Be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio com­ple­men­ta­rio

Ecuestre - - CABALLO SALUD -

res­pi­rar mien­tras mon­ta­mos. Es­to nos da­rá la ca­pa­ci­dad de mo­di­fi­car pa­tro­nes de mo­vi­mien­to par­tien­do de la bús­que­da de la es­ta­bi­li­dad de la pel­vis co­mo gran cla­ve en nues­tra mon­ta. La ines­ta­bi­li­dad de la pel­vis sin du­da nos lle­va­rá a un des­con­trol del tron­co y por lo tan­to a la di­fi­cul­tad de di­so­ciar nues­tros miem­bros.

Lo que de­mues­tran es­tos ar­tícu­los es que, a ma­yor es­ta­bi­li­dad y con­trol pos­tu­ral del ji­ne­te, ma­yor li­ber­tad tie­ne el ca­ba­llo en la eje­cu­ción de sus mo­vi­mien­tos. A me­no­res des­pla­za­mien­tos del ji­ne­te so­bre el ca­ba­llo y me­no­res asi­me­trías del pro­pio ji­ne­te me­jor se­rá el re­par­to de pe­so y pre­sión so­bre el dor­so del ca­ba­llo. El men­sa­je pues, que man­dan es­tos ar­tícu­los es, sin du­da, que el ji­ne­te puede ser cau­sa en sí mis­ma de do­lor de dor­so para su ca­ba­llo (eli­mi­nan­do otras cau­sas) y tam­bién cau­sa de me­jo­ría en sus mo­vi­mien­tos por au­sen­cia de do­lor e in­co­mo­di­dad.

¿ Có­mo eva­luar al ji­ne­te de ma­ne­ra es­tá­ti­ca?

En­ten­der por qué un ji­ne­te mon­ta co­mo mon­ta o por qué hay ejer­ci­cios que le sa­len fá­cil­men­te mien­tras que otros pa­re­cen im­po­si­bles es re­la­ti­va­men­te fá­cil si se com­pren­de el sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co del hu­mano. Co­mo pun­tos im­por­tan­tes en la eva­lua­ción des­ta­ca­ría­mos: Va­lo­ra­ción de la fuer­za co­re Fle­xi­bi­li­dad del tron­co Mo­vi­li­dad de la co­lum­na lum­bar Al­tu­ra de hom­bros Po­si­ción de la ca­be­za (an­te­ro pos­te­rior y la­te­ro me­dia)

Ca­pa­ci­dad de di­so­cia­ción de las ca­de­ras y hom­bros así co­mo la pre­sen­cia de ro­ta­cio­nes Des­equi­li­brios múscu­lo-es­que­lé­ti­cos Le­sio­nes pre­vias y re­cu­rren­tes

Ade­más se­ría ne­ce­sa­rio eva­luar al ca­ba­llo en sí mis­mo y, por su­pues­to, al bi­no­mio en mo­vi­mien­to.

Es­ta in­for­ma­ción se­ría su­fi­cien­te para pos­te­rior­men­te ele­gir ejer­ci­cios que me­jo­ra­sen la mon­ta. Ade­más de la rea­li­za­ción de los ejer­ci­cios mar­ca­dos por el pro­fe­sio­nal es muy im­por­tan­te pen­sar en sa­ber re­co­no­cer ca­da Es­tar mu­cho más es­ta­ble so­bre su mon­tu­ra y re­par­tir me­jor el pe­so so­bre la mis­ma por ser cons­cien­te de su pel­vis. Un asien­to in­de­pen­dien­te y más pro­fun­do evi­ta­rá que el mo­ti­vo por el cual nos sos­te­ne­mos en la mon­tu­ra sea la fuer­za de las pier­nas o el en­gan­che ex­ce­si­vo a la bo­ca del ca­ba­llo. Si es ca­paz de man­te­ner­se es­ta­ble po­drá mo­ver de for­ma in­de­pen­dien­te sus pier­nas y sus bra­zos. Con un buen con­trol de la mus­cu­la­tu­ra co­re el ji­ne­te bo­ta­rá me­nos y de des­pla­za­rá me­nos la­te­ral­men­te, cau­sa de blo­queo de dor­so de mu­chos ca­ba­llos. Si co­no­ce­mos nues­tro cuer­po po­dre­mos ocu­par­nos de la res­pi­ra­ción y com­pro­bar lo enor­me­men­te sen­si­bles que son los ca­ba­llos a la mis­ma, lle­gan­do a sus­ti­tuir al­gu­nas de las ayu­das con­ven­cio­na­les por un mo­vi­mien­to res­pi­ra­to­rio su­til para co­mu­ni­car­nos con ellos. múscu­lo que em­plea­mos. Du­ran­te la mon­ta el ti­po de con­trac­ción rea­li­za­da es en gran par­te iso­mé­tri­ca; acos­tum­brar a ca­da muscu­lo de for­ma in­di­vi­dual a aguan­tar sue­le ser más efec­ti­vo ha­cer­lo pie a tie­rra. No me­nos im­por­tan­te es sa­ber “des­ac­ti­var” la mus­cu­la­tu­ra em­plea­da, mo­ti­vo por el cual mu­chos ji­ne­tes se can­san mu­cho al mon­tar y pa­san de ac­ti­var­lo to­do a des­ac­ti­var­lo to­do. El con­trol de ac­ti­va­ción y des­ac­ti­va­ción, acom­pa­ña­do de una co­rrec­ta res­pi­ra­ción, ayu­da­rá a ha­cer de la mon­ta al­go mu­cho más pla­cen­te­ro y sa­tis­fac­to­rio para el ji­ne­te.

