El úl­ti­mo ser­vi­cio

In­ten­sa y triun­fal des­pe­di­da de Lud­ger Beer­baum

Ecuestre - - DEPORTE SALTOS -

Lud­ger Beer­baum dis­pu­tó en Bar­ce­lo­na su úl­ti­ma Co­pa de Na­cio­nes con el equi­po de Ale­ma­nia y se des­pi­dió a lo gran­de, con triun­fo. Vi­vi­mos jun­to a él sus úl­ti­mos y ten­sos mo­men­tos co­mo ji­ne­te de equi­po.

Las

es­tre­llas de cual­quier de­por­te sue­ñan con re­ti­rar­se en ple­ni­tud, triun­fan­do. Es una ma­ne­ra de agran­dar su fi­gu­ra, de en­trar en la le­yen­da, de de­mos­trar que han si­do, son y de­jan de ser por vo­lun­tad pro­pia, no por­que la de­ca­den­cia les su­pere. Es ha­cer his­to­ria y en­trar en ella por la puer­ta gran­de.

Lud­ger Beer­baum lo con­si­guió en Bar­ce­lo­na, su pis­ta del oro olím­pi­co in­di­vi­dual y tam­bién la de su des­pe­di­da co­mo ji­ne­te de equi­po. El “kái­ser” no que­ría ir­se sin dar a su país, a la hí­pi­ca ale­ma­na, un nue­vo triun­fo y qui­zá por eso, sin du­da por eso, vi­vió sus úl­ti­mos mo­men­tos co­mo ji­ne­te del equi­po de Ale­ma­nia con gran ten­sión. La opor­tu­na y ex­per­ta cá­ma­ra de Ma­nuel Quei­ma­de­los re­co­gió esos ins­tan­tes de una in­ten­si­dad di­fí­cil de ex­pli­car si no fue­ra por la cru­de­za de las imá­ge­nes.

Pri­me­ro hizo con “Ca­se­llo” el ce­ro im­pres­cin­di­ble y de­ci­si­vo para que el equi­po ale­mán pu­die­ra des­em­pa­tar con el bri­tá­ni­co y op­tar al triun­fo. Aban­do­nó la pis­ta se­rio, co­mo siem- pre, aun­que cons­cien­te del de­ber cum­pli­do, de ha­ber pres­ta­do a Ale­ma­nia un gran ser­vi­cio, su úl­ti­mo ser­vi­cio. Y lue­go vi­vió den­tro de la pis­ta, con los ner­vios de un prin­ci­pian­te, el re­co­rri­do de su com­pa­ñe­ro Mar­cus Eh­ning, el que de­ci­día la vic­to­ria ale­ma­na.

La ex­pre­sión de su ros­tro, sus pu­ños apre­ta­dos, su fle­xión para cal­mar su ex­ci­ta­ción, lo di­ce to­do. Lue­go se dio la vuel­ta y se fue co­rrien­do, a dis­fru­tar con los su­yos la vic­to­ria, su úl­ti­ma vic­to­ria con y para Ale­ma­nia. Así se van los gran­des.

“Aho­ra es el turno de mis com­pa­ñe­ros más jóvenes”, co­men­tó Beer­baum cuan­do anun­ció su re­ti­ra­da del equi­po. A sus 53 años es­tá en ple­na for­ma y se­gui­rá com­pi­tien­do a tí­tu­lo in­di­vi­dual, pe­ro no vol­ve­rá a ser el inevi­ta­ble cuar­to ji­ne­te del equi­po de Ale­ma­nia, con el que ha dispu­tado en su ca­rre­ra na­da me­nos que do­ce cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa, seis cam­peo­na­tos del mun­do y sie­te Jue­gos Olím­pi­cos. Con él, el equi­po ale­mán con­si­guió 3 me­da­llas de oro y una de bron­ce en JJOO, dos me­da­llas de oro, una de pla­ta y una de bron­ce en cam­peo­na­tos del mun­do y cua­tro me­da­llas de oro, tres de pla­ta y dos de bron­ce en cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa. Ca­si na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.