El do­lor de ori­gen múscu­lo-es­que­lé­ti­co

La im­por­tan­cia de de­tec­tar­lo pre­coz­men­te

Ecuestre - - CABALLO | SALUD -

El do­lor pue­de ser un sín­to­ma muy prác­ti­co pues in­for­ma al ani­mal de que exis­te un pro­ble­ma y evi­tar mo­ver una zo­na le­sio­na­da. Sin em­bar­go, la gran ca­pa­ci­dad de mu­chos ca­ba­llos de aguan­tar el do­lor su­ma­do a su for­ma de ma­ni­fes­tar­lo, no siem­pre en­ten­di­do por los pro­pie­ta­rios, pue­de com­pli­car las co­sas. La me­di­ci­na pre­ven­ti­va re­sul­ta fun­da­men­tal en to­dos los ca­sos pa­ra de­tec­tar los do­lo­res pre­coz­men­te y así po­der es­ta­ble­cer un tra­ta­mien­to ade­cua­do pa­ra los mis­mos. En es­te ar­tícu­lo in­ten­ta­re­mos dar claves pa­ra de­tec­tar cuan­to an­tes es­tos sín­to­mas, y el mes que vie­ne nos cen­tra­re­mos en el tra­ta­mien­to del do­lor.

El

do­lor se de­fi­ne co­mo una per­cep­ción sen­so­rial, sub­je­ti­va y des­agra­da­ble que se ge­ne­ra en res­pues­ta a un da­ño real o po­ten­cial de un te­ji­do. Cuan­do un te­ji­do su­fre un da­ño o se ve trau­ma­ti­za­do (aun­que ese da­ño no de­je co­mo con­se­cuen­cia una le­sión) el cuer­po res­pon­de ge­ne­ran­do do­lor pa­ra que de es­ta ma­ne­ra el ani­mal sea cons­cien­te de que en esa zo­na hay un pro­ble­ma y res­pon­da in­mo­vi­li­zán­do­la pa­ra no agra­var ese da­ño. En otras pa­la­bras, un da­ño en un te­ji­do da lu­gar a do­lor y el do­lor da lu­gar a in­mo­vi­li­za­ción. Así que el do­lor es un me­dio que em­plea el cuer­po co­mo pro­tec­ción pa­ra evi­tar el agra­va­mien­to de las le­sio­nes.

Has­ta aquí po­de­mos con­si­de­rar al do­lor co­mo al­go re­la­ti­va­men­te “bueno”, ya que es un avi­so pa­ra que un pro­ble­ma no se agra­ve y se con­tro­le. Sin em­bar­go cuan­do se per­pe­túa en el tiem­po pue­de pa­sar de ser un me­dio de pro­tec­ción a ser un me­dio de agra­va­mien­to de las le­sio­nes, pues la in­mo­vi­li­za­ción pro­lon­ga­da trae con­se­cuen­cias que siem­pre son ne­ga­ti­vas pa­ra la fun­ción del cuer­po.

Así, en los ca­sos de do­lor cró­ni­co o man­te­ni­do, se pro­du­ce una “fi­ja­ción” de la zo­na que duele por me­dio de una con­trac­ción de la mus-

1 138

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.