Un buen pro­gra­ma com­ple­men­ta­rio

De for­ma re­su­mi­da, un buen pro­gra­ma com­ple­men­ta­rio a la mon­ta de­be­ría con­te­ner ejer­ci­cios en­fo­ca­dos a:

For­ta­le­cer la co­lum­na dor­sal a la vez que se ex­pan­de y abre el pe­cho y ca­ja to­rá­ci­ca

For­ta­le­cer mus­cu­la­tu­ra is­quio­ti­bial y re­la­jar fle­xo­res de ca­de­ra

ade­más de a tra­ba­jar la si­me­tría y de­tec­tar mus­cu­la­tu­ra dé­bil.

y una re­co­lo­ca­ción in­cons­cien­te del res­to del cuer­po, que sue­len man­te­ner­se du­ran­te de la mar­cha y com­pli­can las ór­de­nes al ca­ba­llo. El ji­ne­te se­rá ca­paz de uti­li­zar la fa­mo­sa pier­na in­te­rior de ver­dad sin con­lle­var mo­vi­mien­tos in­ne­ce­sa­rios en el res­to del cuer­po que con fre­cuen­cia con­fun­den a tan­tos ca­ba­llos. El ji­ne­te evi­ta­rá can­san­cio y fa­ti­ga por so­bre em­pleo mus­cu­lar. Se con­ver­ti­rá en un ji­ne­te más fino, más su­til, más es­té­ti­co…

For­ta­le­cer mus­cu­la­tu­ra co­re y tra­ba­jar la fle­xi­bi­li­dad de la co­lum­na

Una vez que es­to es­tá en pro­ce­so se in­cor­po­ra­rían:

Ejer­ci­cios de di­so­cia­ción de miem­bros mien­tras se ejer­ce un buen con­trol pos­tu­ral.

Las ven­ta­jas que ofre­ce la prác­ti­ca com­ple­men­ta­ria de ejer­ci­cio co­re so­lo puede traer sa­tis­fac­cio­nes. Por ello des­de Equi­di­na­mia os ani­ma­mos a to­dos a ha­cer la prue­ba pues­to que abre la puer­ta a una ma­ra­vi­llo­sa for­ma de mon­tar y co­mu­ni­car­te con tu ca­ba­llo. Por su­pues­to ba­jo la su­per­vi­sión de un buen pro­fe­sio­nal. Es­tos ejer­ci­cios que ini­cial­men­te se rea­li­zan en sue­lo o en las má­qui­nas de Pi­la­tes se pue­den tra­ba­jar tam­bién so­bre el ca­ba­llo con­si­guien­do re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios y rá­pi­dos.

1

2 El tra­ba­jo so­bre pe­lo­ta puede ayu­dar a po­ten­ciar el equi­li­brio Los des­pla­za­mien­tos la­te­ra­les del cuer­po pue­den con­lle­var la­te­ra­li­za­cio­nes com­pen­sa­to­rias de la ca­be­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.