La hip­no­sis en el ca­ba­llo, pri­mer pa­so

Ecuestre - - CABALLO MANEJO NATURAL -

In­du­cir

el tran­ce hip­nó­ti­co en los ca­ba­llos es se­gu­ra­men­te la ma­nio­bra más com­pli­ca­da de en­tre to­dos los ani­ma­les no hu­ma­nos, ex­cep­tuan­do tal vez el ca­so del ti­bu­rón blan­co. Las di­fi­cul­ta­des co­mien­zan cuan­do es ne­ce­sa­rio que pri­me­ro se acues­te en el sue­lo pa­ra lue­go vol­tear­lo con los cas­cos ha­cia arri­ba, po­si­ción res­pon­sa­ble de la hip­no­sis en ca­si to­dos los ani­ma­les. Se cree que co­lo­car­los en una po­si­ción inusual in­du­ce el tran­ce. Eso ex­pli­ca por­qué los ca­ba­llos que se les vol­tea pa­tas arri­ba más de un par de ve­ces ya no en­tran en es­ta­do hip­nó­ti­co, la po­si­ción ha de­ja­do de ser des­co­no­ci­da y po­co usual pa­ra con­ver­tir­se en una ma­nio­bra re­cu­rren­te. Un ejem­plo cla­ro son los ca­ba­llos de es­pec­tácu­los.

Es­ta ex­pli­ca­ción tam­bién coin­ci­de con el he­cho de que ani­ma­les que tie­nen por há­bi­to tum­bar­se pan­za arri­ba no se hip­no­ti­zan, sim­ple­men­te se duer­men, co­mo los fe­li­nos y los cá­ni­dos.

Ha­ce ya cer­ca de 25 años que du­ran­te el en­tre­na­mien­to de mis ca­ba­llos y lue­go en de­mos­tra­cio­nes de MNC co­men­cé a pe­dir­les que se ten­die­ran en el sue­lo y lue­go per­mi­tie­ran vol­tear­los con los cas­cos ha­cia arri­ba. Ya he ex­pli­ca­do e n otras oca­sio­nes que me cos­tó mu­cho acep­tar la reali­dad de la exis­ten­cia del fe­nó­meno, pe­ro la orien­ta­ción de des­ta­ca­dos si­quia­tras, si­có­lo­gos, ve­te­ri­na­rios y etó­lo­gos me hi­cie­ron in­ves­ti­gar más so­bre el te­ma. Lue­go de mu­chas ob­ser­va­cio­nes prác­ti­cas, que­dé com­ple­ta­men­te con­ven­ci­do.

Con­se­guir que se acues­te

El pri­mer pa­so en­ton­ces es con­se­guir que se acues­ten re­la­ja­da­men­te. Y re­pi­to que no se tra­ta de tum­bar­los, sino de pe­dir­les que se tien­dan vo­lun­ta­ria­men­te en el sue­lo cuan lar­gos son. Y esa ma­nio­bra es la que con fre­cuen­cia reali­zo pú­bli­ca­men­te pues ade­más de su­ges­ti­va pue­de ser sor­pren­den­te y has­ta es­pec­ta­cu­lar. El pro­ce­so com­ple­to si­gue un desa­rro­llo in­tere­san­te, por de­cir lo me­nos y des­de lue­go digno de ser ana­li­za­do, es­tu­dia­do y co­men­ta­do, no só­lo ad­mi­ra­do.

En las de­mos­tra­cio­nes mi in­ten­ción es mos­trar a los es­pec­ta­do­res que jun­tos, los ca­ba­llos y no­so­tros po­de­mos ha­cer cual­quier co­sa y de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a la tra­di­cio­nal, por muy com­pli­ca­da que pa­rez­ca.

La for­ma tra­di­cio­nal

En lu­gar de pe­dir­le que él mis­mo se acues­te, la for­ma tra­di­cio­nal re­cu­rre en la ma­yo­ría de los lu­ga­res que co­noz­co a ti­rar­lo con cuer­das por la fuer­za o a va­ra­zos en las ex­tre­mi­da­des has­ta que se deja caer. En es­tos ca­sos lo que se con­si­gue es que el ca­ba­llo te­ma a los hu­ma­nos, a las va­ras, a las cuer­das y fus­tas, e in­clu­so a los lu­ga­res don­de ha­bi­tual­men­te se lle­va a ca­bo el ejer­ci­cio.

Por otra par­te, cuan­do fi­nal­men­te el ca­ba­llo acos­ta­do pa­re­ce tran­qui­li­zar­se, ge­ne­ral­men­te lo que se ob­ser­va son los efec­tos pos­te­rio­res a un es­ta­do de shock, inacep­ta­ble por el MNC.

La uti­li­dad

¿Pe­ro qué fi­na­li­dad útil pue­de traer pe­dir­le a un ca­ba­llo que se acues­te? De acuer­do a la teo­ría del MNC, lo que nos pro­por­cio­na as­cen­den­cia so­bre los ca­ba­llos son los di­fe­ren­tes con­tro­les que sea­mos ca­pa­ces de ejer­cer so­bre él. No es cual­quier ti­po de con­trol, son ejer­ci­cios con­gruen­tes con un sig­ni­fi­ca­do eto­ló­gi­co cla­ro pa­ra los ca­ba­llos.

El MNC cla­si­fi­ca ade­más las cua­tro for­mas cla­ras en las que se agru­pan es­tos ejer­ci­cios, de hui­da, mo­vi­mien­tos, es­pa­cio vi­tal y cuer­po. Pe­dir­le a un ca­ba­llo que se acues­te fren­te a no­so­tros y que lo reali­ce tran­qui­la­men­te, nos re­afir­ma co­mo al­guien en quien se pue­de con­fiar y re­fuer­za el li­de­raz­go, que co­mo sa­be­mos, en el MNC sig­ni­fi­ca que nos con­si­de­ra dig­nos de to­mar de­ci­sio­nes que pue­den ser acep­ta­das y se­gui­das por él.

Se­gún las ex­pe­rien­cias de Tom To­rran­ce y Ray Hunt, tam­bién tie­ne un sig­ni­fi­ca­do im­por­tan­te. Ray re­la­ta la for­ma en que co­no­ció a Tom en uno de sus via­jes. Ray te­nía un ca­ba­llo lla­ma­do “Hon­do” que con­si­de­ra­ba ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro era muy pro­ble­má­ti­co, pues ca­da vez que lo mon­ta­ba lo ti­ra­ba al sue­lo. Cuan­do se lo di­jo a Tom y és­te lo com­pro­bó, le su­gi­rió tum­bar­lo co­mo úl­ti­mo re­cur­so. El re­sul­ta­do fue que Ray y “Hon­do” tu­vie­ron una re­la­ción lar­ga y pro­duc­ti­va des­de el pun­to de vis­ta de­por­ti­vo y afec­ti­vo, muy apre­cia­da por el va­que­ro.

Años más tar­de, Buck Bran­na­man se en­car­gó de mos­trar de ma­ne­ra grá­fi­ca lo que la pa­re­ja lle­vó a ca­bo el sig­ni­fi­ca­ti­vo día, por no de­cir his­tó­ri­co, en que se co­no­cie­ron. Lo hi­zo en el film “El Hombre que su­su­rra­ba a los ca­ba­llos”, tam­bién co­no­ci­da co­mo “El Se­ñor de los Ca­ba­llos” o “The Hor­se Wis­pe­rer”, co­mo

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.