El Hor­se­ball fe­me­nino

Una ca­te­go­ría que mar­ca un an­tes y un des­pués en la his­to­ria de es­te de­por­te

Ecuestre - - DEPORTE -

Un

equi­po de Hor­se­ball es­tá for­ma­do por un mí­ni­mo de cua­tro bi­no­mios (ca­ba­llo y ji­ne­te/ama­zo­na) y un má­xi­mo de seis. Se en­fren­tan den­tro del cam­po de jue­go cua­tro con­tra cua­tro con la po­si­bi­li­dad de dos bi­no­mios en la re­ser­va pa­ra po­der rea­li­zar cam­bios. No exis­te nin­gu­na regla que de­ter­mi­ne un mí­ni­mo ni un má­xi­mo de hom­bres o mu­je­res que de­ben for­mar el equi­po. Así se pue­de ha­cer cual­quier com­bi­na­ción po­si­ble en­tre ji­ne­tes y ama­zo­nas.

No obs­tan­te, no se pue­de ne­gar que exis­ten di­fe­ren­cias fí­si­cas en­tre am­bos se­xos. Los ni­ve­les de fuer­za de un hom­bre son dis­tin­tos a los de una mu­jer y en ca­te­go­rías se­nior em­pie­za a ser un fac­tor cla­ve de ren­di­mien­to, in­clu­so cuan­do las chi­cas dis­po­nen de ca­ba­llos más po­ten­tes.

La ma­yo­ría de las dis­ci­pli­nas hí­pi­cas, co­mo mu­chos sa­ben, son prac­ti­ca­das ma­yo­ri­ta­ria- men­te por chi­cas, so­bre to­do cuan­do no afec­ta a la al­ta com­pe­ti­ción. En el Hor­se­ball pa­sa al­go si­mi­lar, si bien la di­fe­ren­cia, en es­tos mo­men­tos, no es sig­ni­fi­ca­ti­va.

Ha­ce unos años, los di­ri­gen­tes del Hor­se­ball se die­ron cuen­ta de que en las ca­te­go­rías de ini­cia­ción la ma­yo­ría de prac­ti­can­tes eran ni­ñas y en cam­bio, en las ca­te­go­rías se­nior, la gran ma­yo­ría de ju­ga­do­res que per­ma­ne­cían al ca­bo de los años eran hom­bres. ¿A qué se de­bía?

Se ob­ser­vó que la ma­yo­ría de ji­ne­tes se­guían ju­gan­do a par­tir de los 16-18 años, pe­ro mu­chas ama­zo­nas aban­do­na­ban el jue­go a es­ta edad por va­rios mo­ti­vos. Se bus­ca­ban cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas co­mo los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, cam­bio de in­tere­ses, nue­vas re­la­cio­nes per­so­na­les, pe­ro el tiem­po ha de­mos­tra­do que el prin­ci­pal hán­di­cap era la mo­ti­va­ción y el es­fuer­zo en vano de com­pe­tir de tú a tú con los chi­cos.

Los di­ri­gen­tes veían que las chi­cas, al te­ner que en­fren­tar­se a hom­bres, con más fuer­za fí­si­ca y a un jue­go mu­cho más du­ro, no po­dían com­pe­tir den­tro de las mis­mas con­di­cio­nes y per­dían la mo­ti­va­ción, por lo que ter­mi­na­ban de­ján­do­lo. Por eso de­ci­die­ron crear la ca­te­go­ría fe­me­ni­na, una ca­te­go­ría se­nior ex­clu­si­va pa­ra mu­je­res, en la que pu­die­ran com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes y se­guir dis­fru­tan­do de es­te apa­sio­nan­te de­por­te.

Con ello se ha con­se­gui­do que en po­cos años que el nú­me­ro de li­cen­cias de hom­bres y mu­je­res sea muy pa­re­jo, in­clu­so qui­zá su­pe­rior el de las mu­je­res.

Al igual que to­das las dis­ci­pli­nas hí­pi­cas y a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de de­por­tes, el Hor­se­ball es mix­to. Hom­bres y mu­je­res se en­fren­tan en el mis­mo te­rreno de jue­go pa­ra con­se­guir el ob­je­ti­vo prin­ci­pal del de­por­te, me­ter más ba­lo­nes den­tro de la ca­nas­ta que el equi­po con­tra­rio.

La his­to­ria

Fran­cia es el país don­de se creó el Hor­se­ball par­tien­do del de­por­te ar­gen­tino del Pa­to, ha­cia los años 30 del si­glo pa­sa­do. En fe­bre­ro de 1979 se dis­pu­tó el pri­mer Cam­peo­na­to de

1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.