Có­mo son los ju­ga­do­res

Un es­ti­lo de vida mar­ca­do por el com­pro­mi­so con el equi­po, con el ca­ba­llo y con el de­por­te

Ecuestre - - DEPORTE -

El Hor­se­ball es un de­por­te po­co co­no­ci­do, pe­ro que po­co a po­co va abrién­do­se ca­mino por to­do el te­rri­to­rio. Los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res son los pro­pios ju­ga­do­res, que lo dan a co­no­cer, ya sea en su círcu­lo de per­so­nas pró­xi­mas o a tra­vés de las re­des so­cia­les.

por

Ato­dos nos une la pa­sión por es­te de­por­te, que una vez pro­ba­do, nos ab­sor­be has­ta tal pun­to que nues­tra vida pa­sa a gi­rar en torno a él. Ju­gar a Hor­se­ball im­pli­ca es­tar muy com­pro­me­ti­do con el equi­po, con el ca­ba­llo y con el de­por­te. Los ju­ga­do­res de Hor­se­ball de­be­mos de­di­car mu­chas ho­ras a la se­ma­na a en­tre­nar y cui­dar nues­tro ca­ba­llo y ade­más de las ho­ras de mon­ta a so­las, de­be­mos ir a ejer­ci­tar con nues­tro equi­po.

El ca­ba­llo se­rá nues­tras pier­nas den­tro del cam­po y por lo tan­to, si que­re­mos que nos va­ya bien, de­be­rá es­tar en for­ma y ten­drá que res­pon­der a nues­tras ór­de­nes.

Tam­bién, como el de­por­te es de equi­po, de­be­re­mos en­tre­nar re­gu­lar­men­te con él. Los equi­pos

que re­quie­re de­di­ca­ción, cons­tan­cia y mu­chas ho­ras. son de 4 a 6 per­so­nas, lo que quie­re de­cir que siem­pre que un in­te­gran­te del equi­po no es­té en el en­tre­na­mien­to se le echa­rá en fal­ta, ya que ha­cer en­sa­yar ju­ga­das con po­cos ju­ga­do­res es muy com­pli­ca­do.

Por otro la­do, la ma­yo­ría de par­ti­dos son en fi­nes de se­ma­na, ocu­pan­do ya sea el domingo o in­clu­so to­do el fin de se­ma­na. Es en ve­rano don­de se con­cen­tran mu­chos tor­neos lar­gos de 3 o 4 días, apro­ve­chan­do el buen tiem­po y las va­ca­cio­nes de al­gu­nos. Así son mu­chos los días que cuan­do los ju­ga­do­res no te­ne­mos que ir a tra­ba­jar o a es­tu­diar de­be­mos, con mu­chas ga­nas, ir a ju­gar com­pe­ti­cio­nes de Hor­se­ball, pri­ván­do­nos de va­ca­cio­nes o de fi­nes de se­ma­na con ami­gos, fa­mi­lia­res o pa­re­jas.

a ba­se de ju­gar mu­chos par­ti­dos, de­be te­ner un gran con­trol emo­cio­nal.

To­dos es­tos hán­di­caps afec­tan al círcu­lo de per­so­nas pró­xi­mas al ju­ga­dor, que de­ben sa­ber con­vi­vir con es­ta ab­so­lu­ta de­di­ca­ción a es­te de­por­te.

Los va­lo­res del Hor­se­ball

Aun así, es­to no es na­da ma­lo. El Hor­se­ball trans­mi­te a los ju­ga­do­res una se­rie de va­lo­res muy im­por­tan­tes pa­ra la vida, ayu­dan a cons­truir al de­por­tis­ta como per­so­na.

El Hor­se­ball trans­fie­re a to­do ju­ga­dor o ju­ga­do­ra va­lo­res como el tra­ba­jo en equi­po, la res­pon­sa­bi­li­dad, el com­pro­mi­so, el sa­cri­fi­cio, la va­len­tía, la so­li­da­ri­dad, el res­pe­to, la amis­tad, la ge­ne­ro­si­dad, el com­pa­ñe­ris­mo, la im­por­tan­cia de las nor­mas, la dis­ci­pli­na, la hi­gie­ne, la sa­lud, el li­de­raz­go, la igual­dad, la acep­ta­ción de la de­rro­ta, la au­to-

ma­ne­jan­do el ca­ba­llo y aña­dien­do la pe­lo­ta como me­dio pa­ra re­la­cio­nar­se con los otros ju­ga­do­res.

Los ju­ga­do­res de Hor­se­ball con­vier­ten es­te de­por­te en un mo­do de vida, El ju­ga­dor de Hor­se­ball ex­per­to, 2 El círcu­lo de per­so­nas pró­xi­mas al ju­ga­dor de­be sa­ber con­vi­vir con una ab­so­lu­ta de­di­ca­ción a es­te de­por­te.

1

3 El ju­ga­dor de Hor­se­ball tie­ne un gran con­trol del cuer­po, El Hor­se­ball trans­fie­re a ca­da ju­ga­dor un enor­me cau­dal de va­lo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.