Có­mo se mi­de co­rrec­ta­men­te la mu­se­ro­la

Ecuestre - - DEPORTE MANEJO -

¿Qué apor­ta la prue­ba del azú­car? Pa­ra que un ca­ba­llo pue­da mas­ti­car có­mo­da­men­te con la mu­se­ro­la pues­ta, ne­ce­si­ta un mar­gen de mo­vi­mien­to de por lo me­nos 10 mi­lí­me­tros en­tre los mo­la­res y 17 mi­lí­me­tros en­tre los in­ci­si­vos. Se su­po­ne que la prue­ba del azú­car per­mi­te sa­ber si eso es así. Pa­ra ello se co­ge un te­rrón de azú­car de apro­xi­ma­da­men­te 15 mi­lí­me­tros de gro­sor, si ca­be sin pro­ble­mas en­tre los in­ci­si­vos sig­ni­fi­ca que la mu­se­ro­la es­tá su­fi­cien­te­men­te hol­ga­da. Pe­ro es­ta prue­ba en­ga­ña: los ca­ba­llos son muy go­lo­sos y ha­rán to­do lo po­si­ble pa­ra co­mer­se el azú­car, aun­que les pe­lliz­quen las co­rreas. Ade­más, el azú­car se des­ha­ce rá­pi­da­men­te en­tre los la­bios de los ca­ba­llos. Me­jor: ofrez­ca una za­naho­ria al ca­ba­llo; só­lo po­drá mor­der­la si la mu­se­ro­la es­tá su­fi­cien­te­men­te hol­ga­da. La prue­ba de los dos de­dos La re­gla de los dos de­dos, es­ta­ble­ci­da en el re­gla­men­to de prue­bas de ren­di­mien­to, mues­tra de for­ma fia­ble si el ca­ba­llo dis­po­ne de su­fi­cien­te hol­gu­ra en­tre la mu­se­ro­la y el lo­mo de la nariz. Tie­ne que ha­ber siem­pre es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que pa­sen por lo me­nos dos de­dos, pe­ro es me­jor que sea al­go ma­yor, da igual en qué pun­to se apo­ye la ca­be­za­da en la nariz del ca­ba­llo (más arri­ba o más aba­jo). Cuan­do se tra­ta de ca­be­za­das com­bi­na­das es­ta re­gla se apli­ca tan­to a la mu­se­ro­la co­mo a la co­rrea de blo­queo. No es co­rrec­to me­dir a un la­do, en la par­te blan­da de la nariz o de­trás, jun­to a la man­dí­bu­la in­fe­rior. Me­dir con F&F El Fin­ger & Fa­ce (F&F) es­tá pen­sa­do pa­ra pro­te­ger los de­dos del ji­ne­te y la ca­ra del ca­ba­llo (en in­glés ‘fa­ce’) al me­dir. Des­li­zan­do el F&F por de­ba­jo de la mu­se­ro­la, cual­quie­ra pue­de com­pro­bar sin lu­gar a du­das si es­tá su­fi­cien­te­men­te hol­ga­da. “El pe­rí­me­tro mí­ni­mo de un ins­tru­men­to de me­di­ción de es­te ti­po de­be ser de 8 cen­tí­me­tros con una al­tu­ra de 2,3 cen­tí­me­tros”, ex­pli­ca su in­ven­to­ra, la doc­to­ra Kers­tin Tön­nies, que cree otra op­ción, el Ta­per Gau­ge es de­ma­sia­do fino, “y más te­nien­do en cuen­ta que es muy cor­to y tie­ne for­ma có­ni­ca y eso po­dría fal­sear el re­sul­ta­do cuan­do se tra­ta de mu­se­ro­las an­chas”. Ta­per- Gau­ge es un mo­de­lo desa­rro­lla­do desa­rro­lla­do por ve­te­ri­na­rios aus­tra­liano (www.equi­dae­wel­fa­re.com). Es­tá pen­sa­do pa­ra ser uti­li­za­do en com­pe­ti­cio­nes, jus­to an­tes de en­trar en las prue­bas, a fin de im­pe­dir que el ji­ne­te vuel­va a apre­tar las co­rreas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.