La ho­ra del equi­li­brio

Mon­tar y com­pren­der a los caballos

Ecuestre - - SUMARIO - TEX­TO: RE­GI­NA KüHR FO­TOS: LI­SA RÄDLEIN TRA­DUC­CIÓN: NA­TA­LIA CAS­TRO / KIRS­TEN EWALD

Los bra­zos que con­du­cen, el ba­lan­ceo de las pier­nas, pen­sar en ca­ni­cas, la ma­rio­ne­ta… En seis pa­sos ilus­tra­ti­vos po­de­mos co­rre­gir fá­cil­men­te los erro­res del asien­to. Y tan só­lo en 60 mi­nu­tos.

La ye­gua “Be­lin­da” ha­ce un pa­so es­pa­ñol “de pro­fe­sio­nal”. Es­te mo­vi­mien­to im­pre­sio­nan­te, que in­clu­so pue­de des­pla­zar a los ji­ne­tes me­nos ex­pe­ri­men­ta­dos fue­ra de su equi­li­brio, se no­ta sor­pren­den­te­men­te sua­ve. Y es­to des­pués de tan só­lo 60 mi­nu­tos de cla­se de asien­to. ¿Có­mo es po­si­ble que los ji­ne­tes apren­dan en tan po­co tiem­po a sen­tar­se de ma­ne­ra más fle­xi­ble y los erro­res se des­va­nez­can como por ar­te de ma­gia? En es­te ar­tícu­lo, nues­tra ama­zo­na Re­gi­na Kühr apren­de có­mo lo­grar un asien­to equi­li­bra­do en seis sen­ci­llos pa­sos.

Las he­rra­mien­tas las pro­vee la en­tre­na­do­ra y pro­pie­ta­ria de la ye­gua, An­to­nia Kaupp, de NeuNui­fra (Ale­ma­nia). En sus cla­ses de asien­to la fan­ta­sía tie­ne un pa­pel im­por­tan­te. Por ejem­plo, ima­gi­nan­do que se sus­ti­tu­yen los hue­sos de la pier­na por ca­ni­cas y se jue­ga a ser una ma­rio­ne­ta. “No obs­tan­te, ca­da ji­ne­te tie­ne una

ima­gi­na­ción di­fe­ren­te”, ex­pli­ca An­to­nia Kaupp. Por es­to la en­tre­na­do­ra ofre­ce di­fe­ren­tes imá­ge­nes, aun­que to­das tie­nen el mis­mo ob­je­ti­vo: lo­grar un asien­to equi­li­bra­do, sin de­pen­der de las rien­das.

Los que tie­nen un asien­to más elás­ti­co y fle­xi­ble son ca­pa­ces de dar se­ña­les sua­ves y com­pren­si­bles a sus caballos. Los seis ejer­ci­cios de equi­li­brio es­tán re­la­cio­na­dos en­tre sí, pe­ro tam­bién se pue­den prac­ti­car suel­tos. La es­cue­la de asien­to em­pie­za en tie­rra. Aque­llos que apren­dan a lle­var a su ca­ba­llo en tie­rra de ma­ne­ra coor­di­na­da y se­gu­ra, lue­go se sen­ti­rán más re­la­ja­dos mon­tan­do a pe­lo, pa­ra des­pués po­der sen­tar­se de ma­ne­ra más na­tu­ral en la si­lla, in­clu­so al rea­li­zar ejer­ci­cios di­fí­ci­les como el pa­so es­pa­ñol. Es­tos ejer­ci­cios lle­nos de fan­ta­sía dan un nue­vo em­pu­je a los en­tre­na­mien­tos de asien­to. ¡Lle­ga la ho­ra del equi­li­brio!

Gi­ran­do a la iz­quier­da subimos la mano de­re­cha avan­zán­do­la li­ge­ra­men­te ha­cia de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.