Fru­ta pa­ra nues­tro ca­ba­llo…..MU­CHA ATEN­CIÓN!!

Ecuestre - - CABALLO -

¿Quién no le ha da­do al­gu­na vez una man­za­na o una za­naho­ria a su ca­ba­llo? To­do el afi­cio­na­do a los ca­ba­llos sa­be que eso es un pre­mio que nues­tro me­jor ami­go apre­cia­rá enor­me­men­te, pe­ro cui­da­do, por­que hay amo­res que ma­tan.

NUES­TRO CON­SE­JO

Dar­le una man­za­na a nues­tro ca­ba­llo (siem­pre a tro­zos) es­tá muy bien pe­ro no hay que caer en el te­rri­ble error de dar­le un sa­co en­te­ro de ellas. Las fru­tas en general y tam­bién las ver­du­ras (unas más que otras) tie­nen con­te­ni­do en fruc­to­nes (ti­po de azú­car) y si el ca­ba­llo las con­su­me en can­ti­dad, di­chos fruc­to­nes se asi­mi­lan de­ma­sia- do rá­pi­da­men­te y van a pa­rar di­rec­ta­men­te a la san­gre sin ha­ber lle­ga­do al co­lon.

Con to­do es­to ¿qué le pue­de pa­sar a nues­tro ca­ba­llo? Pues que le pue­de so­bre­ve­nir des­de un cam­bio en el PH del in­tes­tino, in­fo­su­ra (la­mi­ni­tis), có­li­co, co­ma e in­clu­so la muer­te.

Mu­chos pue­den pen­sar que en el pa­sa­do a los ca­ba­llos y a las mulas se les ali­men­ta­ba con gran­des can­ti­da­des de fru­tas y ver­du­ras, co­mo al­ga­rro­bas, ha­bas o re­mo­la­cha y no les pa­sa­ba na­da. Cier­ta­men­te así era, y aun­que real­men­te no se sa­be si a mu­chos ani­ma­les les so­bre­ve­nía al­gu­na de esas en­fer­me­da­des, lo que si es cier­to es que tra­ba­ja­ban du­ra­men­te y ha­cían mu- chí­si­mo ejer­ci­cio dia­ria­men­te, “que­man­do” to­do lo que con­su­mían, co­sa que en la ac­tua­li­dad no ha­cen nues­tros ca­ba­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.