El tra­ba­jo pie a tie­rra (3)

Ejer­ci­cios a la cuer­da con más dis­tan­cia en­tre ji­ne­te y ca­ba­llo

Ecuestre - - DEPORTE | EQUITACIÓN ETOLÓGICA -

En los ar­tícu­los an­te­rio­res de es­ta se­rie, ha­bla­mos del “al­fa­be­to” del ca­ba­llo pie a tie­rra en con­duc­ción la­te­ral. Los ejer­ci­cios que se des­cri­bie­ron tie­nen co­mo ob­je­ti­vo co­nec­tar las rien­das a los pies del ca­ba­llo, me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción del bi­no­mio y au­men­tar la pro­pio­cep­ción del equino. En es­te ar­tícu­lo, se­gui­re­mos ha­blan­do del tra­ba­jo pie a tie­rra, pe­ro es­ta vez, del tra­ba­jo a la cuer­da.

Pa­ra

em­pe­zar de­be­mos te­ner en cuen­ta de qué ba­se par­ti­mos. Si has­ta aho­ra he­mos rea­li­za­do los ejer­ci­cios del tra­ba­jo en li­ber­tad y pie a tie­rra (des­cri­tos en ar­tícu­los an­te­rio­res), el tra­ba­jo a la cuer­da lar­ga no tie­ne por qué dar pro­ble­mas. Los ejer­ci­cios que pe­di­re­mos se­rán los mis­mos que he­mos he­cho an­te­rior­men­te, pe­ro con más dis­tan­cia en­tre ji­ne­te y ca­ba­llo.

De es­te mo­do, el tra­ba­jo a la cuer­da lar­ga no es más que una mez­cla en­tre los dos blo­ques an­te­rio­res (tra­ba­jo en li­ber­tad y pie a tie­rra) pa­ra se­guir con el ob­je­ti­vo de co­mu­ni­ca­ción y mo­vi­li­za­ción de las par­tes del ca­ba­llo: ca­be­za, gru­pa y es­pal­das.

Ob­je­ti­vo del tra­ba­jo a la cuer­da

Per­so­nal­men­te, el ob­je­ti­vo pri­mor­dial del tra­ba­jo a la cuer­da es ha­cer un ca­len­ta­mien­to ge­ne­ral al ca­ba­llo an­tes de em­pe­zar la se­sión. En nin­gún ca­so de­be­ría uti­li­zar­se pa­ra can­sar el ca­ba­llo an­tes de la se­sión, por­que con un ca­ba­llo can­sa­do (al igual que nos ocu­rre a no­so­tros) no se ob­tie­ne la mis­ma ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y por la tan­to, de pro­gre­sión.

A te­ner en cuen­ta pa­ra el ji­ne­te

La po­si­ción del ji­ne­te den­tro del pi­ca­de­ro y la po­si­ción ha­cia el ca­ba­llo es al­go muy im­por­tan­te pa­ra que el ca­ba­llo pue­da en­ten­der cla­ra­men­te lo que se le es­tá pi­dien­do. Y aún más si te­néis di­fi­cul­ta­des con un ca­ba­llo adul­to o con al­gún po­tro.

En un prin­ci­pio, no re­co­mien­do que­dar­se quie­to en el cen­tro del pi­ca­de­ro has­ta que el ca­ba­llo no en­tien­da cien por cien qué se le es­tá pi­dien­do que ha­ga. De­be­mos mo­ver­nos y acom­pa­ñar al ca­ba­llo en sus mo­vi­mien­tos.

Pa­ra que en­tien­da que lo que que­re­mos que ha­ga es avan­zar, nues­tra po­si­ción más cla­ra es si­tuar­se de­trás del eje de la gru­pa co­mo en el tra­ba­jo en li­ber­tad. Es­ta po­si­ción del ji­ne­te en el pi­ca­de­ro y ha­cia el ca­ba­llo, le in­di­ca cla­ra­men­te el ejer­ci­cio a rea­li­zar. (ver Es­que­ma Nº1)

En el con­trol de tran­si­cio­nes pro­ce­de­re­mos co­mo en el tra­ba­jo en li­ber­tad en un pri­mer ins­tan­te. En la po­si­ción de de­trás de la gru­pa pa­ra que avan­ce y en el eje de las es­pal­das pa­ra in­di­car cam­bio de di­rec­ción o dis­mi­nu­ción de la velocidad. Es im­por­tan­te ser cons­cien­tes de cuán­do de­jar de pe­dir, pa­ra que el ca­ba­llo pue­da en­ten­der qué ha he­cho bien (tan­to si tra­ba­jáis con el cuer­po, la voz, las ener­gías o la fus­ta/tra­lla)

Mo­vi­li­za­ción de las par­tes del ca­ba­llo

Pa­ra ase­gu­rar­nos una evo­lu­ción en el apren­di­za­je del ca­ba­llo, em­pe­za­re­mos al pa­so. Con el mis­mo con­cep­to del tra­ba­jo pie a tie­rra (PE­DIR Y SOL­TAR) y nues­tra po­si­ción de de­trás del eje de la gru­pa (co­mo en el tra­ba­jo en li­ber­tad) ini­cia­re­mos la mo­vi­li­za­ción de la ca­be­za, gru­pa y es­pal­da pi­dién­do­le al ca­ba­llo una fle­xión ha­cia no­so­tros.

Una vez que ob­te­ne­mos la ca­be­za in­di­vi­dual­men­te, pa­sa­re­mos a pe­dir un cam­bio de di­rec­ción con la gru­pa. En es­ta se­gun­da eta­pa, el ca­ba­llo de­be re­me­ter su pos­te­rior in­te­rior ba­jo su ma­sa e im­pul­sar pa­ra se­guir ha­cia ade­lan­te. Aquí es im­pres­cin­di­ble que exis­ta un buen “tim­ming” a la ho­ra de aflo­jar el con­tac­to jus­to cuan­do el ca­ba­llo ha pues­to su pos­te­rior in­te­rior. Si vues­tra mano aflo­ja el con­tac­to tar­de, el ca­ba­llo dis­mi­nui­rá la velocidad o in­clu­so rea­li­za­rá una pa­ra­da de emer­gen­cia co­mo res­pues­ta a lo que le ha­béis pe­di­do.

Una vez ob­te­ni­da la mo­vi­li­za­ción de la ca­be­za y de la gru­pa (con im­pul­sión) pro­ce­de­re­mos a pe­dir UN PA­SO de su es­pal­da en di­rec­ción ha­cia de­lan­te (sin vol­car ha­cia el in­te­rior, don­de es­ta­mos no­so­tros). Pa­ra ob­te­ner una me­jor co­mu­ni­ca­ción del des­pla­za­mien­to de la es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.