Fe­chas

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

El

ti­tu­lar de es­te editorial pa­re­ce muy ge­né­ri­co, pe­ro en reali­dad quie­ro ser con­cre­to y cir­cuns­cri­bir­me úni­ca­men­te al te­ma de las fe­chas en las que es­te año se han dispu­tado los cam­peo­na­tos de Es­pa­ña de sal­tos en sus ca­te­go­rías me­no­res. El re­torno a las fe­chas de Se­ma­na San­ta, en pleno mes de mar­zo, ha si­do mo­ti­vo de mu­chos co­men­ta­rios en­tre los in­tere­sa­dos, la gran ma­yo­ría crí­ti­cos.

Yo no pre­ten­do cri­ti­car a na­die, úni­ca­men­te ar­gu­men­tar las ra­zo­nes que sus­ten­tan esas crí­ti­cas. Por­que creo que son mu­chas y fun­da­das y por­que pien­so que el te­ma es sen­si­ble e im­por­tan­te, pues afec­ta a de­por­tis­tas en fa­se de for­ma­ción y a las fa­mi­lias que alien­tan y sus­ten­tan di­cha for­ma­ción. Co­mo la mía ha si­do una de esas fa­mi­lias, creo co­no­cer bien el te­ma.

Con­vo­car unos cam­peo­na­tos de Es­pa­ña de es­tas ca­te­go­rías cuan­do el grue­so de la com­pe­ti­ción na­cio­nal ape­nas se ha pues­to en mar­cha só­lo ofre­ce a los ji­ne­tes dos al­ter­na­ti­vas: lle­gar a ellos sin la pre­pa­ra­ción su­fi­cien­te o ha­cer un pe­ri­plo por los cir­cui­tos in­ter­na­cio­na­les de in­vierno que hay en nues­tro país. Por des­gra­cia, la gran ma­yo­ría tie­ne que de­can­tar­se por la pri­me­ra, por­que la se­gun­da tie­ne un cos­te que es­tá al al­can­ce de po­cos. Los cir­cui­tos es­tán he­chos pa­ra ri­cos y pa­ra pro­fe­sio­na­les.

Es­ta si­tua­ción se agra­va en los ca­sos de ji­ne­tes que dan el sal­to de ca­te­go­ría y/o que cam­bian de ca­ba­llo y la con­se­cuen­cia es la im­pro­vi­sa­ción, la par­ti­ci­pa­ción en el cam­peo­na­to de turno con un ca­ba­llo pres­ta­do o re­cién com­pra­do, con el que se ha dispu­tado un con­cur­so pre­vio de rodaje o in­clu­so nin­guno. Son mu­chos los ca­sos de es­te ti­po a los que ha­ce­mos re­fe­ren­cia en los re­por­ta­jes de los cam­peo­na­tos que pu­bli­ca­mos en es­te nú­me­ro. Y hay mu­chí­si­mos más.

De es­ta for­ma, la esen­cia del cam­peo­na­to se des­vir­túa: de­be­ría ser un fin, un ob­je­ti­vo, y se con­vier­te en un me­dio. Un me­dio em­plea­do por los res­pon­sa­bles de la dis­ci­pli­na en la RFHE pa­ra ha­cer una pre­se­lec­ción de ji­ne­tes con cua­li­da­des y me­dios (ca­ba­llo) pa­ra for­mar par­te de los res­pec­ti­vos equi­pos na­cio­na­les de ca­da ca­te­go­ría. Una prue­ba de ello es que po­cos días des­pués de fi­na­li­zar los cam­peo­na­tos, ya hi­cie­ron pú­bli­ca la lis­ta lar­ga de pre­se­lec­cio­na­dos.

Si se tra­ta de eso, de pre­se­lec­cio­nar a los que es­tén en con­di­cio­nes de con­se­guir la in­ter­na­cio­na­li­dad, bas­ta­ría con ha­cer un par de con­cur­sos na­cio­na­les de ca­te­go­rías me­no­res en mar­zo o en abril, en zo­na cén­tri­ca y equi­dis­tan­te, a los que se con­vo­ca­ría a aque­llos que ten­gan esa as­pi­ra­ción. Pe­ro hay otros mu­chos, la ma­yo­ría, cu­ya as­pi­ra­ción es lle­gar a un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña y si es po­si­ble, su­bir al po­dio y te­ner una me­da­lla con­se­gui­da en un cam­peo­na­to na­cio­nal. Y esos mu­chos se me­re­cen una pla­ni­fi­ca­ción de los cam­peo­na­tos cohe­ren­te, con tiempo pa­ra pre­pa­rar­los cuan­do el ca­len­da­rio de com­pe­ti­cio­nes, las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas y los es­tu­dios lo per­mi­tan. Por­que el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña es su com­pe­ti­ción ob­je­ti­vo de la tem­po­ra­da. Y pien­so, sin­ce­ra­men­te, tras ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do la al­ter­na­ti­va de Se­ma­na San­ta y la de pleno ve­rano, que la me­jor op­ción es sep­tiem­bre, con el cur­so es­co­lar en cier­nes y las va­ca­cio­nes es­ti­va­les co­mo pla­ta­for­ma so­bre la que desa­rro­llar una bue­na pre­pa­ra­ción en con­cur­sos.

Evi­den­te­men­te es una opi­nión, mi opi­nión, que ten­go la sen­sa­ción que com­par­ten mu­chos. Lo que no en­tien­do es por qué la RFHE ni si­quie­ra la ba­ra­ja.

Luis Pon­ce­la lpon­ce­[email protected]

Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.