Mor­fo­ló­gi­cos

Ecuestre - - MUNDO ECUESTRE ACTUALIDAD -

Des­pués

de va­rias tem­po­ra­das sin asis­tir, es­te año he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­gre­sar al SICAB, el cer­ta­men por ex­ce­len­cia del ca­ba­llo de Pu­ra Ra­za Es­pa­ño­la. Fue una vi­si­ta cor­ta, pe­ro que me ha ser­vi­do pa­ra re­fres­car mu­chos re­cuer­dos, sen­tir cier­ta nos­tal­gia y com­pro­bar que su arrai­go po­pu­lar si­gue vi­gen­te.

SICAB na­ció en el año 1991, coin­ci­dien­do con mi lle­ga­da a la di­rec­ción de Ecues­tre, lo que me per­mi­tió vi­vir en pri­me­ra lí­nea sus edi­cio­nes más ilu­sio­nan­tes, en las que se ha­bla­ba de una apues­ta de in­cier­to fu­tu­ro. Por suer­te pa­ra el sec­tor del Pu­ra Ra­za Es­pa­ño­la y pa­ra to­dos los que tran­si­ta­mos por el mun­do del ca­ba­llo, tan­to des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal co­mo sen­ti­men­tal la apues­ta fue acer­ta­da y hoy se­ría di­fí­cil en­ten­der en Se­vi­lla y en el ám­bi­to mun­dial del PRE un mes de no­viem­bre sin el SICAB.

Pe­ro su­pe­ra­do ya el um­bral del cuar­to de si­glo cum­pli­do, el Sa­lón In­ter­na­cio­nal del Ca­ba­llo his­pa­len­se tam­bién nos si­gue re­fres­can­do los re­cuer­dos me­nos sa­tis­fac­to­rios, los que nos ha­blan de ten­sio­nes, de lu­chas in­tes­ti­nas en­tre cria­do­res y ga­na­de­ros/ con­cur­sis­tas, que siem­pre ter­mi­nan en una pu­ja por con­se­guir el con­trol de la aso­cia­ción que re­gu­la la ra­za. Unas lu­chas que el tiem­po me ha en­se­ña­do que no tie­nen co­mo ob­je­ti­vo esen­cial, sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, la me­jo­ra del PRE y la via­bi­li­dad de su fu­tu­ro, sino el con­trol de ese ex­tra­ño ob­je­to de de­seo que son los con­cur­sos mor­fo­ló­gi­cos y es­pe­cial­men­te, el de SICAB, aho­ra con­ver­ti­do en to­do un Cam­peo­na­to de Mun­do.

La crea­ción de un co­mi­té de jue­ces y la ela­bo­ra­ción por és­te de un manual de juz­ga­mien­to pa­ra ellos han des­per­ta­do una tor­men­ta de crí­ti­cas, ten­sio­nes, au­sen­cias de SICAB 2016 y co­mo his­tó­ri­ca­men­te vie­ne su­ce­dien­do, la crea­ción de co­rrien­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra su­ce­der a la actual jun­ta di­rec­ti­va de ANCCE. Cu­rio­so el pa­pel de de­ter­mi­na­dos jue­ces que se sien­ten agra­via­dos por te­ner que apli­car un manual y pa­pe­lón de ga­na­de­ros/cria­do­res/ con­cur­sis­tas que po­nen en cues­tión el sis­te­ma si de­ter­mi­na­dos jue­ces no juz­gan sus ca­ba­llos. Ca­da uno que sa­que sus pro­pias con­clu­sio­nes.

¿Y es­to va a ser así siem­pre? ¿Es inevi­ta­ble por ser con­sus­tan­cial con el mun­do del PRE? Yo no se­ría tan fa­ta­lis­ta y si me lo per­mi­ten, con to­da hu­mil­dad, les acon­se­jo que apli­quen una má­xi­ma cla­ri­fi­ca­do­ra: trans­pa­ren­cia. Aho­ra que ya te­ne­mos manual, que ca­da es­pec­ta­dor pue­de ha­cer su va­lo­ra­ción, ha­gan los mor­fo­ló­gi­cos más in­ter­ac­ti­vos. Den­le un mi­cró­fono al juez y que és­te va­ya ex­pli­can­do a to­dos ca­da no­ta y su re­la­ción con lo que mar­ca el manual. Se da­ría ame­ni­dad a los mor­fo­ló­gi­cos, se es­ta­ría fo­men­tan­do una afi­ción bien ins­trui­da y se evi­ta­rían os­cu­ran­tis­mos.

Pe­ro vol­vien­do a un aná­li­sis más ge­ne­ral, en el fon­do de to­do es­to lo que sub­ya­ce es que 25 años des­pués, SICAB y quie­nes go­bier­nan y han go­ber­na­do ANCCE a lo lar­go de es­te tiem­po, no han sa­bi­do en­con­trar pa­ra el PRE otro fin, otra uti­li­dad, que la de ser ob­je­to de va­lo­ra­ción mor­fo­ló­gi­ca. Se han da­do pa­sos, pe­ro in­su­fi­cien­tes, po­co con­sis­ten­tes, que por ejem­plo en SICAB tie­nen una pre­sen­cia bas­tan­te sim­bó­li­ca. Por­que al fi­nal, de nue­vo, co­mo tra­di­cio­nal­men­te ha ocu­rri­do, el mo­ti­vo de de­ba­te, el que pa­re­ce ge­ne­rar las lu­chas por con­se­guir el do­mi­nio de ANCCE, si­gue sien­do el con­trol de los con­cur­sos mor­fo­ló­gi­cos. Y la fuer­za de una ra­za, en un mer­ca­do co­mo el actual, no se pue­de ba­sar en ellos.

Luis Poncela lpon­ce­[email protected]

Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.