En­con­trar el ca­mino. Tres lám­pa­ras pa­ra cur­vas per­fec­tas.

Ecuestre - - DEPORTE -

Mon­tar con la vis­ta ha­cia de­lan­te. Lo que has prac­ti­ca­do an­tes en tie­rra (pa­so 1) aho­ra pue­des apli­car­lo mon­tan­do. De nue­vo la fan­ta­sía y el len­gua­je cor­po­ral tie­nen un pa­pel im­por­tan­te.

En el cuer­po es­tán en­cen­di­das tres lám­pa­ras. Ima­gí­na­te que mon­tas a os­cu­ras y quie­res ilu­mi­nar el ca­mino. Pa­ra es­to tie­nes una lám­pa­ra en la fren­te, una en el pe­cho (a la al­tu­ra de los hom­bros) y una en el om­bli­go. En el gi­ro a la iz­quier­da la lám­pa­ra de la fren­te ilu­mi­na la di­rec­ción ha­cia don­de te di­ri­ges, y no al cue­llo del ca­ba­llo. Mi­ra ha­cia la di­rec­ción del mo­vi­mien­to. La mano, como si mon­tá­ra­mos en bi­ci (ver arri­ba), se si­túa li­ge­ra­men­te ha­cia de­lan­te, pe­ro só­lo muy po­qui­to ha­cia la di­rec­ción del gi­ro. Du­ran­te el gi­ro, la mano iz­quier­da au­to­má­ti­ca­men­te va sua­ve­men­te ha­cia la iz­quier­da pa­ra que el ca- ba­llo pue­da fle­xio­nar el cue­llo. Así evi­tas do­blar la ca­de­ra.

El que se do­bla, ilu­mi­na in­co­rrec­ta­men­te. La lám­pa­ra del om­bli­go ilu­mi­na ha­cia la di­rec­ción del mo­vi­mien­to. No obs­tan­te, si el ji­ne­te se do­bla ilu­mi­na el la­do equi­vo­ca­do. Si to­das lám­pa­ras ilu­mi­nan co­rrec­ta­men­te, tu ca­ba­llo en­tien­de sin pro­ble­mas a dón­de quie­res ir, sin ne­ce­si­dad de ti­rar de las rien­das.

des­pués las tres lám­pa­ras se ilu­mi­nan.

56 Di­ri­gi­mos la mi­ra­da al ob­je­ti­vo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.