El

Ecuestre - - DEPORTE ENTRENAMIE­NTO -

Un

dor­so equino sano se sos­tie­ne y es fle­xi­ble. Si és­te se hun­de, des­apa­re­ce la fuer­za por­que fa­lla el ar­co de ten­sión des­de los cuar­tos tra­se­ros ha­cia el cue­llo y la nu­ca. La im­pre­sión óp­ti­ca y es­té­ti­ca es que el dor­so pa­re­ce un puen­te col­gan­te que pen­de de sus cuer­das, los múscu­los flo­jos que ya no aguan­tan el tron­co equino. Va­mos a ver có­mo se desa­rro­lla el hun­di­mien­to del dor­so y có­mo pue­de des­apa­re­cer en el me­jor de los ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.