LA BA­SE PA­RA UNA SA­LI­DA RE­LA­JA­DA

Ecuestre - - CABALLO MANEJO -

¡FUE­RA DEL CERCADO! Mu­chos ca­ba­llos pa­re­cen trans­for­mar­se por com­ple­to cuan­do sa­len al cam­po. Se mues­tran te­me­ro­sos, avan­zan apre­su­ra­da­men­te o se de­tie­nen y vol­tean cons­tan­te­men­te y eso ha­ce que mu­chos ji­ne­tes no dis­fru­ten del pa­seo con su com­pa­ñe­ro. Al fi­nal sa­len siem­pre con cier­ta sen­sa­ción de des­con­fian­za o ya no vuel­ven a aban­do­nar el pi­ca­de­ro. ¡Pe­ro eso se aca­bó! En nues­tra nue­va se­rie los ex­per­tos en mar­cha a cam­po a tra­vés, Sandra Goc­ken­bach y Ralf Heil de Gei­sen­heim (www. bir­ken­hof­heil.de) nos en­se­ñan có­mo ha­cer pa­ra que pue­da pa­sear re­la­ja­da­men­te con su ca­ba­llo por el cam­po. Es­ta se­rie tra­ta so­bre la for­ma de pre­pa­rar al ca­ba­llo óp­ti­ma­men­te y so­bre lo que pue­de ha­cer cuan­do ha­ya di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­lir del pi­ca­de­ro.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO. “Da igual cuál sea el pro­ble­ma en las salidas al cam­po”, ex­pli­ca el ins­truc­tor Ralf Heil, se­gui­dor de la es­cue­la Pa­re­lli. “La ba­se pa­ra dar un pa­seo re­la­ja­do es lo­grar un buen ni­vel de co­la­bo­ra­ción con el ca­ba­llo; en con­cre­to, eso sig­ni­fi­ca que el ani­mal y el ser hu­mano se res­pe­ten y pue­dan con­fiar el uno en el otro”.

QUÉ QUIE­RE MI CA­BA­LLO. Ave­ri­güe las ne­ce­si­da­des que tie­ne su ca­ba­llo en el cam­po. Al­gu­nos ani­ma­les se dan por sa­tis­fe­chos con una bre­ve sa­li­da al pa­so, otros quie­ren pa­sar ho­ras re­co­rrien­do el bos­que a la ve­lo­ci­dad del ra­yo. No te­ner en cuen­ta los de­seos de su com­pa­ñe­ro pue­de te­ner con­se­cuen­cias pe­li­gro­sas. Por­que al­gu­nos ca­ba­llos ex­plo­tan li­te­ral­men­te ba­jo la si­lla cuan­do se los mon­ta con­tra su vo­lun­tad.

QUÉ QUIE­RO YO. ¿Y có­mo se ima­gi­na us­ted un agra­da­ble pa­seo por el cam­po? Pien­se en la for­ma de au­nar sus pro­pias ne­ce­si­da­des y las de su ca­ba­llo. Eso re­sul­ta di­fí­cil, por ejem­plo, cuan­do el ji­ne­te pre­fie­re dar un pa­seo so­se­ga­do pe­ro tie­ne un ca­ba­llo de­por­tis­ta por na­tu­ra­le­za. ¿Có­mo se pue­den com­bi­nar esos de­seos con­tra­pues­tos? “Lo im­por­tan­te es que el ca­ba­llo se sien­ta sa­tis­fe­cho en el cam­po”, afir­ma Ralf Heil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.