­ten­der por es­te sor­pren­den­te ani­mal. Por po­co que se es­fuer­ce el hom­bre en ha­cer­se en­ten­der, el ca­ba­llo siem­pre aca­ba com­pla­cién­do­le. Creo que la re­la­ción hom­bre/ca­ba­llo de­be­ría te­ner más en cuen­ta el su­fri­mien­to que se les pue­de pro­du­cir sim­ple­men­te por ig­no­ran­cia. En­tien­do la en­se­ñan­za de la for­ma­ción ecues­tre de una ma­ne­ra mu­cho más res­pon­sa­ble y em­pá­ti­ca con el ani­mal… El pro­ble­ma es que un plan­tea­mien­to así cho­ca de fren­te con la eco­no­mía, pe­ro de­be­mos en­se­ñar que por en­ci­ma de to­do hay que es­tar del la­do del ca­ba­llo, que nues­tros in­tere­ses son se­cun­da­rios. Se­gu­ro que así se lle­ga mu­cho más le­jos, aun­que se tar­de más”.

R.E.- ¿Por eso tam­bién que ha­ya apren­di­do y en­se­ñe a he­rrar?

I.M.- “Siem­pre tu­ve fa­ci­li­dad pa­ra las ma­nua­li­da­des y me in­tere­sa to­do lo que afec­ta al ca­ba­llo. El ma­ne­jo de los cas­cos es bá­si­co pa­ra el ca­ba­llo de si­lla. Ha­ce mu­chos años que em­pe­cé a ha­cer­me pre­gun­tas, fui en­con­tran­do res­pues­tas y aho­ra me de­di­co tam­bién a res­pon­der las pre­gun­tas de otros.

Cuan­do crees que vas lle­gan­do a al­go, te das cuen­ta que que­da mu­cho mas ca­mino por de­lan­te que por de­trás. El apren­di­za­je con ca­ba­llos es in­fi­ni­to. Me lla­ma mu­cho la aten­ción cuan­ta gen­te pien­sa que en­tien­de de ca­ba­llos, cuan­do en el me­jor de los ca­sos sa­ben (?) ha­cer só­lo una co­sa con ellos, que por su­pues­to afec­ta a aque­llo que prac­ti­can, pe­ro des­co­no­cen el res­to de fac­to­res que les ata­ñen”.

1. Íñi­go Mu­guer­za lle­va to­da su vi­da de­di­ca­do a los ca­ba­llos y al ar­te. En la fo­to, con “Te­ja”, en su “aca­de­mia” de Cos. 2. La es­cul­tu­ra no se la en­se­ñó na­die, lle­gó co­mo una con­se­cuen­cia del di­bu­jo. 3. Íñi­go fue pre­coz a ca­ba­llo y co­mo ar­tis­ta. En...

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.