Li­ber­tad pa­ra la bo­ca

Ecuestre - - DEPORTE MANEJO - TEX­TO: REGINA KÜHR FOTOS: LI­SA RÄDLEIN

Las me­di­cio­nes rea­li­za­das por Ecues­tre de­mues­tran que una de ca­da dos ca­be­za­das de mon­ta es­tá de­ma­sia­do apre­ta­da, mu­chas ve­ces sin que el ji­ne­te lo quie­ra. ¿Por qué y a pe­sar de to­do, mu­chos amor­da­zan a sus ca­ba­llos? ¿Có­mo se de­ben ajus­tar las co­rreas?

El

ji­ne­te guía a “Dream­boy” con fir­me­za, con de­ma­sia­da fir­me­za. La ca­be­za­da de es­te ca­ba­llo de sal­to ala­zán es­tá tan apre­ta­da que ape­nas pue­de res­pi­rar. Sus olla­res se hin­chan ba­jo la in­ten­sa pre­sión, los la­bios es­tán fir­me­men­te ce­rra­dos y “Dream­boy” pa­re­ce te­ner la mi­ra­da cla­va­da en un pun­to. Es­te ca­ba­llo sien­te do­lor.

Es­ta­mos en unas cua­dras de Stutt­gart en las que hay un con­ti­nuo ir y ve­nir de ji­ne­tes afi­cio­na­dos y de com­pe­ti­ción. Las con­di­cio­nes son per­fec­tas. Pe­ro per­fec­tas ¿pa­ra qué? En las úl­ti­mas se­ma­nas, nues­tra re­dac­to­ra ha ins­pec­cio­na­do jun­to con la ve­te­ri­na­ria Kers­tin Tön­nies de Hat­ters­heim/Hes­se, las ca­be­za­das uti­li­za­das con un to­tal de 100 ca­ba­llos de ji­ne­tes afi­cio­na­dos y de com­pe­ti­ción. Cuan­to más va­ria­dos son los mo­ra­do­res de un es­ta­blo, más im­pre­sio­nes po­de­mos re­co­ger so­bre la for­ma en que los dis­tin­tos ji­ne­tes ci­ñen los co­rrea­jes.

Co­mo ins­tru­men­to de me­di­ción he­mos uti­li­za­do un pro­to­ti­po lla­ma­do “F&F” que nues­tra ve­te­ri­na­ria ha desa­rro­lla­do ex­pro­fe­so pa­ra es­te aná­li­sis. ¿Por qué ra­zón he­mos he­cho es­tas com­pro­ba­cio­nes? Mu­chos ji­ne­tes ajus­tan la ca­be­za­da de mon­ta de for­ma equi­vo­ca­da, tal y co­mo he­mos cons­ta­ta­do una y otra vez en nues­tros via­jes por to­da Eu­ro­pa. ¿Por qué no se ha­ce na­da al res­pec­to? ¿Y qué po­dría po­ner fin a es­ta for­ma de amor­da­zar a los equi­nos?

En mu­chos años, po­co se ha he­cho

Las mu­se­ro­las apre­ta­das tie­nen una só­li­da tra­di­ción, so­bre to­do en el mun­do de la com­pe­ti­ción. “A pe­sar de que he­mos em­pe­za­do a de­ba­tir so­bre es­te enojo­so te­ma ha­ce ya más de 30 años”, se la­men­ta la doc­to­ra Ma­de­lei­ne Mar­tin, en­car­ga­da de pro­tec­ción ani­mal re­gio­nal del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, Pre­ser­va­ción del Cli­ma, Pro­tec­ción del Con­su­mi­dor y Agri­cul­tu­ra de Hes­se con se­de en Wies­ba­den. “En es­te asun­to no con­se­gui­mos avan­zar un so­lo pa­so”, aña­de.

Los re­sul­ta­dos de nues­tras me­di­cio­nes pa­re­cen dar la ra­zón a la doc­to­ra Mar­tin: más de la mi­tad de las ca­be­za­das de mon­ta ana­li­za­das pa­ra es­te re­por­ta­je es­ta­ban de­ma­sia­do apre­ta­das. ¿Y qué de­cían so­bre eso los ji­ne­tes? He­mos des­ta­ca­do las peo­res ex­cu­sas y ma­len­ten­di­dos en las pá­gi­nas si­guien­tes.

El adies­tra­dor Mi­chael Putz (www.mi­chael­putz.de) tam­bién nos cuen­ta que se ve obli­ga­do a co­rre­gir las mu­se­ro­las prác­ti­ca­men­te en to­dos los cur­sos que im­par­te. “Mu­chos ji­ne­tes no sa­ben ha­cer­lo me­jor y se asus­tan real­men­te cuan­do les ha­go no­tar que han apre­ta­do de­ma­sia­do el co­rrea­je”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.